FACEBOOK LIVE: ¿Qué quieres saber del Cepadem? Ver aquí

Serrat se dejó querer

12 años después, Joan Manuel Serrat volvió a conquistar a los panameños con un concierto realizado bajo el marco de su gira “Antología desordenada”.

Temas:

El cantautor catalán Joan Manuel Serrat. La Prensa\Jazmín Saldaña El cantautor catalán Joan Manuel Serrat. La Prensa\Jazmín Saldaña
El cantautor catalán Joan Manuel Serrat. La Prensa\Jazmín Saldaña

Me caen bien los cantantes que arman su reportorio a partir de su propio criterio y no pensando simplemente en complacer a su público.

Sí, me alegra escuchar los clásicos de un músico. También me hace feliz saber la letra de tal canción y eso me anima a cantar desde mi butaca, pero también me agrada que el creador haga la curaduría de lo que va a ofrecer y que yo descubra o redescubra temas suyos.

Eso es crecer desde la curiosidad de conocer lo desconocido. Es la forma que tienen los grandes artistas para respetar y retar a su auditorio y a la manifestación artística que representan.

Es un camino fácil y seguro solo compartir piezas notablemente conocidas, lo que se traduce en muchos aplausos e incontables ovaciones de pie, ya que no se le exige nada a la audiencia.

Por eso, me gustó el equilibrio que existió en el contenido del concierto de Joan Manuel Serrat, ocurrido el viernes pasado en el Teatro Anayansi del Centro de Convenciones Atlapa.

Serrat, más de una vez, entre broma y serio, educó a los espectadores de que iban a disfrutar de una antología desordenada, que no solo es el título de su disco más reciente y la manera como ha bautizado este nuevo regreso a los escenarios.

Además, es su forma de resumir sus 50 años años de carrera musical. Por eso, en su recital en el istmo combinó canciones que son himnos para sus fanáticos y que resumen el palpitar de pueblos y ciudades, de tiempos y épocas, con otros temas menos populares, pero que de igual manera han marcado su caminar como cantautor.

Por supuesto que ofreció canciones que no tienen fecha de caducidad como Tu nombre me sabe a hierba, Algo personal, Canción de cuna, Palabras de amor, Mediterráneo, Lucía, Hoy puede ser un gran día, Caminante no hay camino, Aquellas pequeñas cosas, Esos locos bajitos, Para la libertad y No hago otra cosa que pensar en ti.

Aunque también sacó del bolsillo otros temas que solo los más incondicionales a Serrat se sabían.

Quizás, por eso, en varios momentos, a viva voz, la gente le pedía tal o cual canción. A lo que Serrat contestó: “¿Ya empezamos a pedir? ¿Por qué no nos dan chance? Déjense llevar que es lo que más rico que hay”.

A lo largo de las dos horas que duró el concierto, Serrat no cabía de gozo por compartir su arte con la concurrencia. Se entregó de forma abierta y sincera ofreciendo momentos jocosos, escenas cercanas a la confidencia, dejándose querer.

TALENTO NACIONAL

Como una prueba de que existe una generación de relevo dentro de la música de autor, la apertura del concierto de Joan Manuel Serrat estuvo a cargo de 5 de los 50 cantautores que conforman Tocando madera, fundación que recibió un respaldo financiero con la realización de este evento.

Tres caballeros (Horacio Valdés, Joaquín Rodríguez y Javier Medina Bernal) y dos damas (Karla Lamboglia y Grettel Garibaldi) fueron los representantes nacionales de este movimiento que comenzó hace 11 años.

Es probable que un sector de los presentes no conociera a este quinteto, exceptuando al más famoso del grupo, Horacio Valdés, y ojalá este encuentro sirva para que el auditorio se anime a conocer más de su buena música.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código