CRISIS. TURQUÍA SUSPENDE SUS RELACIONES MILITARES CON iSRAEL

Momentos difíciles

El asalto a la embajada israelí, rechazado por EU, la Unión Europea, así como varias naciones árabes, ha dejado al descubierto un malestar en la población.
¡BASTA! Un grupo de activistas israelíes se manifestaron el viernes con banderas israelíes y egipcias frente a la embajada de Egipto en Tel Aviv, para pedir la paz,. Los letreros dicen: ´No más guerra´ y ´No más baño de sangre´. AP/Oded Balilty ¡BASTA! Un grupo de activistas israelíes se manifestaron el viernes con banderas israelíes y egipcias frente a la embajada de Egipto en Tel Aviv, para pedir la paz,. Los letreros dicen: ´No más guerra´ y ´No más baño de sangre´. AP/Oded Balilty
¡BASTA! Un grupo de activistas israelíes se manifestaron el viernes con banderas israelíes y egipcias frente a la embajada de Egipto en Tel Aviv, para pedir la paz,. Los letreros dicen: ´No más guerra´ y ´No más baño de sangre´. AP/Oded Balilty

Las dos últimas semanas han sido complicadas para el Gobierno israelí.

La publicación del Informe de la ONU sobre el asalto y ataque a la Flotilla de la Libertad, ocurrido en mayo de 2010, enfadó al primer ministro Recep Tayyip Erdogan. Por otro lado, dos mil manifestantes egipcios atacaron la Embajada de Israel en El Cairo. Mientras en las calles de 19 ciudades israelíes, los “indignados” se manifestaron contra las desigualdades económicas y la carestía, así como los altos precios de los alimentos y la vivienda.

INFORME

A primeros de septiembre, se hizo público el informe sobre los hechos ocurridos durante el ataque a los barcos que formaban la Flotilla de la Libertad. Esta investigación fue amparada por la ONU y dirigida por el exprimer ministro de Nueva Zelanda, Geoffrey Palmer, y el expresidente colombiano, Álvaro Uribe. Además, contó con dos delegaciones de los países involucrados: Israel y Turquía.

En este documento, más conocido como Informe Palmer, se señalaba que el bloqueo naval a Gaza es una “legítima medida de seguridad para prevenir la entrada de armas en Gaza por vía marítima”. También, consideraba que hubo un abuso del uso de la fuerza de los soldados como respuesta a una “organizada y violenta resistencia por parte de un grupo de pasajeros”.

En resumen, el informe daba la razón a Israel aunque ponía un acento crítico en la forma en que actuaron los soldados israelíes.

Tras esas conclusiones, el primer ministro turco Erdogan no dudó en volver a exigir a Israel una disculpa por la muerte de los nueve activistas turcos que fallecieron durante el asalto al barco Mavi Marmara de la Flotilla de la Libertad.

El gobierno de Benjamin Netanyahu mantuvo su postura de no disculparse.

En respuesta al informe, el Gobierno turco expulsó al embajador israelí, y Erdogan afirmó que el ataque “fue motivo de guerra”. Y declaró congeladas las relaciones militares entre ambos países. El primer ministro turco ha anunciado que acudirá al Tribunal de Justicia Internacional de La Haya para que sea ese organismo quien dictamine si el bloqueo a la franja de Gaza es legal o ilegal.

DETERIORO

En medio de la creciente tensión entre Turquía e Israel, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ha pedido a ambos estados que intenten solucionar esta crisis diplomática. Tanto para la Unión Europea como para Estados Unidos, Turquía juega un papel importante en la paz en Oriente Medio, ya que mantiene una política exterior de buenas relaciones con sus países vecinos incluso con Irán.

A esto hay que unir que Turquía es miembro de la OTAN y durante años uno de los pocos aliados del Gobierno de Israel en la región. Además, la aviación israelí utilizaba el espacio aéreo turco para realizar maniobras militares.

El Informe Palmer solo ha agravado las ya deterioradas relaciones entre ambos países.

La operación Plomo Fundido, que tuvo lugar entre diciembre de 2008 hasta la primavera de 2009, inició el proceso de deterioro entre Israel y Turquía.

Esta operación militar, llevada a cabo por el Ejército israelí en la franja de Gaza, costó la vida de cerca de mil 500 palestinos. A partir de esos hechos, la estrecha relación militar entre ambos países comenzó a resquebrajarse debido a la postura a favor de los palestinos asumida por Erdogan.

El primer ministro turco ha declarado en su reciente visita a Egipto que “el reconocimiento del Estado palestino no es una opción, es una obligación”. Asimismo señaló en su discurso en la reunión de la Liga Árabe que Israel solo “dejará de estar aislado cuando se comporte como un país razonable, responsable, serio y normal”.

FURIA

El pasado viernes 10 de septiembre y tras una manifestación en la Plaza Tahir, donde los asistentes pedían elecciones y terminar con los juicios militares, dos mil personas se dirigieron a la Embajada de Israel en El Cairo. Un lugar en donde hacía una semana se había levantado un muro de dos metros y medio de alto para defenderlo de cualquier ataque. Con furia, los manifestantes demolieron parte de este muro y accedieron a las instalaciones diplomáticas.

Tal fue la contundencia del asalto a la sede diplomática que tuvieron que actuar las fuerzas especiales egipcias para evitar mayores daños. El Gobierno de transición, liderado por el primer ministro Essan Sharif, declaró el estado de alerta. Mientras casi toda la delegación diplomática israelí abandonó Egipto.

Como resultado de la actuación de las fuerzas especiales, tres personas fallecieron durante el ataque a la embajada y otras mil resultaron heridas así como más de 400 manifestantes fueron detenidos.

Este hecho, según analistas políticos, deja traslucir el sentir de una parte de la población egipcia que nunca estuvo de acuerdo con la postura del caído en desgracia Hosni Mubarak con relación a Israel.

Este sentimiento de apoyo a la causa palestina se potenció tras el incidente fronterizo del pasado 18 de agosto cuando soldados israelíes persiguieron hasta territorio egipcio a activistas palestinos que habían llevado a cabo ataques en Israel.

Como consecuencia de los enfrentamientos entre miembros del Ejército israelí y los milicianos palestinos, resultaron muertos los policías. Tras ese incidente, el Gobierno de Israel pidió disculpas al gobierno interino egipcio por la muerte de los soldados.

En aquel momento, varios partidos egipcios solicitaron la revisión del tratado de paz algo que fue rechazado por el gobierno interino formado tras la caída de Mubarak. Egipto fue el primer país árabe en firmar un tratado de paz con el Gobierno israelí en 1979. Los gobiernos de ambos estados han declarado que el tratado sigue vigente y que esperan normalizar sus relaciones lo antes posible.

El asalto a la embajada que fue rechazado por Estados Unidos, la Unión Europea así como varias naciones árabes, ha dejado al descubierto un malestar en la población.

Igualmente, Estados Unidos (EU) aporta a Egipto que durante décadas ha sido uno de sus grandes aliados y ha jugado el papel de mediador en Oriente Medio, cerca de mil 500 millones de dólares anuales como ayuda además de material militar.

Y como corolario, mientras esto sucede fuera de las fronteras de Israel, en 19 ciudades israelíes, el pasado 3 de septiembre, cerca de 400 mil personas se manifestaron para quejarse sobre la desigualdad económica, así como el alto costo de la canasta básica y de la vivienda. Este es el telón de fondo en el escenario en el que el Gobierno palestino maniobra para obtener el reconocimiento internacional como Estado.

PALESTINA LUCHA POR SU RECONOCIMIENTO

El día elegido ha sido el 23 de septiembre.

En esa fecha, el presidente Mahmud Abbas hará entrega de la solicitud formal de Palestina al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon. El objetivo, convertirse en miembro de pleno derecho en ese organismo internacional.

Estados Unidos ya ha anunciado que vetará esa decisión.

Para alcanzar ese reconocimiento, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas debe aprobarlo. Algo improbable tras el anuncio del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

La otra opción de Palestina sería solicitar a la Asamblea General ser aceptado como país miembro, pero no como Estado.

En este supuesto, Palestina tiene, según los analistas, casi seguro lograr los votos necesarios, ya que solo necesitaría el apoyo de 127 naciones de las 193 que forman este organismo.

Este nuevo paso de Palestina viene preparándose desde hace meses, a pesar de que EU ha intentado que se retomen las negociaciones de paz estancadas desde hace un año. Palestina ha reiterado que no volverá a negociar si no se paran los nuevos asentamientos en Jerusalén este y Cisjordania.

Además, en su petición, Palestina solicitará que se regresen a las fronteras del 5 de junio de 1967 y que Jerusalén este sea su capital.

Una solicitud que no es aceptable para Israel y por ese motivo el mismo día que Abbas presente su petición, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu dará un discurso en Naciones Unidas para plantear el punto de vista de su país opuesto a las ambiciones de reconocimiento de los palestinos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código