LUNES CON EL PIE DERECHO

LUNES CON EL PIE DERECHO: Madres emprendedoras

Stefy Cohen

OPINIÓN

Una vez me encontré soñando cómo sería posible cambiar el mundo en una sola generación. La respuesta vino a mí: las madres. Las madres tienen el poder de cambiar el mundo en una generación si crían a sus hijos para convertirse en emprendedores, innovadores y agentes de cambio. Si todos los niños desde pequeños tuvieran un proyecto, pudieran impactar sus casas, sus calles, sus escuelas.

Así, como efecto dominó, iría cambiando el mundo de casa en casa, barrio en barrio, ciudad en ciudad, hasta haber cambiado el mundo entero.

Sin embargo, hace unas semanas estaba conversando con una amiga acerca de una chica que se graduó de una de las mejores universidades de Estados Unidos. Mi amiga la criticaba porque sentía que ella había “desperdiciado” su esfuerzo, su talento y su carrera por haberse dedicado a ser mamá.

Emma Watson, la actriz británica que interpreta al personaje de Hermione en las películas de Harry Potter, recientemente fue nombrada Embajadora de Buena Voluntad de las Naciones Unidas.

Dentro de este nuevo rol, fue vocera de la campaña “#HeForShe” (Él para Ella), donde dio un magnífico discurso acerca de igualdad de género. Watson hizo un llamado de acción a los hombres y niños para invitarlos a sumarse a la causa del feminismo.

Sin embargo, ahí estaba yo, escuchando a mi amiga menospreciar el trabajo de ser madre. Esa no ha sido la primera, sino mucha de varias veces en las que he caído en cuenta que nosotras las mujeres somos tanto víctimas como culpables del doble-estándar y la discriminación.

He escuchado ataques desde ambos lados. Por una parte, he escuchado a madres que critican a las mujeres que escogen dedicarse a sus carreras profesionales. Por otra parte, he escuchado a mujeres profesionales que critican a aquellas que escogen dedicarse a sus hogares. Nosotras mismas somos cómplices de una guerra de estereotipos en la que encasillamos a las mujeres bonitas como brutas, a las amas de casa como vagas y a las mujeres profesionales como negligentes en sus hogares.

Usualmente, los discursos feministas luchan en contra de la discriminación y solicitan igualdad de oportunidades para los hombres y las mujeres.

Pero creo que la igualdad de oportunidades debe ser tanto para el mundo laboral como para el mundo familiar, porque ambos tienen las mismas necesidades.

Las madres tienen el poder de cambiar el mundo en una generación. La belleza de este sueño que les comparto es que todos aprendemos de maneras distintas. Algunos aprenden por instrucción y otros aprenden por el ejemplo.

Cada madre puede enseñar e inspirar a sus hijos a convertirse en emprendedores, independientemente de su método de enseñanza, sea desde el hogar o desde su puesto de trabajo.

Dejemos atrás la batalla de prejuicios. Todos gozamos de la libertad de escoger el camino que queremos emprender y el deber de permitirles a los demás escoger sus caminos también.

¡Feliz Día de la Madre a todas las mamás emprendedoras! Independientemente si son emprendedoras en el hogar o en los negocios. ¡Gracias, gracias por haber criado a esta generación que sentimos que tenemos no solo el poder sino la responsabilidad de cambiar el mundo!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código