Prorrusos permiten traslado de cuerpos

Los rebeldes prorrusos cedieron ayer a las presiones internacionales y permitieron el traslado de 196 cadáveres del avión malasio siniestrado en el este de Ucrania a una estación de tren donde aguardan en vagones frigoríficos su identificación.

“Abrimos la puerta y, como es fácil de imaginar, el olor era insoportable, pero la refrigeración es un hecho. Nos informaron de que la temperatura en los vagones es de cero grados Celsius, aunque podría ser incluso menos”, aseguró a la prensa el canadiense Michael Bociurkiw, miembro de la misión de la Organización para la Cooperación y la Seguridad en Europa.

Como pudo constatar EFE, el tren con los tres vagones frigoríficos permanece en la vía listo para partir en la estación de la pequeña localidad de Tores, pero los maquinistas están a la espera de las órdenes procedentes de Donetsk, capital de la región.

Los cinco vagones que componen el tren están herméticamente cerrados y en la zona no hay rastro de los milicianos rebeldes ni de seguridad policial.

Muchos de los cadáveres de las 298 personas que iban a bordo del vuelo desde Amsterdam siguen esparcidos en los campos.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

12 Dic 2018

Primer premio

6 1 5 2

DCCA

Serie: 16 Folio: 8

2o premio

1812

3er premio

7402

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código