Para salvar a los elefantes

El ADN del estiércol de los elefantes podría ayudar a rastrear las fuentes de los cargamentos ilegales de marfil.

Temas:

Una tonelada de objetos de marfil fue triturada en protesta por los crímenes contra la fauna. Una tonelada de objetos de marfil fue triturada en protesta por los crímenes contra la fauna.
Una tonelada de objetos de marfil fue triturada en protesta por los crímenes contra la fauna.

Los científicos ahora pueden comparar el ADN del estiércol de elefante con el ADN extraído del marfil para rastrear la fuente de los enormes e ilegales cargamentos de colmillos y baratijas de marfil que atraviesan las fronteras.

Los expertos esperan que este método dé lugar a una ofensiva contra la caza furtiva en las dos regiones de África donde la mayoría de las muertes de elefantes tienen lugar, según un estudio publicado el pasado jueves en la revista Science.

El comercio ilegal es responsable de la muerte de 50 mil elefantes africanos al año y resulta en el decomiso de 40 a 50 toneladas de marfil.

La mayoría de la demanda de marfil llega de Asia, donde es tallado para la joyería y manufactura de otros souvenirs, que dan grandes ganancias a los traficantes.

Las zonas más problemáticas son el sur de Tanzania y el norte de Mozambique, seguidas por un ecosistema protegido que incluye partes de Gabón, República Democrática del Congo, el sureste de Camerún y el suroeste de República Centroafricana.

“Es una importante organización criminal transnacional”, dijo el coautor del estudio Samuel Wasser, de la Universidad de Washington.

“La identificación de estos importantes focos (de caza furtiva) impide que los países involucrados en este comercio nieguen la extensión de su participación en él. También permite que la comunidad internacional trabaje unida con estos países para dar fin a este comercio y detener el flujo de marfil de estas redes criminales”, señala el informe.

El tiempo es fundamental, porque solo quedan 470 mil elefantes africanos y alrededor de una décima parte de la población desaparece cada año por la caza furtiva.

Para el estudio, los investigadores analizaron 28 decomisos de marfil obtenidos por las autoridades entre 1996 y 2014.

Cada arsenal contenía más de media tonelada de colmillos.

Luego, para rastrear el origen de este marfil decomisado, los científicos tomaron muestras de estiércol de mil 350 elefantes, incluyendo ejemplares de la sabana y de la selva, en 71 localidades a lo largo de 29 países africanos. Al cotejarlo con el ADN de los colmillos, pudieron crear un mapa que mostró de dónde estos provenían.

Desde 2007, la mayoría de los colmillos de elefantes han salido de Tanzania y Mozambique. Pero la mayoría de los colmillos de elefantes de selva vienen de Gabón, República del Congo o República Centroafricana.

RECHAZO A LO FURTIVO

En tanto, una tonelada de objetos de marfil fue triturada en pleno corazón de Nueva York. Cerca de una tonelada de estatuas, colmillos tallados, bisutería y objetos decorativos de marfil fue destruida el viernes en Times Square de Nueva York, en un operativo empleado por las autoridades para denunciar el contrabando que mata cada año a miles de elefantes.

Bajo las luces de neón de la plaza más célebre del mundo y en medio de los aplausos de los curiosos, las autoridades depositaron los objetos uno tras otro sobre una cinta transportadora que los conducía a una trituradora normalmente usada para destruir piedras.

Los artículos fueron confiscados en su mayoría de una tienda de artículos de arte en Filadelfia, cuyo propietario fue condenado a prisión.

Esta operación “recuerda al resto del mundo que en Estados Unidos no toleramos los crímenes contra la fauna, especialmente contra icónicos animales que están en peligro”, declaró en el lugar la secretaria de Interior, Sally Jewell.

La funcionaria destacó que, entre 2011 y 2014, la caza furtiva de elefantes en África “alcanzó el mayor nivel jamás registrado. En tres años, unos 100 mil elefantes murieron a causa del marfil”.

También dijo las redes del crimen organizado ven en el comercio de marfil un negocio de bajo riesgo y alto rendimiento.

Durante la destrucción de los objetos de marfil, decenas de manifestantes llevaban carteles que recordaban que a diario mueren 96 elefantes víctimas de los cazadores furtivos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código