La epidemia de los países pobres

Una alianza de agencias de salud lanzó un manual para ayudar a las autoridades a desarrollar programas baratos de tratamiento y detección para el segundo cáncer más común entre las mujeres del mundo, después del cáncer de mama. Alrededor del 80% de los 500 mil casos nuevos de cáncer cervical o del cuello del útero que ocurren en el mundo se diagnostican en los países en vías de desarrollo, en especial en América Latina, el Africa subsahariana y en la India. Se espera que la cifra mundial aumente a 750 mil en el 2020, según las agencias.

"Se podría decir que el cáncer cervical es una epidemia", dijo en conferencia de prensa Peter Boyle, director de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (AIIC), una de las cinco organizaciones que conforman la Alianza para la Prevención del Cáncer Cervical.

El cáncer cervical, originado por un virus de transmisión sexual, es evitable y tratable, ya que demora años en desarrollarse. Alrededor de 230 mil mujeres mueren cada año debido a este cáncer, según el manual basado en un estudio de cinco años que se financió con 50 millones de dólares donados por la Fundación Bill & Melinda Gates.

En los países desarrollados, las mujeres suelen someterse a exámenes de detección en los que se toma una muestra de tejido cervical y luego se evalúa en un laboratorio. Estos sistemas de escrutinio reducen el riesgo de cáncer entre el 50 y el 90%, pero son procedimientos caros que requieren de laboratorios confiables para los análisis, según Sankarana Rayanan, del AIIC, con sede en Lyon, Francia.

"Este lujo no es posible en lugares con pocos recursos, donde recomendaríamos que las mujeres de entre 30 y 49 años sean examinadas al menos una o dos veces en su vida", expresó.

El método más simple es la inspección visual después que se aplica ácido acético al cuello del útero para que las lesiones precancerosas se tornen blancas. También se puede usar yodo y en este caso se ponen amarillas.

En los países desarrollados, las mujeres tienen acceso a nueva tecnología, como las pruebas de ADN de papiloma virus humano (PVH) para detectar si hay presencia de PVH canceroso. "Es una prueba eficaz que puede detectar a las mujeres que corren alto riesgo (...) Es algo que encierra grandes esperanzas", dijo Boyle. Sin embargo, la prueba, fabricada por la empresa Digene, con sede en Estados Unidos, cuesta entre 20 y 40 dólares, cifras que están fuera del alcance para muchas personas en países en desarrollo, donde también hay escasez de técnicos especializados y laboratorios de alta tecnología, según Sankarana.

Las primeras vacunas preventivas contra el cáncer cervical están a punto de hacerse realidad.

Las empresas GlaxoSmithKline y Merck & Co están conduciendo tres estudios clínicos en fase tres.

Más noticias de Más de la prensa

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

16 Oct 2019

Primer premio

0 4 4 8

ACCA

Serie: 14 Folio: 10

2o premio

2619

3er premio

8838

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código