Arte con espíritu

Obras llenas de energía muestra María Paula Veces actualmente, en la Galería Mery Palma

Al principio, Veces pensó que uno no siempre puede hacer lo que le gusta. A ella le encantaba dibujar, pero recuerda que eso de ser artista en La Chorrera, donde nació y creció, era un acto enteramente surrealista, por lo que no le pasó por la cabeza seguir con esa ilusión.

Por eso se fue por las ciencias exactas, territorio que ya habían recorrido sus hermanos. En 1977 se graduó de economista en la Universidad de Panamá y en eso estuvo por diez años hasta que optó por el planeamiento energético.

Luego se dio cuenta de que todo era posible. En 1989 viajó con su prole a Nueva York, donde comenzó a descubrir que lo suyo no eran los seguros sino el arte plástico.

"Estás en un medio norteamericano donde ser artista está bien. Entonces trabajo en finanzas y comienzo a tomar clases de dibujo y escultura en el Fashion Institute of Technology, donde estudié pintura con Richard Pitt y escultura con Jerry Luisi".

Luego se traslada a The Arte Students League, donde aprendió escultura con Jonathan Schramm.

Es que escuchó a su voz interna, que le decía que lo suyo era irse por su lado artístico, y esa comunicación se transmite en las pinturas que expone hasta el 15 de abril en la Galería Mery Palma (Caesar Park).

"Me siento feliz por exponer en Panamá, pero también me siento aterrorizada, porque a uno le enseñan desde chiquito que nadie es profeta en su tierra y yo me niego a creer en eso", dice con entera confianza María Paula Veces.

Explica que la posibilidad de exponer en su país se la ofrecieron a finales del año pasado y se puso a trabajar con ahínco para que el público nacional viera lo mejor de su labor. "Pinté de diciembre a marzo y llegué a Panamá con 23 cuadros".

Colores que sanan

A finales de 1999 se trasladó a Puerto Rico y la gente y el clima de Borinquen le recuerdan tanto a Panamá que se siente como en casa.

"El ambiente y la luz de Puerto Rico me encantan. En los restaurantes veía a la gente y pensaba que la conocía porque se parecía a la de Panamá", dijo.

Allá sigue con las clases de arte al matricularse en la Escuela de Artes Plásticas de Puerto Rico y fue alumna del pintor Angel Nevares y del escultor Melquiades Rosario.

En el 2000 participó en una colectiva de esculturas. "Una amiga me invita a una exposición en el 2000, pero eran de esculturas. Yo mando las esculturas por correo y todas llegan quebradas".

"¿Ahora, qué hago?", se preguntó alarmada Veces. Ya no hay tiempo para hacer otras. ¿Qué hace? Decide aprovechar de todas maneras la oportunidad de mostrar su trabajo en la isla y es cuando decide pintar a toda prisa.

Dos años más tarde le toca su primera individual titulada "Transformación". Las pinturas son exhibidas y al final solo presenta una escultura, la única que no fue accidentalmente destruida. Vende más de la mitad de las obras.

"Me fue muy bien. A partir de eso comencé a pintar más en serio", dijo Veces, que en el invierno de 2003 regresó con su familia a la Gran Manzana.

Así se fue dando cuenta de que tiene muchas cosas que compartir con los espectadores. "Comencé a buscar un medio de expresarme que fuera mío. Quería buscar un lenguaje y hacer algo distinto a lo que los demás estaban haciendo".

Por eso, explica, se concentró más en el color que en las formas. "Todas las obras son cuadradas, todas tienen un centro y de alguna manera muestran lo que es mi vida espiritual, una forma de sanar todas las heridas que tengo y me ayudan a ser una persona mejor".

"Pinto mis emociones, sentimientos y creencias dentro de un marco de unidad expresada a través de un círculo o un centro unificador. Los círculos no siempre se ven. Están allí detrás de capas y capas de pintura. Para mí, esto representa mi propio proceso de transformación y crecimiento personal", dijo.

Pinta porque lo necesita y porque le sana el alma. "Cada vez que pinto algo es una forma de describirme. Creo en las creencias orientales y cómo definen los colores el estado de ánimo y todo eso va saliendo en la obra".

Quiere que los colores de su cuadros "te estimulen cuando te pones en frente de ellos y no serán lo mismo para todo el mundo".

Lección de vida

Su propio hijo le enseñó una lección de vida, una lección que la condujo a dejar los seguros y la economía para dedicarse por completo a la pintura, la cerámica y la confección de collares.

Un día le preguntó qué iba a estudiar en la universidad y se sorprendió que no eligiera una carrera relacionada con las matemáticas, ya que era una facilidad la que tenía con las sumas y las restas.

Su muchacho se inclinó por las ciencias políticas porque era lo que le gustaba y eso la impresionó mucho. Incluso, decidió trabajar con un concejal en Nueva York donde ganaría menos de lo planeado, pero que le ayudaría a perfeccionarse.

"Yo pude darle a mi hijo lo que no me dieron a mí", manifiesta mientras llora de emoción.

Quedó doblemente impresionada y fue cuando se atrevió a invertir cada minuto de su existencia al arte. "Por fin hago lo que me gusta hacer".

Más noticias de Más de la prensa

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Abr 2019

Primer premio

2 5 0 9

DCCB

Serie: 4 Folio: 7

2o premio

1518

3er premio

0711

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código