VENTANA FISCAL

Una norma... dos aplicaciones

OPINIÓN

La obligación de pagar un impuesto sobre la renta estimada (ISRE) tiene su base legal en el artículo 710 del Código Fiscal, y en el principio de pagarle al Estado el impuesto sobre las ganancias que se van realizando durante el transcurso del año, bajo la premisa de que todo año siguiente será igual o mejor que el anterior. Además, el ISRE pagado es un crédito que se utiliza en la declaración jurada del período siguiente, y que de persistir saldo a favor del contribuyente, se podrá utilizar para futuros pagos.

La norma citada obliga a todo contribuyente a presentar “una declaración estimada de la renta que obtendrá en el año siguiente al cubierto por la declaración jurada”.

El mismo artículo acepta la posibilidad de una renta estimada menor a la declarada, al señalar que “no obstante, cuando la declaración estimada refleje un saldo menor que la declaración jurada [...]”. En conclusión, la norma (la ley) acepta que el contribuyente declare, debidamente sustentada, una renta estimada menor a la jurada, sin mayores condiciones ni restricciones. Y así se aplica en el programa y formulario de la declaración de renta para personas naturales en apego a la letra de la ley; pero en lo que respecta a las personas jurídicas, se violenta dicho texto al desconocerles la posibilidad de estimar una renta menor a la renta jurada del año inmediatamente anterior.

Este desconocimiento a todas luces es ilegal, pues toda ley es de carácter general, como la norma en comento, salvo que la misma disponga otra cosa. Una disposición ilegal es injusta, ya que el resultado de las operaciones de un período (renta neta sujeta al ISR) puede variar significativamente en el período siguiente producto de situaciones muy normales; las más impactantes son el cese de operaciones, la finalización de proyectos inmobiliarios y la conclusión de contratos (como son y serán los contratos con el Estado, entre ellos, el de la ampliación del Canal de Panamá y el del Metro de Panamá, por señalar los más notorios). Igual puede variar la condición de un contribuyente que está sujeto al sistema de ganancias de capital en el negocio de bienes raíces. En estos y otros casos similares es injusto pretender que el contribuyente o persona jurídica estime y pague impuestos sobre una renta que no obtendrá. Lo justo y lo legal es aceptar que puede estimar una renta inferior a la jurada, la cual siempre estará sujeta a las verificaciones que quiera realizar la autoridad fiscal.

Según hemos comprobado, el contribuyente en situación similar a la comentada en el párrafo anterior está obligado por el programa de impuestos a declarar una renta estimada no menor a la jurada. Para evitar el ISRE deberá solicitar por otro medio su anulación exponiendo y sustentando las causas de su solicitud, la cual sería innecesaria si se aplica la ley como debe ser. Aunque el contribuyente tenga la razón, con el tranque fiscal que sufre el sistema deberá esperar sentado.

En conclusión, los programas de impuestos y/o el mismo sistema deben atenerse a la ley, y no la ley al sistema. Aplicar selectivamente una norma, como es el caso de la renta estimada, me recuerda la selectividad de la deducción de las contribuciones al Seguro Educativo, cuya ley es específica y de aplicación general. Ahora solamente se aceptan como gastos deducibles, para los efectos del ISR, los aportes de los empleadores, en detrimento de los asalariados y trabajadores independientes. Cosas de Ripley.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código