BOCAS DEL TORO

El picudo ataca al pifá

El insecto ataca la flor del racimo del pifá y la hembra se hospeda en el fruto para colocar sus huevos. Esta picadura provoca la caída del fruto.

Temas:

El 50% de la producción de pifá que se consume en el país proviene de la provincia de Bocas del Toro y la comarca Ngäbe-Buglé. El 50% de la producción de pifá que se consume en el país proviene de la provincia de Bocas del Toro y la comarca Ngäbe-Buglé.
El 50% de la producción de pifá que se consume en el país proviene de la provincia de Bocas del Toro y la comarca Ngäbe-Buglé. Archivo

El 60% de la producción de pixbae o pifá, como también se conoce a este fruto del trópico, está en peligro en la provincia de Bocas del Toro. El culpable es el insecto palmelampius heinrichi.

Esta fruta, rica en fibras, proteínas y carbohidratos que antes se perdía en los patios de las casas o solo se utilizaba para alimentar a los cerdos, ahora es muy cotizada en la actividad gastronómica local.

Pero el picudo de la fruta, como también se le conoce al insecto, desde hace dos años atenta con arruinar la producción local. Justo cuando el pifá es uno de los ingredientes insignia en la cocina de autor y la nueva ola gastronómica del país.

Los primeros brotes del palmelampius heinrichi se registraron hace dos años en la provincia de Bocas del Toro, manifestó Claudio Córdoba, investigador agrícola de la dirección de Agricultura Familiar del Instituto de Investigación Agropecuaria de Panamá (Idiap).

El insecto ataca la flor del racimo del pifá y la hembra se hospeda en el fruto para colocar sus huevos. Una vez transformado en gusano el fruto se pudre y se cae, comenta Córdoba. Son insectos pequeños (2.50 a 3.60 mm) de color negro brillante, presentan metamorfosis completa (huevo, larva, pupa y adulto).

“Cuando la plaga se detectada en una finca se pude decir que el 100% de la producción se pierde”, asegura el investigador del Idiap.

Las zonas productoras ubicadas en el distrito de Changuinola, Almirante y Río Oeste han caído fuertemente por el ataque de esta plaga.

En la provincia de Bocas del Toro se manejan unas 2 mil 500 pequeñas explotaciones agroforestales de pifá. Este sistema consiste en la combinación de árboles frutales como el cacao y los cítricos, con los maderables como el laurel y cedro, entre otros.

El 50% de la producción de pifá que se consume en el país proviene de la provincia de Bocas del Toro y la Comarca Ngäbe-Buglé.

El resto se cosecha en las provincias de Coclé, Veraguas, Chiriquí y Panamá Oeste. El fuerte de la producción del pifá se registra entre los meses de agosto y septiembre.

El 60% de la producción está afectada por el picudo. Expandir Imagen
El 60% de la producción está afectada por el picudo. LA PRENSA/Archivo

Cuando la producción se comercializa a través de intermediarios se vende bajo el esquema de “racimos casados” de tres a cuatro gajos del fruto. El bloque de estos racimos se vende entre 10 dólares y 12 dólares.

Los racimos individuales se cotizan a entre 6 dólares y 8 dólares si es el pifá rayado. El fruto de la cáscara lisa se vende entre 4 dólares y 5 dólares.

Según el color y la textura de la cáscara, el pifá se clasifica en ecotipos. Los hay de color amarillo, verde o rojos; con rayas o sin ellas.

El pifá rayado es un poco más costoso porque la pulpa del fruto es más sedosa, explica el investigador del Idiap.

PROTECCIÓN DEL CULTIVO

Los investigadores del Idiap trabajan en un estudio que les permita identificar el comportamiento de la plaga. A través de atrayentes naturales (sustancias de frutas fermentadas) y con trampas artesanales se están capturando los insectos en las fincas afectadas.

El plan es conocer el comportamiento del insecto, su ciclo biológico, posibles enemigos naturales e identificar algunas labores culturales para minimizar las afectaciones del picudo.

A los productores se les recomienda hacer un buen manejo agronómico de las fincas. Lo recomendable es hacer rodajas alrededor de la planta y limpiar los residuos vegetales. También se sugiere enterrar los frutos que se caen con gusano para evitar la proliferación de la plaga.

Una alternativa es cubrir la inflorescencia del pifá en las primeras seis horas después de la apertura floral, se considera que para entonces ya ha ocurrido la polinización y es donde se presenta la mayor actividad del insecto.

En Colombia los primeros brotes del picudo se detectaron en la década de 1980, mientras que en Costa Rica el reporte se dio en 2014. En Panamá, los primeros registros se dieron en 2015.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código