QUEDÓ DESARTICULADA LA FAMILIA QUE GOBERNÓ LIBIA 42 AÑOS

Saif Gaddafi fue capturado

En Trípoli y en Bengasi, ´excapital´ de los rebeldes en el este del país, los festejos estallaron en las calles al anuncio del arresto.

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203axSGAN.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203axSGAN.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203axSGAN.jpg

Saif al Islam Gaddafi, el último hijo prófugo del fallecido exdirigente de Libia, Muammar Gaddafi, y buscado por la Corte Penal Internacional (CPI) por supuestos crímenes contra la humanidad, fue detenido por los exrebeldes en el sur de Libia.

Poco después del anuncio de su captura, los pedidos de que sea juzgado por la CPI se multiplicaron a nivel internacional, pero las autoridades libias, que se comprometieron en cooperar con la CPI, dieron a entender que Saif al Islam podría ser juzgado en Libia.

Saif al Islam, presentado durante mucho tiempo como el probable sucesor de Muammar Gaddafi, “fue detenido en el sur libio”, declaró ayer sábado a la AFP Mohamed al Allagui, ministro de Justicia y Derechos Humanos del Consejo Nacional de Transición (CNT), sin precisar la fecha de la captura.

Saif Gaddafi llegó hacia las 4:00 de la tarde (14:00 GMT) al pequeño aeropuerto de Zenten, a 170 km al suroeste de Trípoli, según las imágenes filmadas por un combatiente de los exrebeldes. Según estas imágenes, bajó del avión en medio de una situación caótica y una multitud de combatientes y curiosos se empujaban para verlo, filmarlo e incluso pegarle.

Saif al Islam, con una tupida barba, estaba vestido con un turbante marrón y tenía vendados algunos dedos de una mano.

Según jefes militares del CNT, hace un mes Saif al Islam resultó herido en el bombardeo de su convoy cuando dejaba Bani Walid (170 km al sureste de Trípoli) al caer ese bastión gadafista a mediados de octubre.

Desde el 27 de junio, Saif al Islam, de 39 años, era objeto de una orden de captura del CPI por sospechas de crímenes contra la humanidad. Está acusado de haber tenido “un rol clave para ejecutar un plan” concebido por su padre para “reprimir por todos los medios” el levantamiento popular.

El primer ministro libio interino, Abdel Rahim al Kib, afirmó ayer sábado que Saif al Islam Gaddafi, tendrá un “juicio justo, en el que los derechos y la ley internacional estarán garantizados”.

“El sistema judicial va a comunicar con la Corte Penal Internacional (CPI) para examinar dónde Saif al Islam será juzgado”, subrayó.

“Toda cooperación con los organismos internacionales es bienvenida”, continuó, sugiriendo que las autoridades prefieren que sea juzgado en Libia.

Las autoridades libias tienen la obligación de entregar a Saif al Islam, indicó un portavoz de la CPI a la AFP, sin excluir la posibilidad de un juicio en Libia.

“Si las autoridades creen que un juicio a nivel nacional es una mejor solución pueden solicitar a La Haya (sede de la CPI) que no admita el caso, basándose en el principio de la complementariedad de las cortes”, declaró.

Otro portavoz precisó que el fiscal de la CPI, Luis Moreno-Ocampo, viajará a Libia la semana próxima.

Estados Unidos, la Unión Europea, Francia y Gran Bretaña pidieron al nuevo poder libio que cooperara con la CPI y que le garantizara un juicio justo.

Amnistía Internacional y Human Rights Watch pidieron asimismo por separado al CNT que entregara Saif al Islam a la CPI para evitar “lo que le sucedió a Muammar y Muatasim Gaddafi”, ambos asesinados luego de ser capturados vivos.

El representante especial de la presidencia rusa para África, Mijail Marguelov, subrayó que Rusia está satisfecha de que Saif al Islam haya escapado a un “juicio sumario”.

La OTAN declaró por su parte que tiene “confianza” en las autoridades libias para que la justicia siga su curso.

En Trípoli y en Bengasi, “excapital” de los rebeldes en el este del país, los festejos estallaron en las calles al anuncio del arresto.

Saif al Islam apareció en público por última vez la noche del 22 de agosto cuando la rebelión lo daba como capturado.

El hijo de Gaddafi apareció delante de los periodistas extranjeros asegurando que todo iba “bien” en Trípoli, unas horas antes de la caída del cuartel general de su padre en la capital libia.

El fiscal de la CPI, Moreno Ocampo, declaró en varias ocasiones que tuvo “contactos” las últimas semanas con Saif al Islam a través de intermediarios en vistas de una eventual rendición.

El conflicto en Libia terminó el 23 de octubre con la proclamación por el CNT de la “liberación total” del país, tres días después de la muerte de Muammar Gaddafi.

Saif al Islam era el último hijo de Gaddafi aún buscado en Libia. Tres de sus hermanos murieron durante el conflicto, mientras que los otros hijos del exdirigente se refugiaron en países vecinos, Argelia y Níger.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

GOBIERNO MANTIENE INHABILITACIÓN Tocumen rechazará oferta de Odebrecht

Carlos Duboy, gerente de Tocumen, S.A.LA
Ricardo Iturriaga

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código