del estado de bienestar a la acuciante crisis

La vieja Europa se ahoga en deudas

Francia y Alemania, aparentemente los alumnos más aventajados de la Unión, también tuvieron problemas esta semana con su deuda.

Decía el presidente español José Luis Rodríguez Zapatero a mediados de 2009 que ya se empezaban a ver “brotes verdes” en la economía, en alusión a una inminente salida de la crisis económica que azotaba a su país desde el año anterior. El pronóstico no pudo ser más errado.

La crisis no solo no desapareció, sino que terminó llevándose por delante a Zapatero, cuyo partido sufrió una derrota histórica en las urnas el pasado 20 de noviembre, brindándole un triunfo fácil al conservador Mariano Rajoy.

Zapatero se sumaba así a otros líderes europeos arrastrados por la crisis: el portugués José Sócrates, el griego Giorgos Papandreu y el italiano Silvio Berlusconi.

A sus sucesores no se les presenta una tarea fácil. Porque tendrán que aplicar austeridad en sus políticas. Y esos dos conceptos –política y austeridad– no se llevan nada bien.

Tendrán que ser austeros porque no les quedará otro remedio, ya que sus países están altamente endeudados y los mercados, que han estado financiando el deficitario estado de bienestar, cada vez piden más intereses para prestar dinero porque entienden que su inversión corre cierto peligro.

La semana pasada, España tuvo que pagar un 7% de interés para colocar $4 mil 700 millones en bonos a 10 años. Ese 7%, que luego se relajó, es uno de los límites en los que se considera que el financiamiento es insostenible y, por lo tanto, se requieren rescates.

Italia, después de la renuncia de Silvio Berlusconi y la aprobación de un plan de austeridad, sigue sin encontrar el paliativo a las tensiones en los mercados. La agencia de calificación de riesgos Fitch insiste en que “probablemente” la economía de Italia ya ha entrado en recesión en un nuevo comunicado sobre la situación financiera del país, en el que rebajó la calificación de ocho bancos de ese país.

Este jueves el interés de los bonos italianos a diez años volvió a superar el 7%.

Grecia, Irlanda y Portugal ya fueron objeto de rescates multimillonarios por parte del Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea. Programas de ayuda aprobados a cambio de medidas de austeridad que han alimentado el conflicto social.

Portugal ha vivido esta semana una huelga de trabajadores. El mismo día, el jueves, Fitch rebajó la calificación crediticia del país ibérico al bono basura. Portugal, uno de los miembros de la poderosa Unión Europea, abandonaba el estatus de grado de inversión. Grecia ya pasó por eso.

Hasta esta semana las tensiones se centraban principalmente en los llamados PIGS (cerdos, en inglés), acrónimo muy del gusto de la prensa británica para referise a Portugal, Italia, Grecia y España. Sin embargo, las tensiones han llegado hasta el mismo corazón de Europa. Francia vio cómo su prima de riesgo superaba los 200 puntos básicos por primera vez, mientras se especulaba con la posible pérdida de la AAA en su calificación de riesgo.

Incluso Alemania, cuya deuda es el referente en Europa por su aparente solidez, tuvo dificultades esta misma semana para encontrar compradores en sus emisiones de deuda. El país liderado por Angela Merkel solo colocó el 61% de una emisión de de 8 mil millones de dólares en bonos.

¿Hasta dónde puede llegar esta situación? Para el analista Álvaro Naranjo, se puede producir un contagio “demasiado grande” por la exposición de los bancos europeos a las deudas de sus países. “Sería un efecto dominó que no solo afectaría a Europa, sino al mundo entero. Pensaría que se salvan pocos países de ser tocados. De una manera u otra, las regiones de Asia, Norteamérica y Latinoamérica tienen exposición directa o indirecta a Europa”. Un efecto que podría llegar “a países como el nuestro, a su sector bancario y comercial”, advirtió.

Esta misma semana, el Fondo Monetario Internacional señalaba en un informe sobre Panamá que si bien el país tiene unas perspectivas favorables a corto plazo, “los riesgos mundiales asociados a la actividad económica y la estabilidad financiera están en aumento”.

Para Naranjo, la lección que se debe extraer de la situación que atraviesa Europa es que hay que tener “mucho cuidado con el endeudamiento excesivo”.

El analista plantea que si bien en Panamá se están haciendo inversiones necesarias, “el endeudamiento excesivo es nocivo para el país”. Aunque la deuda decrece en relación al PIB, esto sucede porque la economía crece. “¿Qué pasa con la ecuación si Panamá deja de crecer al mismo ritmo? La deuda seguirá ahí y esa no es fácil de eliminar”, concluyó.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Donderis instó a la población del país a seguir los informes oficiales.
LA PRENSA/Archivo

Se recomienda mantenerse alejado de las zonas de playa Hay aviso de prevención por incremento de oleajes y vientos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código