Correr para salvar la vida en 15 segundos

ESPECIAL PARA LA PRENSA/Leonardo Grinspan. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Leonardo Grinspan.
ESPECIAL PARA LA PRENSA/Leonardo Grinspan.

A pocos días de que se cumplan tres semanas del conflicto entre Israel y Hamas, la vida de las personas alrededor de la franja de Gaza ha cambiado drásticamente.

Entre una sirena y otra por el lado de Israel, que suma más de 40 soldados y tres civiles muertos, y una situación de emergencia en Gaza con más de mil personas muertas entre civiles y miembros de Hamas, los habitantes del lugar siguen intentando vivir a pesar de la guerra.

En la granja colectiva, situada a un kilómetro del enclave, vive y trabaja Boris Lindberg, israelí de 56 años, quien con voz calmada y cabeza fría describió lo que sucede.

Vivir era más soportable, aunque el problema no es nuevo. La mayor parte del tiempo caían misiles en la zona inesperadamente y nosotros ya estamos preparados, acostumbrados que en cualquier momento que estemos trabajando y suene la sirena tienes que ir corriendo al refugio.

No, pero sí sabes cómo se reacciona (...) durante las últimas tres semanas aumentó drásticamente la cantidad de misiles, pero antes ocurría al menos tres o cuatro veces por semana.

En la distancia que tenemos entre la franja de Gaza y nosotros solo hay 15 segundos para correr.

Es muy personal. Algunos entran en tensión y tienen miedo, pero como esto ocurre hace casi siete u ocho años hay gente que perdió un poco el miedo, las sensaciones son menos críticas y todo se transforma en algo que se hace sin pensar, en modo automático: suena la sirena, te levantas y vas al refugio. Lo nuevo en las últimas semanas fue que descubrieron los túneles de Hamas que llegan hasta las granjas colectivas en la frontera.

Luego de encontrar ya más de 31 túneles y que todos están dirigidos a diferentes pueblos ubicados alrededor de la franja de Gaza, lo que ellos tenían planeado era realizar atentados simultáneos en varios lugares, atrapar rehenes para después negociar e intercambiarlos por presos de ellos en Israel.

En las últimas semanas vivimos en guerra, no se puede viajar libremente por las carreteras; estás todo el tiempo atento y mirando si no caen proyectiles en el camino. Vivimos en una tensión permanente, con miedo, hasta el punto de que hoy en día queda muy poca gente en la zona, muchos se fueron hacia el norte, prácticamente no se ven niños, solo nos quedamos los mayores de 50 años. Las fábricas trabajan a medio ritmo, solo con los colaboradores que puedan y quieran llegar. La vida social no existe, alimentos llegan pocos, porque los transportistas tienen miedo de venir. Nuestras casas se convirtieron en un área militar cerrada, a la que solo puede llegar gente que vive o trabaja en el lugar.

En este caso, el miedo es algo que va más allá de lo normal y esto hace que la vida sea muy difícil. La gente de la tercera edad no ha salido de los refugios en tres semanas y hay personas con miedo hasta de ir al baño, ya que dudan poder llegar al refugio en 15 segundos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código