Perspectiva Martini, reformista; Ratzinger doctrinal

Ciudad del Vaticano - Un papable eterno venido de Jerusalén está aglutinando al sector más reformista de los electores que el próximo lunes irán al cónclave, en un desafío a la candidatura a Papa del férreo Joseph Ratzinger, abanderado de la Iglesia católica más doctrinal y apegada a la centralidad de la curia romana. El cardenal Carlo María Martini, jesuita que guió 23 años la archidiócesis de Milán y que ahora reside a temporadas en Israel dedicado a estudios bíblicos, concentra las esperanzas de quienes recuerdan su famosa intervención en el sínodo de los obispos europeos de 1999 reclamando "nuevas formas de colegialidad episcopal", es decir, modos de articular la autoridad papal con la emanada de los obispos.

Martini, durante años papable predilecto de los reformistas, emerge como contrapunto a Ratzinger en el cónclave, a juicio de varios vaticanistas italianos. Sin embargo, su papabilidad real presenta dificultades: a sus 78 años, padece un Parkinson que le obliga a usar bastón, y lleva tres años de reposo y estudio lejos del mundanal ruido. Su incuestionable prestigio intelectual le está convirtiendo más bien en catalizador de votos reformistas, y podría llevarle a una candidatura simbólica ante Ratzinger en la primera votación del cónclave. De quedar ambos en tablas, comenzaría la búsqueda de verdaderos candidatos, en un trasunto del caso de Karol Wojtyla, que fue elegido en 1978 tras el empate inamovible entre dos favoritos.

De hecho, y pese a la decisión cardenalicia de no hablar más con la prensa, sigue habiendo purpurados lenguaraces que, amparados en el anonimato, filtran detalles a reputados vaticanistas italianos. La Repubblica relataba ayer cómo, en esas reuniones, Martini "muestra grandes expresiones de estima por su sucesor en Milán, Dionigi Tettamanzi, una indicación evidente para concentrar sobre él los votos reformistas". El diario turinés La Stampa decía que "esos gestos se interpretan como un apoyo explícito de uno de los miembros más autorizados del Colegio Cardenalicio".

Tettamanzi, de 71 años, condensa las dos almas del legado de Juan Pablo II: conservador en la doctrina, e innovador en lo social. Antes de suceder a Martini en Milán, fue arzobispo de Génova, y apoyó a los antiglobalización en la cumbre del G-8 en esa ciudad. Se le suele tildar de "conservador moderado", cualidad mixta que podría hacer de él un candidato real si se produce el ritual formal de una primera votación de tanteo entre Ratzinger y Martini. El Corriere della Sera aseguraba ayer que ninguno de ambos juzga practicable su respectiva candidatura.

A los recelos hacia la candidatura de Ratzinger de sus compatriotas alemanes, se suman los de la iglesia de Estados Unidos: esos 11 electores sospechan que Ratzinger, más adicto a la doctrina que al aparato, dejaría el poder a la curia de ser elegido Papa.

En cambio, el llamamiento del cardenal Martini a la colegialidad suena a música celestial a muchos cardenales con gobierno diocesano, quienes creen que la era Wojtyla ha mermado su autonomía. En la Barcelona eclesial corre un chiste ilustrativo: los sacerdotes sufren tortícolis de tanto mirar hacia Roma.

'Eligo in Summum Pontificem'

Juan Pablo II estipuló con todo detalle cómo se desarrollará la elección de su sucesor. Esa primera tarde del lunes 18 en la capilla Sixtina, los electores dispondrán de papeletas impresas con la frase latina Eligo in Summum Pontificem (elijo como Sumo Pontífice) y un espacio debajo para el nombre del votado, que cada elector debe escribir "con caligrafía lo más irreconocible posible". Los votos se introducen uno a uno en la urna, previo juramento. Este es el motivo de que las sesiones duren entre dos y tres horas como mínimo; si el lunes 18 se procede a la primera votación, llevará su tiempo a los 115 electores pronunciar sus juramentos y votar. Luego toca hacer el escrutinio, y las papeletas se queman para producir la fumata informativa: negra, si no ha habido mayoría de dos tercios, y blanca, si se ha elegido al nuevo Papa. Esta vez, además del humo blanco, repicarán las campanas de la basílica de San Pedro. Atentos a cuestiones de orden práctico, los electores sortearon ayer las habitaciones que ocuparán en la Casa de Santa Marta.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

20 Oct 2019

Primer premio

8 4 7 0

CDDA

Serie: 10 Folio: 12

2o premio

7993

3er premio

2019

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código