NUEVE MUERTOS Y 19 DESAPARECIDOS EN CHILE

Lluvia cede y la faena comienza

Unas 100 retroexcavadoras trabajaban en abrir rutas y despejar caminos obstruidos por el paso de las aguas en Atacama; en otros lugares recolectaban víveres.
Vecinos tratan de poner a salvo algunas de sus pertenencias del desborde del río Copiapó, el miércoles 25 de marzo. Vecinos tratan de poner a salvo algunas de sus pertenencias del desborde del río Copiapó, el miércoles 25 de marzo.
Vecinos tratan de poner a salvo algunas de sus pertenencias del desborde del río Copiapó, el miércoles 25 de marzo.

Las lluvias amainaron ayer en el árido norte chileno, tras dos días de aluviones e inundaciones que dejaron nueve muertos y miles de albergados.

En Atacama, al norte de Santiago, el sol mostró las secuelas de destrucción que dejó la crecida de varios ríos que arrasaron todo a su paso. “Se está avanzando en normalizar la situación”, dijo la presidenta Michelle Bachelet, que coordinaba las tareas de reconstrucción.

El abrupto desborde de ríos que por años permanecieron secos arrasó con todo a su paso, dividiendo pequeños poblados en dos y arrastrando cientos de casas en al menos cinco poblados. Las lluvias también azotaron a la vecina ciudad de Antofagasta.

Hasta ahora, el Gobierno cifró en seis las víctimas fatales en la región de Atacama y tres en Antofagasta, manteniendo la cifra de 19 desaparecidos, según el último reporte entregado por el director de la Oficina Nacional de Emergencias, Ricardo Toro.

“En la medida que vayamos despejando las rutas, las vías y las zonas anegadas, puede ser que tengamos una cifra superior de fallecidos o desaparecidos”, advirtió más temprano el viceministro del Interior, Madmuh Aleuy.

En cuanto a los albergados, el último reporte los cifró en 5 mil 450 en Atacama y 392 en Antogasta. En tanto, un catastro preliminar del Ministerio de Vivienda habla de entre 7 mil 500 a 8 mil las viviendas afectadas.

“La gente lo perdió todo, la ciudad está a dos o tres metros de barro, se necesita agua y alimentos”, dijo a medios locales Maglio Cicardini, alcalde de Copiapó.

La zona permanecía bajo estado de excepción por catástrofe, al mando de las Fuerzas Armadas y con toque de queda nocturno. La normalidad volvía también a la actividad minera de la zona, que alberga a los mayores cupríferas mundiales, que vieron afectadas sus faenas producto de las lluvias.

Las lluvias superaron ampliamente el promedio en una zona que arrastraba desde hace varios años una persistente sequía y que no cuenta con la preparación suficiente para afrontar estas condiciones climáticas. El agua que en promedio cayó en toda la región de Atacama equivale a un 20% de la que debía caer en todo un año en esa zona, con una intensidad inusual, que sería una manifestación del cambio climático, explicó a la AFP el meteorólogo Jaime Leyton.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código