‘Historia torcida de la literatura’

Irrespetando a los clásicos

“Dante es un tostón”; “Dostoievski, un escritor torturado que desde niño se acostumbró a ver muertos”; “Unamuno siempre decía lo que le venía en gana”; “Kafka no es el mejor de los checos del último milenio sino Jaroslav Hasek”.

Temas:

Irrespetando a los clásicos Irrespetando a los clásicos
Irrespetando a los clásicos

Miguel Ángel Arrocha marrocha@prensa.com

Los libros ¡qué pereza; los clásicos ¡doble pereza! La literatura, ese sagrado arcano, siempre ha sido vista con reverencia. De allí al aburrimiento hay un paso. Entonces, aparecen los críticos, los estudiosos, que con sus ensayos los hacen más oscuros, intragables.

Los libros son escritos por hombres, por seres humanos con problemas y desventuras, con prejuicios y percepciones, en circunstancias históricas y culturales que los influyen.

Historia torcida de la literatura, de Javier Traité, es una manera divertida e irreverente de abordar las grandes obras de la literatura universal quitándole el velo sagrado y mostrando lo divertida y entretenida que pueden ser no solo las obras, sino la misma biografía de los autores.

El autor nos da la bienvenida a esta fiesta con un “Tómatelo con calma porque esto no es una clase magistral sino un rato agradable entre amigos hablando de literatura”.

Así, comienza el recorrido partiendo del Poema del Gilgamesh, pasando por la Biblia (“el best seller más irregular de la historia”) y sigue hasta los griegos, claro con la Ilíada y la Odisea como punto central.

Continúa la Edad Media, el Renacimiento, la Edad de Oro, el inmenso Shakespeare, los franceses del siglo XIX, con Víctor Hugo a la cabeza, salta a América para la literatura tan influyente de Estados Unidos, con Faulkner, Hemingway (“el estereotipo del escritor atormentado por la experiencia”), y así, sigue al siglo pasado, en Latinoamérica, con Cortázar y Borges, entre otros.

Lo que hace especial este libro es su lenguaje cómico, la manera de contar la vida de los autores y de clasificar los libros.

Por ejemplo, el capítulo dedicado a Cervantes se titula “El Quijote, o cómo torturar a los chavales”.

En él nos da las razones de por qué es un error su enseñanza en el bachillerato, lo que desemboca en que de allí en adelante, todos los libros son “Quijotes”: extensos, con un lenguaje arcaico, con un héroe que da lástima: “No entiendo por qué en literatura le embutimos una novela cuya apreciación y valoración crece paralelamente al nivel e interés cultural del lector, (…) y eso es injusto, porque realmente estamos ante un libro riquísimo en referencias y lenguaje, y divertido si lo lees con ojos adecuados”.

Historia torcida de la literatura es una invitación a quitar toda la palabrería académica que nos aburre y escuchar (leer) historias interesantes, escritas por grandes hombres y mujeres, que no por genios o artistas no se dieron sus noches de juergas, no cometieron pecados, no vivieron aventuras, que después pasaron a ser punto referencial en el lenguaje y la cultura.

Para rematar la irreverencia, la obra concluye con los dos más grandes “escribidores” (en el término vargasllosiano) de las letras españolas: Corín Tellado y Marcial Lafuente Estefanía. ¡Qué tal!

Esta historia de la literatura occidental es divertida, irreverente, anecdótica. Léala, y dejará de ver a los clásicos como unas historias serias y aburridas, y encontrará el lado divertido del arte.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código