Nueva Delhi, Delicia en el caos

En la capital de India se mezclan escenarios de cuentos de hadas con el tropel del tráfico y el ahogo de la multitud

Sí, aquí la tratan a una como una reina. Desde el portero hasta el botones del hotel estarán más que dispuestos a satisfacer sus deseos. Aún así, no llegue a Nueva Delhi sin haber coordinado hotel y transporte. Es fácil perderse en el caos de ofertas.

¿Inglés? Sí... pero no tanto. India fue colonia inglesa pero eso no quiere decir que la mayoría de su población hable el idioma de sus antiguos colonos. La recepcionista y el mesero no tendrán problema en contestar sus preguntas, pero lo más probable es que el taxista le hable en monosílabos y números. Este último personaje será su gran aliado, porque además de saber pelear contra el tráfico, le ofrece un transporte económico. Contratar un taxi por todo un día le costará entre 10 a 15 dólares, el precio varía si desea aire acondicionado. Pero después de unos días estará tentado a probar un paseo intenso en un 'scooter', híbrido de carro y motocicleta característico de la ciudad y de lo más divertido.

Los olores, los sabores y las voces de India lo lanzarán sin previo aviso al ritmo de la ciudad. Es una danza de contrastes entre el ahogo de la multitud (esta es una ciudad de unos 14 millones de habitantes) y el silencio atrapado en el Templo Bahai. El atolondrado tráfico llega a un oasis frente a la puerta de India, construida en honor a los 90 mil soldados que murieron durante la campaña de la Primera Guerra Mundial, las operaciones en la frontera norte-oeste y el conflicto afgano de 1919.

Allí también llegan quienes saben lo que gusta a los turistas. Y es que no se puede llegar hasta aquí sin procurar a un encantador de serpientes. El hombre abre una canasta achatada y salta como un resorte la cobra, y salta también el flash de la cámara. "Tengo cinco más en la bolsa", dice el encantador con su flauta en mano. Por supuesto que no le mostrará ninguna a menos que prometa algunos rupis (alrededor de $1 por serpiente).

Si algo es evidente en esta ciudad es la variedad de religiones de su gente, y por ello, la ciudad goza de una envidiable diversidad en sus expresiones de alabanza. En sus templos, se mezclan los escenarios de cuentos de hadas con los crudos matices de la pobreza.

"No entiendo cómo algunos musulmanes pueden asesinar a las vacas", dice un traductor de religión hindú. En Nueva Delhi, está prohibido matarlas. El explica que como toman la leche de la vaca, comerla sería como matar a la madre, porque la leche viene de la madre. Estos animales se pasean serenos entre la masa y el tráfico, comiendo de basureros para regresar a sus casas a dormir en las noches.

A veces se las ve cerca de los templos, haciendo aún más colorida la escena de hombres que venden paños rojos con bordes dorados y collares de flores amarillas. Si tiene suerte, encontrará dentro del templo, un concierto dedicado a los dioses en la mejor tradición hindú.

En Nueva Delhi también se encuentra la mezquita más grande de la India, Jama Masjid, con un patio interior donde caben 25 mil devotos. Es una oportunidad especial para ver a los musulmanes en oración y, sobre todo, es el momento para sumergirse en la Vieja Delhi. Esta fue la capital de la India musulmana entre los siglo XVI y XIX. Es un sitio en ebullición total, nada está quieto en sus angostas calles y bazares inundados de gente. En esta área también se encuentra el fuerte rojo que encierra una ciudadela con edificios de hermosa arquitectura.

Otro rincón imprescindible para el viajero es la ciudadela de Qutb-ud-din-Aibak, mejor conocida por la torre Qutb Minar, a los pies de la cual está la primera mezquita de India. Esta bellísima ciudad en ruinas es considerada patrimonio de la humanidad.

Visitados sus monumentos, hay dos mandamientos para el visitante: comer y comprar. Lo primero, solo lo entenderá el paladar cuando pruebe sabores nunca antes pensados. Lo segundo, se centra en la artesanía. En este país, se hacen piezas extraordinarias, muy codiciadas en Europa, y a precios irrisorios para el turista, desde cojines, joyería de plata y piedras semipreciosas, los famosos saris o las pashminas. Encontrará los llamados State Emporiums y Central Cottage Emporium, tiendas especializadas en artesanías, cuyos precios son un poco elevados, pero la calidad es más garantizada. Si aterriza en la ciudad para los días de alguna feria de artesanías, considérese afortunado. Pero la tradición es recorrer la calle Janpath, donde tendrá la oportunidad de regatear y comprar al mejor estilo hindú.

Recomendaciones

* Si planea visitar templos, lleve ropa que cubra sus hombros y piernas; y zapatos con medias. Tome en cuenta que tendrá que entrar sin zapatos y algunos templos no están muy limpios. Si no lleva los hombros cubiertos, le ofrecerán una bata para hacerlo. En algunos templos, cobran por entrar con cámara.

* En los baños, notará que hay personas encargadas del aseo. Ellos esperan una propina por su trabajo.

* Antes de tomar un taxi, consulte con la recepción del hotel o algún residente la tarifa justa para la distancia que pretende recorrer. Algunos tratan de aprovecharse cobrando de más. Al llegar al aeropuerto, también puede tomar un taxi pre-pagado en las compañías que ofrecen este servicio.

* No beba agua del grifo ni coma en la calle. Prefiera el agua embotellada y comer en restaurantes de calidad para prevenir el contagio de enfermedades. Pero por nada del mundo se prive de la comida india.

* No vaya a la Vieja Delhi a solas. Es preferible recorrer esta parte de la ciudad con guía o grupo. Puede contratar guías que hablen su idioma en The Tourist Office (88 Janpath, Tel. 332-0005 y 332-0342).

* Solo podrá cambiar dinero en hoteles, aeropuerto o bancos (cierran a las 2p.m.). La moneda es el rupee.

* Nueva Delhi es una ciudad con el aire altamente contaminado por el tráfico y demás. Si sufre de alergias, lleve sus medicamentos, y también gotas para los ojos.

* La mejor época para visitar la ciudad son los meses de enero y febrero, donde disfrutará de un clima fresco en las noches. El verano es demasiado caliente (abril a junio) y la temporada de lluvia es intensa (julio a septiembre).

* Desde esta ciudad es fácil trasladarse a dos de los lugares más atractivos de India: el Taj Mahal y Jaipur. Ambos están a unas seis horas de Nueva Delhi en auto (puede tomar bus turístico o contratar taxi).

* No espere mucha vida nocturna, está restringida por ley.

Más noticias de Más de la prensa

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

17 Abr 2019

Primer premio

1 8 6 7

DCCC

Serie: 8 Folio: 6

2o premio

2342

3er premio

1279

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código