LEGADO

Cantares en idioma guna

Temas:

En el coro guna hay 30 voces infantiles en edades de 4 a 12 años. Es el único coro étnico que existe en el territorio nacional. En el coro guna hay 30 voces infantiles en edades de 4 a 12 años. Es el único coro étnico que existe en el territorio nacional.
En el coro guna hay 30 voces infantiles en edades de 4 a 12 años. Es el único coro étnico que existe en el territorio nacional. LA PRENSA/ Ana Rentería

Usu Ome (Mamá Coneja) es la canción más repasada por el grupo, en donde 45 pulmones tiernos se inflan para entonar composiciones en dulegaya, la lengua oficial guna.

Los intérpretes son niños y jóvenes de la etnia de la comarca Guna Yala, que integran el Coro Infantil y Juvenil Guna, el primero en su clase, dirigido por el maestro Evelio Calvo, un amante de la música, quien ha encontrado en el canto coral una forma de revivir el lenguaje autóctono, cuyo uso se extingue entre las nuevas generaciones, especialmente entre las que emigran hacia el área capitalina.

Muchos niños de la etnia nacidos en la ciudad desconocen el dulegaya. Puede que su madre o padre sea guna y se haya casado con un(a) waga -como suele llamársele a los no nativos de la comarca-, pero en la conformación del nuevo hogar en general no se enseña el dulegaya, o si se hace, la falta de práctica produce que la lengua ancestral vaya en declive.

Un desafío latente al que se enfrentan niños no residentes de la comarca, donde el sistema educativo sí contempla la inmersión en la lengua originaria.

Según estadísticas de la Contraloría General de la República, los gunas son la segunda población indígena (solo los superan los ngäbe buglé) en la que más habitantes se desplazan hacia la ciudad buscando mejor calidad de vida; 19 mil 373 habitantes hasta 2010 salieron de la comarca.

LENGUAJE DEFENDIDO

Amilta Hernández, una mujer guna, abuela de cuatro niños, ataviada con su mola y pañuelo encendido en colores, avista el enjambre de chiquillos que pulula en el vestíbulo del edificio El Hatillo, del Municipio de Panamá, aguardando el inicio del ensayo en el teatro Gladys Vidal en planta baja.

Todos los sábados los 45 cantantes, 30 de ellos niños y niñas de 4 a 12 años, deben trasladarse desde la comunidad Kuna Nega, ubicada en el extrarradio de la urbe, para unir sus voces con otros integrantes del coro que viven en comunidades dispersas en Panamá Oeste. Los menores deben ir acompañados de un adulto responsable. Amilta lleva a sus cuatro nietos a estas prácticas. Entre semana hay ensayos con grupos reducidos en Kuna Nega los martes, y en El Tecal, Arraiján los jueves en la tarde.

Cuando escuchó en los ensayos la letra de la canción Usu Ome (Mamá Coneja), le pareció atinada la selección. Esta melodía la había aprendido desde niña en su comunidad, sin siquiera mirar un papel. “Es la canción más común para tararear”, se ufana la dama. “Es una canción usual en la iniciación escolar”, aclara Yelitza Morris, otra acudiente guna que se integra a la plática mientras peina el cabello azabache y largo de su sobrina, Yetzalen Jaén, de 7 años, a quien desea ver convertida en cantante.

Para evitar la pérdida de la transmisión cultural de su lengua, Amilta le habla a sus nietos exclusivamente en dulegaya. “Todos me entienden”, remarca. La diferencia entre ella y sus sucesores está en la fluidez, pero se contenta con que le comprendan sus órdenes.

Por lo general, los niños citadinos no emplean el lenguaje más que en la privacidad del hogar o en la comunidad asentada en el margen citadino, Kuna Nega, donde muchos de los vecinos, cerca de mil 500, son gunas y mestizos.

TRASPASO DE TRADICIÓN

El maestro Calvo, por su parte, reconoce que al primer intento, sus estudiantes presentaron dificultad para pronunciar las letras de la canción en dulegaya, un lenguaje compuesto por 15 letras y la ausencia de las consonantes p, k y t, el cual se aprende de forma oral dentro de la comarca.

Consciente de que en un coro, además de la afinación vocal, es primordial la articulación de las palabras, su tarea fue la de enseñar los términos y su significado correspondiente en español. Se niega a que los pupilos “canten por cantar”.

“Usu Ome es una fábula que enseña sobre la entrega de la madre por sus hijos. La mujer se preocupa por la alimentación de los niños y prepara la comida bajo un árbol”, reinterpreta el maestro una de la líneas de la canción en castellano, que solo entienden sus pares.

El debut del Coro Infantil Guna fue el pasado 22 de abril, con un canon (técnica de dos voces, donde un grupo entona la estrofa y otro el coro de la canción o se intercala), en una celebración comunitaria en Kuna Nega por el Día de la Tierra.

Hubo autoridades presenciando el espectáculo, puesto que dan apoyo logístico la Alcaldía de Panamá, el Instituto Nacional de Cultura, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Universidad Interamericana, esta última con la primera donación de flautas.

El trabajo lo logró en escasas dos semanas de preparación, rememora el docente, que ha encaminado a sus propios hijos en el sendero artístico. El mayor de los suyos, Jubal, le acompaña en la faena de la difusión del canto a cargo del teclado.

“Son chicos listos, todo lo captan rápido”, dice orgulloso de sus pequeños cantantes que sacaron adelante la canción durante el recital.

El coro guna es uno de los ocho pertenecientes a la Red Nacional de Coros y Orquestas Infantiles y Juveniles de Panamá, dirigida por el maestro Dino Nugent. “Por el momento, la etnia guna es la única con participación”, reafirma Nugent.

OVACIONES

Con la sección juvenil conformada por 15 adolescentes, la parte de la agrupación más consolidada, creada con anticipación al nacimiento del coro infantil, el profesor cosechó elogios cuando les presentó en el Festival Internacional de Coros Santiago, Coral 2017, efectuado en febrero pasado.

“Fue un éxito. La gente se levantó y aplaudió”, resume el docente, y asume con valentía, “el público no entiende el dulegaya, pero la música es universal y llega al corazón”.

Varios músicos y colegas se acercaron, dándole aliento por su labor adhonoren. “¡Maestro! Qué lindo cantaron, no entendía lo que decían, pero se escuchaba magnífico”, le llegaron a decir.

El coro ensaya para sus próximas presentaciones. A final del mes, la Red Nacional de Coros y Orquestas Infantiles y Juveniles de Panamá les incluye en un show previsto en un centro comercial, la sección juvenil del coro tendrá participación en el XI Festival Internacional de Música Alfredo de Saint Malo en junio; mientras que la infantil irá a la tarima del V Festival de Arte Dule previsto para agosto.

En el repertorio aparecen las canciones Usu Ome (Mamá Coneja), Guna Yala Binale anmar arbae (Trabajemos por Guna Yala), Segguli Yala (Monte de un pájaro), con arreglos de músicos gunas como el maestro Marden Paniza y Marino Roldán.

Sin embargo, también se enseñan composiciones clásicas y contemporáneas como Aleluya, de Mozart; Que canten los niños, de José Luis Perales, y Nican-En tu corazón, de Yanni, esta última cantada en náhuatl -lenguaje azteca- por niños indígenas mexicanos y adaptada al dulegaya para la agrupación panameña.

“En las letras se insertan las lecciones de nuestros antepasados: amar nuestra cultura, a nuestro prójimo, a valorar de dónde venimos, trabajar la tierra y cuidarla”, enumera el docente Calvo, apoyado en la instrucción con las voces adultas de Nayla Martínez y Yaira Harris.

Mientras que en la vida familiar de Amilta, traer a sus cuatro nietos a la práctica funciona como una terapia de acercamiento a su comunidad. “No hemos ido [a Guna Yala] porque se ha puesto muy caro el pasaje y los niños están en periodo escolar”, se excusa mientras se reserva el tiempo que lleva sin pisar la arena de la comarca. Venir a presenciar los ensayos del coro, inundado de enérgicos pequeños que forman una algarabía en el patio del edificio municipal mientras llega su turno de cantar, de una u otra manera le resulta a Amilta regenerador, la hace sentir más próxima a sus raíces, a sus antepasados.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código