FACEBOOK LIVE: ¿Qué quieres saber del Cepadem? Trataremos el tema desde las 2:00 p.m.

VISTAZO

El mundo observa el 11 de septiembre

El papa Benedicto XVI pidió al mundo que resista la tentación hacia el odio y en su lugar trabaje en pos de la solidaridad, justicia y paz.

Una década después de los ataques del 11 de septiembre, el día que cambió tantas cosas para tanta gente, los dirigentes mundiales y personas de todas las condiciones hicieron un alto para reflexionar.

Empero, también hubo aquellos –entre ellos un ex primer ministro de Malasia– que repitieron la teoría de que el propio Gobierno estadounidense orquestó los ataques.

De Australia a España, las ceremonias oficiales rindieron honores a casi 3 mil víctimas de más de 90 países.

Y, como aviso de que la amenaza sigue vigente, la policía sueca dijo que detuvo ayer domingo a cuatro personas bajo sospecha de preparar un atentado terrorista, al mismo tiempo que las autoridades en Washington y Nueva York reforzaron las medidas de seguridad en respuesta a confidenciales policiales de que era posible un ataque con un vehículo cargado de explosivos.

Los ataques del 11 de septiembre dieron pie en todo el mundo a legión de teorías conspiradoras, especialmente entre los islamitas que ven en la tragedia la mano oculta de Israel o la de Estados Unidos.

Para algunas personas, el dolor nunca cesa.

En Malasia, Pathmawathy Navaratnam se levantó el domingo en su casa suburbana de Kuala Lumpur e hizo lo mismo que ha hecho en la última década: dar los “buenos días” a su hijo Vijayashanker Paramsothy.

El analista financiero de 23 años murió en el ataque de Nueva York. “Es mi tesoro. Vivió su vida con plena intensidad, pero no puedo aceptar que no se encuentra ya aquí”, dijo Navaratnam. “Yo sigo viva, pero por dentro estoy muerta”.

En Manila, decenas de antiguos residentes de viviendas precarias ofrecieron plegarias, rosas y globos en honor de otra víctima, la ciudadana estadounidense Marie Rose Abad.

El barrio fue otrora sombrío y ruinoso, apestando a basura. Empero, en 2004, el esposo de Abad, el filipino-estadounidense Rudy, construyó 50 viviendas de vivos colores, cumpliendo el deseo de su difunta esposa de ayudar a los empobrecidos filipinos. Desde entonces la aldea lleva su nombre.

El ex primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamad, detractor vitriólico de Occidente, escribió en su blog que los musulmanes árabes son incapaces de “planear y ejecutar” dichos ataques. Agregó que “no es impensable” que el expresidente George W. Bush hubiese mentido sobre quién fue responsable del 9/11.

En Pakistán, los partidarios de un partido político islamita realizaron protestas antiestadounidense con motivo del aniversario, portando carteles con las teorías conspiradoras. Esas algaradas, de unos 100 concurrentes, tuvieron lugar en la capital, Islamabad, y en la ciudad de Multán.

Esos acontecimientos y comentarios apenas atrajeron la atención en un día dedicado al luto y el dolor que traen los recuerdos.

En Japón, muchas familias se congregaron en Tokio para rendir tributo a los 23 empleados del Fuji Bank que no lograron escapar de su oficina en el Centro Mundial de Comercio. Una docena de las víctimas eran japonesas.

Uno a uno, los familiares depositaron flores ante una urna de cristal que contenía una pequeña sección de acero recuperada de la zona cero. Se inclinaron respetuosamente y algunos tomaron fotos mientras otros guardaron silencio. No hubo lágrima, solamente pensamientos recónditos.

En Londres tuvo lugar una ceremonia en Grosvenor Chapel. Courtney Cowart, que casi fue sepultada viva al desplomarse la torre norte del World Trade Center, describió el miedo que pasó cinco días después cuando volvió para participar en un servicio religioso.

“Al entrar en el corazón de la oscuridad quedé aterrada. Estábamos empequeñecidos por la inmensidad de los escombros que nos rodeaban. Era un paisaje desprovisto de todo color”, contó.

Por otro lado, unas pocas decenas de manifestantes se congregaron ante la embajada estadounidense y quemaron una reproducción de la banderas de las barras y estrellas durante el minuto de silencio realizado con motivo del aniversario. Cerca, un reducido grupo de musulmanes realizó una contramanifestación.

En Italia, el papa Benedicto XVI ofició una misa al aire libre en Ancona, donde pidió al mundo que resista “la tentación hacia el odio” y en su lugar trabaje en pos de la solidaridad, justicia y paz.

En París, donde fueron planeadas varias ceremonias, una asociación de “amigos” franceses de Estados Unidos iba a descubrir una réplica temporal de nueve plantas, hecha a escala, del World Trade Center con los nombres de las víctimas.

Unas 150 personas, algunas de ellas con banderas estadounidenses, se concentraron en Madrid para plantar 10 robles americanos en el parque Juan Carlos I, en una ceremonia presidida por el príncipe Felipe, heredero de la corona, y su esposa la princesa Letizia.

Y en Roma, las autoridades iluminarán al anochecer el Coliseo como muestra de solidaridad, junto con ceremonias especiales en la catedral Notre Dame de París y la catedral de San Pablo en Londres.

El Talibán observó el aniversario con la promesa de continuar combatiendo a las fuerzas estadounidenses en Afganistán e insistir en que no tuvieron participación alguna en los ataques del 11 de septiembre.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código