espionaje.

Perspectiva Cuidado con los custodios

La irrupción y notable expansión del internet ha consternado a políticos y gobernantes. Es un fenómeno extraterritorial que no pueden controlar. Sobrevuela y perfora "cortinas" , derrumba muros y no se le escapan ni los más rimbombantes problemas de alcoba, aun en la Casa Blanca. Es un poder que prácticamente se les va de las manos a todos y casi no puede consigo mismo.

Hay gobiernos a los que el tema preocupa sinceramente. Los hay que lo aprovechan para extender los límites y aumentar el control de las libertades y derechos humanos básicos. Algunos quizás lo hagan hasta inconscientemente, pero con el ánimo de preservar algo acaban o arremeten contra todo. Pueden ser motivados específicamente por la materia en cuestión o por otras causas como el terrorismo o los secuestros extorsivos- pero que igual conducen a interferir y controlar la vida, aun la más íntima y reservada, de los ciudadanos.

El terrorismo internacional - tan global como el internet- ha dado pie al presidente Bush para avanzar como gendarme del mundo. También lo ha hecho hacia adentro ley patriótica mediante, precedida de cierto pánico inducido- limitando los derechos de los estadounidenses; primero que nada sus telecomunicaciones privadas.

Los norteamericanos se defienden y recurren, pero las intromisiones avanzan y muchos jueces y fiscales empuñan la antorcha. Hace unos días académicos y periodistas convocados por la SIP y la Escuela de Leyes de la American University coincidieron en Washington en que en EU se vive la peor situación de libertad de prensa desde la época de Nixon. Es que una cosa viene atada de la otra.

El gobierno argentino hace unos días dejó sin efecto un decreto reglamentario que obligaba a las proveedoras de Internet a almacenar por diez años todos los datos que se transmitan por el ciberespacio y autorizaba a organismos de inteligencia dependientes del Ejecutivo a escuchar, interceptar y disponer de información privada canalizada telefónicamente o por medios informáticos y de Internet.

La seguridad bastante cascoteada y el combate contra los secuestros extorsivos motivaban la norma pero los argentinos entendieron que era demasiado ambiciosa y atropellaba directamente sus libertades y protestaron airadamente. La denominaron como la "Ley Espía" .

El presidente Néstor Kirchner en sus acostumbradas marchas y contramarchas esta vez echó para atrás. Pero queda claro que si el tema no prosperó fue gracias a la resistencia ciudadana y de los medios, lo que no hace desaparecer el fantasma: la intención no se borra.

Hay una cierta tendencia orwelliana a crear o magnificar enemigos externos o internos para mantener a las sociedades en vilo y controladas. Puede ser el terrorismo o el embargo, los secuestros o las conspiraciones para asesinar al caudillo - ver Chávez - y por supuesto el poder de las comunicaciones . El renovado cuento es garantizar y cuidar de nuestras libertades; el viejo problema es ¿quién custodia a los custodios?

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

16 Oct 2019

Primer premio

0 4 4 8

ACCA

Serie: 14 Folio: 10

2o premio

2619

3er premio

8838

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código