EL SALVADOR.LA ODISEA DE LAS FAMILIAS SEPARADAS POR LA GUERRA CIVIL.

Lágrimas de alegría por aparecidos

Las dramáticas historias de reencuentros familiares son dignas del mejor largometraje cinematográfico.

No todos los finales son felices. Pese a la ayuda de organizaciones, muchas personas siguen perdidas.

ESPERANZA. Margarita Zamora, investigadora de Pro-Búsqueda, no pierde la esperanza de hallar a sus hermanos. ESPERANZA. Margarita Zamora, investigadora de Pro-Búsqueda, no pierde la esperanza de hallar a sus hermanos.
ESPERANZA. Margarita Zamora, investigadora de Pro-Búsqueda, no pierde la esperanza de hallar a sus hermanos.

Son historias dramáticas, muchas de las cuales superan cualquier ficción. Un día, hace más de 20 ó 25 años fueron bebés, tenían un nombre, una familia, un país. Hoy son adultos, tienen otros nombres, otros hogares, otras naciones.

Pero algo es importante: son supervivientes y testigos de los horrores que sembró la guerra civil salvadoreña (1980-1992).

Recuerda tu nombre, una película polaco-soviética de la década de 1970, narra la historia de una madre rusa que junto a su hijo es confinada en un campo de concentración nazi. La madre y el hijo son separados en diferentes barracones, pero la madre se fugaba para verlo, llevarle comida y advertirle constantemente que "siempre recordara su nombre".

Luego madre e hijo son enviados a dos diferentes campos de concentración. Llega el final de la guerra. El niño es enviado a un orfanato en Polonia y una maestra lo adopta. La madre biológica hace gestiones para localizar a su "Aliozka", hasta que muchos años después se reencuentran en Varsovia, él hablando polaco; y la madre, en ruso, pero fundidos en un abrazo y llorando de alegría al saberse vivos, después de tantas angustias.

FRANCISCA

El caso de la campesina salvadoreña Francisca Quinteros, de 40 años, y de su hija María Esperanza Guadalupe, de 25 años, no es menos estremecedor. Tras 24 años de separación se abrazaron y lloraron de alegría en Francia. La joven hablaba en francés; y la madre, en español. "Pero era ella a la que tuve nueve meses en mi vientre y a la que di a luz", decía la inconsolable madre.

Cualquier estudio cinematográfico con recursos puede generar un excelente thriller, que mezcle el horror de las acciones contrainsurgentes, la separación forzosa de las familias, las mafias de abogados que promovieron adopciones fraudulentas, y como consecuencia de todo ello, la actualidad: dos familias desgarradas, la biológica y la adoptiva.

Francisca narró que luego de una acción contrainsurgente que tropas de élite del ejército realizaron en 1982 en su pueblo de Jucuarán, en la oriental provincia de Usulután, donde quemaron casas, sembrados y ganado, además de asesinar a decenas de personas, tuvo que huir con su bebé de tres meses.

"Tuve que entregar a mi hija a una señora que conocía y que me aseguró que la llevaría a un refugio –lo que efectivamente hizo–, pero resultó que mi hija del refugio fue llevada creo que por la Cruz Roja Salvadoreña a un orfanato. La llevaron ahí diciendo que su madre había muerto a consecuencia de la guerra", contó Francisca.

Después de finalizada la guerra en enero de 1992 Francisca supo de la labor que hacía la asociación "Pro-Búsqueda", fundada por el sacerdote jesuita ya fallecido Jon Cortina.

De hecho, después de haber localizado a María Esperanza Guadalupe, conocida en la actualidad como Alix Moulin, y residente en París, Francia, esta institución ha logrado resolver 323 casos. Tiene registrados 787 y están pendientes 464.

"Fue largo el proceso, pero finalmente, ¿qué quiere que le diga? Estoy feliz de haber encontrado a mi hija viva... Siento que un gran peso me he quitado de encima, pero ahora tengo que conformarme con que ella tiene su vida hecha allá, lejos de mí", dice Francisca con los ojos enrojecidos.

Margarita, en tanto, busca a sus hermanos. Margarita Zamora es una mujer de 42 años, de origen campesino de la provincia norteña de Chalatenango, otrora uno de los más importantes escenarios de la guerra civil.

La agencia la buscó por tratarse de una investigadora de casos de "Pro-Búsqueda", a fin de que narrara las vicisitudes que atraviesan para lograr resolver un caso de "desaparición".

"Primero recibimos una denuncia, en la cual nos entregan datos, testimonios y pormenores en general, documentos si es que existen. Nosotros comenzamos las indagaciones, buscamos posibles testigos; tomamos pruebas de ADN y comprobamos si hay equivalencias", detalla Zamora, quien luego sorprende.

"Hay casos muy difíciles de resolver, como el de mis cuatro hermanos menores que desaparecieron en junio de 1982, en el marco de la llamada Guinda -huida- de Mayo, cuando el ejército realizó una intensa ofensiva en Chalatenango", apuntó y agregó que su madre también desapareció.

"Es seguro que a mi madre la mataron, pero los niños deben habérselos llevado los militares... Era lo que hacían", expuso.

El fundador de "Pro-Búsqueda", Jon Cortina, denunció en varios foros internacionales que la desaparición de menores de edad fue una "práctica de aterrorizar contra la población civil emprendida por el Ejército salvadoreño".

Los hermanitos de Margarita Zamora se llamaban Carla Catalina (de meses), Germán Rutilio, José Orlando y José Mauricio, los tres menores de 12 años.

"No sabemos nada de ellos, porque los militares no quieren abrir los archivos. Ellos tienen los reportes de quiénes comandaron los operativos y quiénes participaron, pero no abren los archivos", recalcó.

En El Salvador cualquier esfuerzo por buscar justicia en los casos de la guerra choca con una barrera: una Amnistía General promulgada en 1993 por el entonces presidente Alfredo Cristiani, que perdonó graves crímenes de lesa humanidad.

SECUELAS DE LA GUERRA CIVIL

DESAPARECIDOS: Amnistía Internacional estima en miles los niños y niñas desaparecidos durante la guerra civil que vivió El Salvador en la década de 1980.

SISTEMÁTICO: Una de las tácticas de terror utilizadas por las fuerzas armadas y los escuadrones de la muerte era la de la apropiación de menores de edad y la separación de las familias.

ESPERANZA: Gracias al esfuerzo de organizaciones de familiares de desaparecidos se han empezado a dar encuentros de familias separadas por la guerra civil.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

13 Oct 2019

Primer premio

1 7 2 5

DDBC

Serie: 6 Folio: 3

2o premio

5472

3er premio

4486

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código