Justicia española deja libre a asesino

REUTERS/Eloy Alonso. REUTERS/Eloy Alonso.
REUTERS/Eloy Alonso.

El español Pompeyo Miranda Ruiz, condenado en Bolivia a 45 años de cárcel por asesinar a su amante, la estadounidense Gloey Weisseman, y a su compañero de celda, y con un historial de violencia en las prisiones por las que ha pasado, recuperó su libertad por orden de la Audiencia Nacional de España.

Miranda está en la lista difundida el jueves pasado por la Audiencia Nacional de los últimos presos beneficiados por el dictamen del Tribunal Europeo de Derechos Humanos contra la llamada “doctrina Parot”, una práctica que en España permitía alargar la permanencia en la cárcel de condenados por crímenes graves, como el terrorismo, el asesinato o la violación.

En España, donde no existe la pena de muerte, la mayor condena contemplada por la legislación son 30 años de cárcel, aunque este asesino convicto recupera la libertad después de pasar unos 22 años entre rejas.

Pero si no se le hubiese aplicado la “doctrina Parot”, Miranda hubiese salido de prisión en 2010 con la reducción de la pena por beneficios penitenciarios.

En julio de 2010, cuando se preparaba para salir de la cárcel, se le comunicó una resolución de la Audiencia Nacional española por la que le quedaban otros 15 años de prisión.

Miranda, como otros presos en su misma situación, recurrió entonces la aplicación de la “doctrina Parot”, que fue anulada el pasado mes de octubre cuando el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictaminó contra esta práctica al aceptar un recurso presentado por la etarra Inés del Río.

Desde el 21 de octubre han salido de la cárcel y en virtud del dictamen del Tribunal Europeo unos 30 presos, entre miembros de la banda terrorista ETA, condenados por delitos de sangre, y varios violadores en serie y asesinos, como Miranda, natural de Almería, sureste de España.

Pompeyo Miranda fue detenido en Bolivia en 1991 por asesinar a Weisseman, una cooperante estadounidense que trabajaba en el Cuerpo de Paz y con la que convivía en la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra, donde llegó en 1990 y trabajaba como camarero en un bar.

No solo ejecutó a su pareja con varios tiros en la cabeza mientras dormía, sino que después la descuartizó, quemó los restos y los enterró.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código