VENEZUELA. El próximo presidente deberá resolver las altas tasas de homicidio

El poder del petróleo

Quien gane en esos comicios tendrá que hacer frente a una nación rica, pero con graves problemas sociales y económicos, así como polarizada políticamente.

Las mayores reservas de petróleo del mundo. La sexta ciudad más violenta del planeta. El tercer puesto con menor porcentaje de pobreza en Latinoamérica. Esos son algunos de los rasgos de Venezuela. Una nación que en siete días decidirá su futuro político en las urnas al elegir su próximo presidente.

La contienda presidencial será entre Hugo Chávez, quien intenta reelegirse y ostenta el poder desde el 2 de febrero de 1999 y el líder de la oposición Henrique Capriles.

Quien gane en esos comicios tendrá que hacer frente a una nación rica, pero con graves problemas sociales y económicos, así como polarizada políticamente.

RIQUEZA

La mayor riqueza de que dispone Venezuela es el petróleo, con unas reservas confirmadas de 295 mil 500 millones de barriles.

Este año, según datos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, Venezuela ha ingresado entre enero y abril, 21 mil millones de dólares.

Según este organismo, si se conserva esa tendencia a finales de año, esto supondría unos ingresos de 63 mil millones de dólares. El año pasado, según datos de la empresa estatal Petróleos de Venezuela S.A., en 2011 vendieron por valor de 123 mil 900 millones de dólares.

Estos ingresos que suponen la mayor riqueza del país y 95% de sus exportaciones, también sirven para pagar deuda con China. Este país asiático le ha prestado a Venezuela cerca de 38 mil millones de dólares, que se pagan mitad en efectivo y mitad en petróleo. Esto supone que 200 mil barriles diarios se destinan a amortizar esa deuda.

A esto hay que añadir la venta de petróleo financiado o por intercambio que Venezuela hace con países de Centroamérica, Sudamérica o el Caribe.

Estos financiamientos suponen cerca de 6 mil 700 millones de dólares anuales que el Gobierno venezolano deja de percibir

POBREZA

En la última década, los niveles de pobreza en Venezuela han disminuido de 49.4% a 27.8%, que es una disminución de 21.6 puntos porcentuales.

Los analistas consideran que esa reducción se debe a varios factores, como el aumento salarial y los proyectos sociales.

El último incremento en los salarios tuvo lugar el pasado 15 de septiembre y representó 15%. Era la segunda parte, ya que el 1 de mayo tuvo lugar otro similar.

Este año, el salario mínimo se ha visto aumentado en 32.25%. Por esto el salario mínimo pasó de 360 dólares en abril a 477 dólares en septiembre.

Este aumento salarial alcanzó a cerca de 3 millones 600 mil trabajadores de los cerca de 12 millones de personas que forman parte de la población económicamente activa.

A esto hay que añadir que 2011 cerró con una inflación de 27.6%, mientras 2010 lo hizo con 27.2%.

Este año, Venezuela lleva en julio una inflación de 7.5%, situándose como la segunda más alta de la región detrás de Argentina.

Desde 1999 a 2011, el Gobierno venezolano liderado por Hugo Chávez ha destinado 468 mil 618 millones de dólares a la inversión social, que representa 60.6% de los ingresos del país.

Esto supone un incremento de 400% con respecto al período de 1986 a 1998, que fue de 73 mil 494 millones de dólares.

Desde 2003, estas inversiones sociales se han denominado misiones sociales y se financian con los ingresos petroleros. Su finalidad es cubrir necesidades básicas de la población, como son salud, nutrición o vivienda.

Las cinco más importantes se definieron en 2011. La primera es Hijos de Venezuela, que tiene como finalidad acabar con la pobreza extrema que descendió entre 2000 y 2010 en 11.5%, pasando de un 22.2% a un 10.7%. Otra es Gran Misión Saber y Trabajo, que intenta acabar con el desempleo y capacita a trabajadores, sobre todo jóvenes que representan 40% de los desempleados inscritos en este programa. También está Gran Misión Vivienda Venezuela, que tiene como objetivo la construcción de 2 millones de viviendas en seis años.

Amar es otro de los proyectos que está dirigido a las personas de la tercera edad para que puedan percibir pensiones. Y la última se llama Misión Agro Venezuela, que aspira a lograr reducir las importaciones de alimentos, para ello se otorgan créditos para apoyar la agricultura.

VIOLENCIA

Otro factor importante en la vida diaria de los venezolanos es la violencia.

Durante los seis primeros meses del año, se produjeron 9 mil 510 homicidios en todo el territorio venezolano. De ellos, 2 mil 305 sucedieron en la capital, Caracas.

Estas cifras corresponden al conteo del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas. La capital venezolana está considerada la sexta ciudad más peligrosa del mundo.

Otro aspecto violento es el aumento en 67% de los secuestros en relación al primer trimestre de 2011.

Ese año en total hubo mil 50 secuestros, que suponen 23 veces más que en 1999. A esto hay que sumar el asesinato de 155 funcionarios de los diferentes cuerpos de seguridad del Estado a lo largo de los primeros ocho meses del año.

A la violencia diaria que azota este país hay que unirle que padece 7.4% de desempleo y que cada año cerca de 260 mil jóvenes se incorporan al mundo laboral. Un mundo donde cada vez hay menos inversión privada.

En 2008 fue de cerca de 7 mil 300 millones de dólares, pero dos años después era de 5 mil 200 millones de dólares. Es decir, se redujo 31.2%. Los motivos son la caída de las ventas internas, así como el alto riesgo tanto político como económico por el temor a las expropiaciones.

Estos son algunos de los factores a los que se deberá enfrentar el futuro presidente venezolano que salga elegido en las urnas el próximo 7 de octubre.

Si es Chávez, supondrá seguir y reforzar el modelo ya creado. Si es Capriles, supondrán cambios como el fin de la venta de petróleo financiada.

El impacto de las elecciones venezolanas en el mundo

El resultado de las elecciones presidenciales en Venezuela tendrá un especial impacto en Latinoamérica, pero también en países aliados del mandatario Hugo Chávez, como Irán, Siria o China.

El hecho de que el carismático líder socialista siga al frente del país petrolero a partir del 7 de octubre o si, por el contrario, asume el poder el opositor Henrique Capriles puede traer consecuencias o, por lo menos, influir en distintos puntos del planeta, especialmente en América Latina, coincidieron analistas consultados por Efe.

“En toda la región hay mucho interés por el resultado del proceso electoral venezolano debido al papel protagónico que ha intentado jugar el presidente Chávez y a algunas alianzas con países vinculados ideológicamente a él que han recibido muchos beneficios”, planteó el analista Juan Francisco Contreras.

Impulsor de mecanismos regionales como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA) o Petrocaribe, Chávez ha tratado de llevar la batuta latinoamericana desde que accedió al poder en 1999.

El presidente venezolano ha impulsado estrechas alianzas con el llamado eje bolivariano, integrado por Cuba, Nicaragua, Ecuador y Bolivia, así como con Brasil o Argentina.

Con la mayor reserva mundial de petróleo, el mandatario ha financiado programas de todo tipo en países de la ALBA y Unasur y ha distribuido millones de barriles de petróleo a países caribeños en condiciones de financiación favorables.

Además, Latinoamérica genera un tercio de las multimillonarias importaciones venezolanas, con Brasil y Colombia al frente, mientras que decenas de empresas regionales tienen importantes inversiones en el país.

“Venezuela es una pieza importante que puede hacer una diferencia en el rompecabezas latinoamericano”, dijo Elsa Cardozo.

Para la académica, si Chávez consigue su tercera reelección deberá lidiar con un ambiente regional con “menos margen de maniobra” por el ascenso de gobiernos “hacia el centro del espectro político”, como Colombia, México, Chile o, incluso, Perú.

Entretanto, el “pragmatismo” se impondría en el caso de que Capriles, quien se define de centro-izquierda, ganara las elecciones llevando “el mapa latinoamericano a un color más homogéneo políticamente”.

Después de abandonar en 2011 la Comunidad Andina de Naciones (CAN), Venezuela se incorporó en junio pasado al Mercosur tras la suspensión temporal de Paraguay, que mantenía bloqueado el ingreso.

Chávez ya adelantó que potenciará su presencia en este bloque económico, aunque en septiembre inició la ruptura con otro mecanismo de integración regional, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Capriles criticó esta última medida y anunció que, de ganar, no abandonará la ALBA, regresará a la CAN y se mantendrá, pese a sus reticencias iniciales, en el Mercosur.

Pese a la retórica antiimperialista de Chávez, EU sigue siendo el principal cliente del país sudamericano, a quien vende diariamente alrededor de 1.5 millón de los 2.5 millones de barriles que exporta y que convierten a Venezuela en uno de los principales proveedores de petróleo de ese país.

Sin embajadores y con las relaciones diplomáticas en su punto más bajo, el Gobierno de EU “le alegraría mucho que Chávez no tuviese su tercera reelección”, asegura Cardozo, aunque puntualiza que Capriles no podría volver “a viejas prioridades”.

“A China no se la puede ignorar”, apunta la profesora de la Universidad Central de Venezuela al referirse al gigante asiático, segundo y pujante socio de Venezuela con el que mantiene un endeudamiento de más de 30 mil millones de dólares.

Con participación casi exclusiva del rico mapa aurífero venezolano, construcción de satélites o convenios de construcción de refinerías, China mantiene con Caracas una relación comercial cada vez más amplia.

Pero no solo con China ha incrementado las relaciones el presidente Chávez, también con polémicos países como Irán, Siria o Bielorrusia.

Según Contreras, si gana, Chávez profundizará la actitud de “desafío a los países occidentales” y continuará con su esquema de política exterior “anti”: “antinorteamericano, antiimperialista y anticapitalista”.

Sin embargo, Cardozo apunta que el programa de Chávez indica que “quizás habrá menos énfasis en estas causas remotas” como el apoyo irrestricto al líder sirio, Bashar al Assad, o al presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, y dará prioridad a potencias emergentes como los BRICS (Brasil, India, China, Rusia y Sudáfrica).

“No cabe esperar para nada relaciones estrechas con países como Bielorrusia, Irán o Siria en el caso de que Capriles gane las elecciones”, según Cardozo.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

15 Ago 2018

Primer premio

2 4 0 9

DCAD

Serie: 5 Folio: 8

2o premio

3610

3er premio

1029

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código