El encuestador al banquillo

El 2 de mayo, Leopoldo Neira será puesto a prueba. El dice que "las encuestas no son oráculos", pero sabe que los resultados de éstas serán evaluados a la luz de lo que arroje el Tribunal Electoral

De hecho, ya lo están siendo. Con la contienda electoral aproximándose a la recta final, los resultados de las encuestas son material inflamable. Los favorecidos los esperan con ansias y los utilizan como mecanismo de publicidad. Los menos favorecidos los cuestionan o los descalifican.

En la siguiente conversación con el Dr. Neira, intentamos ventilar algunas inquietudes relacionadas con este tema:

Mosaico: Dr. Neira, ¿tiene Ud. o su empresa alguna relación personal o profesional con el PRD?

LN: LatiNetwork Dichter & Neira desarrolla relaciones estrictamente en el ámbito profesional. En lo personal, conozco a todos los candidatos que aspiran a la Presidencia. Con algunos he tenido ocasión de socializar más que con otros, pero esto es absolutamente ajeno a nuestro rol como empresa encuestadora.

M: Fuera de La Prensa, ¿han realizado encuestas de corte político para otras empresas?

LN: LatiNetwork realiza un promedio de 20 estudios al mes, casi 250 investigaciones al año. De éstas, el 10% son de carácter político, y la mitad son publicadas en distintos medios de comunicación. Aparte del diario La Prensa; El Heraldo , de Honduras; el semanario local Capital , y El Financiero , de Costa Rica, han publicado nuestras encuestas.

M: En su experiencia, ¿los clientes quieren la verdad o buscan una verdad muy particular?

LN: Contratar a una empresa de prestigio para la elaboración de un estudio de opinión y no querer saber la verdad es una contradicción. Como solicitar una consulta médica pero no querer saber su diagnóstico. Todo candidato quiere conocer la verdad. La esencia de nuestro esfuerzo es buscarla. La encuesta es un diagnóstico que enfrenta al candidato con su realidad, en un contexto de tiempo y espacio definido.

M: Las encuestas pueden ser manipuladas, tanto en la etapa de elaboración, como en su presentación. ¿Toma Ud. medidas para que esto no suceda?

LN: No tengo pruebas de que en Panamá haya habido casos de manipulación. Lo que sí puedo afirmar es que ha habido casos de grandes discrepancias entre encuesta/elección, atribuibles a errores técnicos de la consultora. Aquellos que en algún momento los cometieron, desaparecieron del mercado. Las compañías como la nuestra, que publican sus encuestas, tomamos riesgos muy altos en cada elección. Arriesgamos perder el 100% del negocio por tratar de conservar el 10% del mismo. Nosotros tenemos 14 años elaborando encuestas de opinión y manejamos un sofisticado sistema de controles de calidad.

M: Fuera de la suya, ¿hay otras encuestadoras en Panamá de cuyo profesionalismo de fe?

LN: Existen en Panamá muy reputados colegas de cuyo profesionalismo puedo dar fe. Es fácil reconocer cuáles son: tienen años de experiencia en el mercado y productos o estudios de nivel internacional.

M: ¿Qué resultados han arrojado las encuestas realizadas por estas empresas?

LN: Las encuestas serias del país tienen un denominador común: Primero va el señor Torrijos, le sigue el señor Endara, luego el señor Alemán y después el señor Martinelli. Afirmo que esta es la forma en que va la elección, no que así finalizará, porque la contienda electoral no ha terminado. Las últimas y más grandes estrategias de todos los partidos, como los cierres de campaña, no se han dado. Y su efecto no se podrá medir por la veda a las encuestas.

M: ¿Piensa que, en caso de que Martín no gane las elecciones, la credibilidad de su empresa se verá afectada?

Si el señor Torrijos se mantiene a la cabeza en las últimas encuestas y resultara que no es el ganador, no solo nuestra empresa, sino toda la industria de la investigación de mercados sería afectada. Las críticas no vendrían de los políticos electoreros, como hoy día, sino de todos lo sectores del país. Pero no lo dude: los principales críticos serían nuestros clientes. El diario La Prensa sería el primero en buscar un sustituto si son injustificables los resultados electorales con la encuesta y se cometió un error técnico.

M: ¿Usted piensa que las encuestas pueden estar equivocadas?

LN: Recuerde que la encuesta no es un oráculo. No es un instrumento infalible. Por el contrario, es un instrumento científico. Existe la concepción equivocada de que la ciencia se construye sobre la base de realidades absolutas. La ciencia se basa en probabilidades. Ya es hora de que las encuestas sean analizadas y entendidas bajo este prisma. Por otro lado, es poco probable, no digo imposible, que el que va de primero en la última encuesta nuestra, finalice de último o viceversa. Esto está en contra de toda probabilidad.

M: ¿Qué medidas ha tomado su empresa para cuidar que no se filtre información que podría afectar el resultado de las encuestas?

LN: La encuesta de LatiNetwork que publica La Prensa tiene un ritmo predeterminado, para evitar que se diga que estábamos esperando un determinado momento para favorecer o desfavorecer un candidato. Todos los meses vamos a campo el primer fin de semana y publicamos el lunes siguiente. Las áreas seleccionadas para la muestra son hechas al azar por un programa de cómputo. Y la agencia tiene un personal de primerísimo nivel.

M: ¿Hay alguna estadística que diga con qué frecuencia la intención de voto se convierte en voto?

LN: El valor predictivo de una encuesta está íntimamente relacionado al entorno. En España, el PP iba arriba en las encuestas por 4.5% sobre su más cercano rival, el PSOE. El 11 de marzo se produce el ataque terrorista. A las pocas horas, los candidatos suspendieron todo tipo de proselitismo y las cosas teóricamente debieron quedar congeladas. Sin embargo, en las elecciones gana Rodríguez Zapatero del PSOE por más de 5%. Revisé los diarios españoles y no encontré un solo artículo que haya arremetido contra las encuestas. Tampoco lo hizo la prensa internacional. Todo el mundo entendió que sucedió un cambio, excepto en Panamá. Aquí sí se arremetió contra la industria de las encuestas.

Un entorno cambiante desvirtúa el valor predictivo de cualquiera encuesta. En Panamá, el valor predictivo es muy relativo, debido a la veda que prohíbe la divulgación de encuestas en los últimos 10 días antes de las elecciones.

M: ¿Está de acuerdo en que las encuestas no solo reflejan la realidad en un momento dado, sino que ejercen una influencia que puede alterar esa realidad? Me refiero a que se puede presumir que los candidatos favorecidos reciben más donaciones y otras manifestaciones de apoyo.

LN: Por supuesto que esto puede suceder, y de hecho sucede en Panamá. Pero esto no debe ser argumento para suprimir las encuestas. Es preciso comprender que todo conocimiento tiene un costo. La verdad siempre lo ha tenido.

M: Podría decirse que el concepto de "botar el voto" no tendría sentido si las encuestas no existieran, porque, en ausencia de éstas, el electorado estaría más propenso a votar por quien considera el mejor y no por quien tiene mayores posibilidades de ganar. ¿Qué opina al respecto?

LN: Esto es uno de los costos de las encuestas; sin embargo, sus beneficios son mucho mayores. Nuevamente, el estar informado presupone enfrentar una realidad que muchas veces tiene matices entre información agradable y desagradable. Lo que gusta a unos, disgusta a otros. Existe un solo ganador de la silla presidencial. Habrá con seguridad desencanto en tres aspirantes. Vivimos en una época de luz, en donde los tres tienen la posibilidad de que aparentes derrotas sean convertidas en grandes enseñanzas.

M: ¿Quién piensa Leopoldo Neira que va a ser el próximo presidente de la República?

LN: Cuando publiquemos nuestra última encuesta estaré en condiciones de contestar quién tiene la mayor probabilidad de ser elegido presidente de la República. (Se refiere a la encuesta publicada en La Prensa el martes 20 de abril.)

M: ¿Estaría dispuesto a hacer una apuesta?

LN: De joven, me gustaba ir al hipódromo. Tenía tíos que tenían caballos y, apostándoles, acumulé $50.00 en pérdidas en tiempos en que ganaba $22.50 al mes, luego se puede imaginar mi angustia. En un último intento, aposté, recuperé y prometí nunca más apostar. Me atrevería a apostar con cualquier político que no "cree" en nuestras encuestas, ilimitadamente. Las posibilidades están de mi lado. Pero sería un fracaso disfrazado de victoria. Habría roto mi promesa.

(llamado)

"Las encuestas serias del país tienen un denominador común: Primero va el señor Torrijos, le sigue el señor Endara, luego el señor Alemán y después el señor Martinelli.

Afirmo que esta es la forma en que va la elección, y no que así finalizará, porque la contienda electoral no ha terminado. Las últimas y más grandes estrategias de todos los partidos, como los cierres de campaña, no se han dado aún".

(llamado)

"El diario La Prensa sería el primero en buscar un sustituto si son injustificables los resultados electorales con la encuesta".

Más noticias de impresa.prensa.com

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

CONTENIDO PATROCINADO Líderes que transforman la sociedad panameña

USMA Panamá
Foto: USMA

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

21 Jul 2019

Primer premio

0 7 6 8

ACCB

Serie: 10 Folio: 13

2o premio

6752

3er premio

8565

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código