Asociación Panameña para la Conservación

Fiona, embajadora de los jaguares

Las iniciativas de conservación dan esperanza para la supervivencia de la especie, pero la educación y concienciación son vitales.

Temas:

Fiona tiene dos años y medio y fue rescatada tras la muerte de su madre. La Prensa\Ana Rentería Fiona tiene dos años y medio y fue rescatada tras la muerte de su madre. La Prensa\Ana Rentería

Fiona tiene dos años y medio y fue rescatada tras la muerte de su madre. La Prensa\Ana Rentería

Fiona, embajadora de los jaguares Fiona, embajadora de los jaguares

Fiona, embajadora de los jaguares

Fiona, un jaguar hembra que vive en el centro de atención y rehabilitación de fauna silvestre de la Asociación Panameña para la Conservación (APPC) en Gamboa, será trasladada a Estados Unidos, en calidad de préstamo, con fines de reproducción, como parte de un programa para la supervivencia de las especies.

En un acto realizado ayer en dichas instalaciones, en los predios del hotel Gamboa Rainforest Resort, Néstor Correa, director de la APPC, explicó que hace casi un año comenzaron a coordinar este proyecto con el Ministerio de Ambiente.

Panamá podrá tener cinco cachorros de los que tenga Fiona, que se podrán utilizar para reproducción, intercambio con otras instituciones y para obtener asistencia técnica y financiera para la conservación de los jaguares en el país.

La mayoría de las hembras de jaguar que no se reproducen desarrollan cáncer cervical y hay que removerle los órganos reproductivos, añadió Correa.

“Fiona es joven, está bien de salud y será una buena embajadora de la especie que permitirá salvar esa genética”, agrega.

RUTA

Mañana una grúa levantará a Fiona en una trampa a la cual ya está acostumbrada, y la montará en un camión con aire acondicionado a 24º C para ir al Aeropuerto Internacional de Tocumen.

Se harán los trámites aduaneros y el martes en la madrugada viajará en un avión de carga de DHL con destino a Miami, Florida.

Luego irá por carretera al Zoológico de West Palm Beach, donde la estarán esperando veterinarios, cuidadores y otras personas.

Lynne Hawksworth, una voluntaria británica de la APPC que ha trabajado por más de 30 años con animales, y quien cuidó a Fiona en sus primeros meses de vida, viajará con ella.

Fiona deberá permanecer en cuarentena unas semanas y se escogerá un jaguar macho con buena genética para obtener crías.

Rob Jordi, administrador del fondo de conservación de SeaWorld Busch Gardens, detalla que después de salir de la cuarentena, Fiona será llevada a su nuevo hábitat en el zoológico de Palm Beach, donde hay cascada y áreas para que corra.

“Fiona será la hembra más importante en el país porque no tiene parientes en Estados Unidos. La asociación de acuarios y zoológicos revisará el perfil de todos los jaguares machos jóvenes que hay en los zoológicos acreditados en EU para decidir cuál es el mejor. Es como match.com [sitio de citas online] para jaguares. Ese macho se llevará al zoológico de Palm Beach, conocerá a Fiona y se espera que tengan crías”.

El Zoológico de San Diego, en California, aportará el primer ejemplar macho.

Jordi añade que el público podrá admirar a Fiona, conocer su historia y entender qué tan importante es Panamá para la vida silvestre.

El zoológico de Palm Beach compartirá el proceso de adaptación, preñez, el nacimiento de los cachorros de Fiona, etc. con la APPC y ellos, con el público en Panamá.

SITUACIÓN ACTUAL DE LOS JAGUARES

El majestuoso jaguar (Panthera onca), el felino más grande del continente americano, está amenazado por la deforestación, la pérdida de su hábitat y la caza furtiva. Hay gente que lo ve como un “producto”, por su hermosa piel, sus garras, colmillos o cráneo. Es ilegal, pero muy difícil de controlar.

En algunos sitios también tienen problemas con los ganaderos, por la pérdida de animales. Un conflicto que surge cuando los humanos habitan áreas boscosas, destruyen el hábitat o cazan las presas naturales del jaguar.

En América Latina, los jaguares están en peligro porque la gente no sabe convivir con ellos, mencionó Correa. “Ellos no nos invaden, somos nosotros los que invadimos su hábitat”.

Según el biólogo panameño y experto en felinos silvestres, Ricardo Moreno, de la fundación Yaguará Panamá, en 2016, cazadores furtivos mataron unos 40 jaguares en el país. Se estima que hay menos de 5 mil ejemplares en toda América.

Moreno propone el trabajo en conjunto con las comunidades que viven cerca del jaguar, la educación y el fomento de actividades ecoturísticas que giren en torno a los jaguares, vivos.

Durante el acto de ayer en Gamboa, el ministro encargado de Ambiente, Emilio Sempris, destacó la importancia de la colaboración entre el sector privado, gobierno, las organizaciones sin fines de lucro, la sociedad civil, los voluntarios y los medios de comunicación, para mejorar la concienciación sobre los problemas ambientales.

Fiona fue rescatada en Bayano, al este de la ciudad de Panamá, el 17 de octubre de 2014. Quizás tenía una semana de nacida. Unos cazadores furtivos mataron a su madre.

El hombre que la trajo para que la atendiera un veterinario dijo que pagó 300 dólares para que los cazadores se la entregaran.

Había sido atacada por los perros de los cazadores y fue operada, porque tenía parte del intestino afuera y un pulmón perforado. “Pensamos que no iba a sobrevivir”, dijo Lynn Hawksworth.

En estado natural, una hembra de jaguar entrena a sus crías durante 18 meses, para que aprendan a defenderse, acechar y cazar sus presas.

Pero aquellos cazadores le robaron esa oportunidad a Fiona y por eso, no puede ser liberada en el bosque. Además, está acostumbrada a la gente y eso la hace más vulnerable.

“Los jaguares son fuertes e impredecibles”, narra Lynn. A medida que Fiona crecía, empezó a destruir los muebles de su casa. Después se le habilitó un espacio en una de las villas de Gamboa donde la APPC tiene su sede, pero a a los nueve meses rompía las paredes y destruía el lavamanos. Entonces se le construyó una jaula de acero reforzado en el centro de rescate y atención de fauna de la APPC.

“La parte más difícil es ver que un animal silvestre esté en cautiverio cuando debería estar con su madre”, dice Lynn.

Los jaguares están protegidos por la Ley 24 sobre vida silvestre y por el Código Penal, pero la sanción máxima por atentar contra esta especie es de seis años, cuando el infractor comete el delito en un área protegida, detallaron funcionarios del Ministerio de Ambiente durante el acto en Gamboa, y señalaron que se están haciendo consultas con el Ministerio Público en relación al carácter conmutable de las penas por delitos ambientales.

Pero no sólo los jaguares luchan por subsistir. Un nuevo huésped ya tiene reservada la jaula de Fiona en Gamboa. La ocelote Mika, de siete meses aproximadamente, fue rescatada en Darién, y se presume que también le mataron a su madre. 

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código