Visión Chiriquí 2019

La revolución silenciosa que despierta al agro

Se planean inversiones por $557 millones en siete años en el sector occidental del país. Tecnología, asociatividad y relevo generacional son claves para aprovechar las ventajas competitivas.

Temas:

Más de 150 personas asistieron en la mañana de ayer al evento organizado por ‘La Prensa’ y ‘Martes Financiero’ en un hotel en David, la capital chiricana. Especial para La Prensa - Joseph Araúz Más de 150 personas asistieron en la mañana de ayer al evento organizado por ‘La Prensa’ y ‘Martes Financiero’ en un hotel en David, la capital chiricana. Especial para La Prensa - Joseph Araúz
Más de 150 personas asistieron en la mañana de ayer al evento organizado por ‘La Prensa’ y ‘Martes Financiero’ en un hotel en David, la capital chiricana. Especial para La Prensa - Joseph Araúz

En dos meses entrará a funcionar en Panamá el Foodchain o sistema de desintermediación de procedimientos alimentarios, que utilizan ya cadenas como Walmart y Amazon y se constituye en una herramienta de Estado en países como Argentina y su producción de granos.

La plataforma utiliza la tecnología de Blockchain (cadena de bloques) y reporta ventajas inmediatas a los agentes del sector agropecuario, en especial aquellos vinculados con la producción y la comercialización de productos.

El Foodchain se usaría para exportaciones a Estados Unidos y Europa y permitiría la conexión de la producción de alimentos con las cadenas empresariales que los compran. El inicio de esta etapa se dará con banano, sandía y melón, anunció ayer Gerardo Escudero, representante del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), durante el foro Visión Chiriquí 2019, titulado “Occidente, uno de los ejes logísticos de Panamá”.

“La ventaja real de Panamá es doble y radica en su posición geográfica y su capacidad logística”.

Gerardo Escudero Representante del IICA en Panamá.

El sistema surge dentro de la “revolución silenciosa” detallada por Escudero a propósito del Plan Maestro del Agro de la Región Occidental (Chiriquí, Bocas del Toro y la comarca Ngäbe-Buglé), cuyo monto de inversión público-privada asciende a 557 millones de dólares y se cumplirá en los próximos 7 años.

En este plan, la innovación jugará un rol preponderante basada en “las tecnologías inteligentes”, como la cadena de bloques, que entrega a los productores información y trazabilidad de los alimentos enviados al exterior. El pago está garantizado.

“Se cortan así los circuitos de intermediación y se reducen los riesgos. Las aseguradoras acompañan a los productores en sus ciclos de agroproducción, en el aspecto financiero, en temas de manejo especializado y precio”, detalló Escudero, para ilustrar la manera como una plataforma tecnológica facilita todo el ciclo de exportación de alimentos.

El expositor se refirió además a otras innovaciones, entre ellas el uso de drones, sensores, maquinarias de última generación o aparatos sustentados en la robótica. Con ellas se estandarizan ciclos de producción que deben aumentar la calidad de los productos y establecer precios a favor del productor.

Más competitividad

La tecnología, o por lo menos su adopción, en vez de sacar ventajas comparativas para los países que acuden a ellas, los pone en igualdad de condiciones.

Escudero pone de ejemplo a Holanda, país europeo considerado entre los líderes globales en agroexportación. En este sentido, “la ventaja real de Panamá es doble y radica en su posición geográfica y su capacidad logística”, con lo cual se integrarán las provincias del interior del país con la franja del Canal, donde se desarrolla el 93% de la actividad económica panameña.

Para sacarle ventaja a la posición geográfica se necesitará concretar las inversiones en puertos, trenes y aduanas en el occidente. De lo contrario, lo que hoy se produce en Chiriquí y Bocas del Toro perderá terreno, mientras que en sectores como Pacora (más cerca de la cadena logística en la capital) se podrá cosechar, con tecnología y climas controlados, lo mismo que se siembra en tierras altas.

Escudero, representante del IICA en Panamá, plantea la necesidad urgente se asociarse entre los productores y aliarse a la tecnología. Incluso, unirse a los productores de países como Costa Rica para ofrecer productos “nostálgicos” y orgánicos a los grandes mercados de Asia y Europa.

En este proceso planteó como una idea revolucionaria que la comarca Ngäbe Buglé sea decretada como una zona de producción de origen, con alimentos orgánicos, para entrar a los mercados más exigentes del mundo.

Esto ya se ha planteado como un eje transversal en el plan maestro del agro. Y de darse, finalmente los pequeños productores y los de subsistencia podrían dar el salto y sacarle provecho a ese gran número que indica que el 80% de las hortalizas y legumbres se cosechan en la provincia de Chiriquí.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

16 Oct 2019

Primer premio

0 4 4 8

ACCA

Serie: 14 Folio: 10

2o premio

2619

3er premio

8838

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código