Sida, enfermedad que delata las miserias del poder

376777 376777
376777

A pesar de estas escalofriantes cifras, cuatro hechos notorios salieron a la palestra durante las conferencias: el exorbitante costo de los medicamentos, la poca inversión en investigación de vacunas, las campañas negativas contra el condón por puritanos inescrupulosos y la escuálida aportación de fondos económicos para lidiar con estrategias de prevención en poblaciones vulnerables.

Menos del 5% del total de personas infectadas por el HIV en el mundo tiene acceso a tratamiento antiviral debido, principalmente, a los excesivos costos de los fármacos.

Desde hace varios años, la ONU ha estado insistiendo en la necesidad de fabricar drogas genéricas eficaces para que los gobiernos de países pobres puedan asumir los montos correspondientes.

El gobierno de Bush se ha opuesto radicalmente a esta medida para proteger el derecho a patente que tienen las empresas farmacéuticas con el fin de recuperar sus gastos de inversión en investigación.

Brasil, Tailandia e India han desafiado este proteccionismo y desde hace varios años producen medicamentos para consumo local.

El problema es que muchas de estas medicinas no gozan de estudios adecuados que confirmen la equivalencia con los productos de marca.

Se continúa presionando a Estados Unidos y a Europa para que sus multimillonarios laboratorios accedan a vender sus drogas al tercer mundo a precios accesibles y que sus lucrativos negocios sólo tengan lugar en las regiones ricas del planeta. Las razones humanitarias, hasta ahora, no han tenido éxito.

La terapia contra el sida sólo es de carácter paliativo porque tiene que recibirse de por vida y no asegura curación de la enfermedad. La única manera potencial de acabar con la crisis global es descubrir una vacuna efectiva.

Desde hace más de una década, se han investigado vacunas candidatas, pero hasta la fecha ninguna ha superado las rigurosas fases clínicas de investigación. La única vacuna probada, llamada AIDSVAX, resultó un fracaso.

Actualmente, sólo dos vacunas se han empezado a probar en estudios avanzados en humanos (patrocinados por las empresas Aventis Pasteur y Merck) pero, desafortunadamente, no hay mucho optimismo y los resultados, como mínimo, podrían conocerse en 5 años.

Parte de la génesis del problema es que los fondos federales para la investigación de vacunas son insuficientes y las empresas privadas sólo invierten en vacunas un 1% del presupuesto destinado al desarrollo de productos terapéuticos.

El método ideal para reducir las impresionantes cifras de personas infectadas es la prevención del contagio.

Si bien la abstinencia sexual es la fórmula 100% segura, esta estrategia ha demostrado ampliamente que resulta ineficaz, ya que la actividad sexual, por más que los grupos religiosos pretendan demonizarla, seguirá su imparable práctica.

El sexo genera placer, propicia la comunicación entre los seres humanos, representa la única fuente de ingresos de millones de personas humildes y tiene también una finalidad reproductiva.

El condón, por tanto, constituye la única alternativa preventiva viable para protegerse.

Bien preservado y utilizado, el condón puede superar un 95% de eficacia, cifra similar a la obtenida con la aplicación de cualquiera de las mejores vacunas existentes para enfermedades infantiles.

Sólo para ejemplo, el Ministerio de Salud de Tailandia, a través de la política 100% condón del senador Mechai Viravaidya, ha reducido de forma dramática el número anual de contagiados de 143 mil en 1991 a 19 mil en 2003, salvando casi 8 millones de vidas humanas de infectarse con el HIV, a pesar que la prostitución en este país asiático se respira en cualquier calle.

Si queremos proteger a las poblaciones más vulnerables actualmente —mujeres, adolescentes y niños— el condón representa la mejor arma para hacerlo, particularmente en las regiones machistas del mundo.

Lamentablemente, el vaquero Bush, asesorado por fundamentalistas cristianos de la derecha republicana, sólo dona dinero a los países que basen la prevención del sida exclusivamente en programas de promoción de abstinencia.

¿Hay esperanza para resolver esta terrible situación? La gente sensata y humanista debe aglutinarse y obligar, por un lado, a los líderes religiosos a que modifiquen sus momificados e irracionales dogmas para adaptarse a los tiempos actuales y, por el otro, a acabar con esos gobernantes que anteponen poder, dinero y hegemonía bélica en detrimento del bienestar de nuestra sufrida especie.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

14 Ago 2019

Primer premio

4 3 3 4

ADDC

Serie: 12 Folio: 6

2o premio

2620

3er premio

9183

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código