60 años de su muerte

Mantienen vivos los recuerdos de Evita

Evita Duarte de Perón murió de cáncer el 26 de julio de 1952 a los 33 años. Muchos la llamaban ´Santa Evita´.

“No hubo ni habrá otra como ella”, dijo a la AFP Norma de Bermúdez, de 76 años, que se instaló ayer durante varias horas ante la tumba de Eva Perón en un cementerio de Buenos Aires, igual que hace 60 años, cuando veló su cuerpo durante tres días, en el masivo funeral (el 26 de julio de 1952) de la “abanderada de los humildes”.

“Había un mundo de gente que lloraba sin consuelo a medida que desfilaban (por el Parlamento de Buenos Aires). En esos días se agotaron las flores. El centro quedó inundado de crisantemos, rosas y claveles”, dijo Bermúdez, una enfermera ahora jubilada que integró la guardia que se apostó frente al ataúd de Evita, en la mayor movilización popular en la historia argentina.

Infaltable en cada aniversario de la muerte de Eva Duarte de Perón, a Bermúdez se le ilumina el rostro al relatar que conoció a la llamada “jefa espiritual de la Nación” cuando visitó la escuela de enfermería donde estudiaba.

Ella y otros decenas de viejos militantes peronistas veían pasar a grupos de turistas ante la bóveda de la familia Duarte donde está sepultado el cuerpo de Evita, asombrados por la devoción hacia el mayor mito femenino argentino, que inspiró decenas de películas, libros y musicales.

“Conozco mucho sobre la historia de Evita a través de las películas. Era una mujer muy fuerte. Vengo todos los años a Buenos Aires y no dejo de visitar su tumba”, dijo a la AFP la brasileña Joice Queirasos, de 26 años, quien prefiere como figura a la segunda esposa del tres veces presidente argentino Juan Perón antes que a la mandataria de su país, Dilma Rousseff.

En la cola formada en el estrecho pasaje hasta llegar al panteón de Evita, los turistas se mezclan con los seguidores argentinos que dejan flores y tocan su foto sonriente que está colocada al frente del pantéon -la original usada en la portada de su libro “La razón de mi vida”-, lo que parece justificar su otro apelativo, el de “Santa Evita”.

Omar Benítez, de 52 años, muestra con orgullo un ejemplar difícil de hallar de “Mi mensaje”, uno de los últimos escritos de Evita antes de morir de cáncer a los 33 años, en el que reitera su compromiso con los más humildes.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código