FACEBOOK LIVE: ¿Qué quieres saber del Cepadem? Ver aquí

CONSTRUYENDO SU PROPIO LEGADO

La princesa en su laberinto

Park no es cualquiera, es la hija del dictador Park Chung-hee, quien gobernó Corea del Sur desde 1961 hasta su asesinato en 1979.

SENTIDO DEL DEBER. La ´princesa´ Park lleva dentro el mito de su padre. Su carrera política comenzó en 1974, su madre, Yuk Young-Soo, fue asesinada por un agente de Corea del Norte y la joven, de apenas 22 años, se convirtió así en la primera dama del país.AP SENTIDO DEL DEBER. La ´princesa´ Park lleva dentro el mito de su padre. Su carrera política comenzó en 1974, su madre, Yuk Young-Soo, fue asesinada por un agente de Corea del Norte y la joven, de apenas 22 años, se convirtió así en la primera dama del país.AP
SENTIDO DEL DEBER. La ´princesa´ Park lleva dentro el mito de su padre. Su carrera política comenzó en 1974, su madre, Yuk Young-Soo, fue asesinada por un agente de Corea del Norte y la joven, de apenas 22 años, se convirtió así en la primera dama del país.AP

Hace 200 años, la monarquía era la forma más común de gobierno. Hoy, de las casi dos centenas de Estados que se reparten el planeta, solo quedan unas 44, de las cuales solo un puñado son absolutas: Arabia Saudí, Omán, Brunei, Catar, Suazilandia y el Vaticano. 

A pesar de esta drástica evolución política, existe un aspecto de las monarquías que parece no haber perdido su atractivo: la facilidad con la que los hijos de antiguos líderes alcanzan el poder. En algunos casos es de manera inmediata y autoritaria, de dictador a dictador, como en Corea del Norte con los Kim o en Siria con los Assad. En otros, la transición es democrática y espaciada en el tiempo, como el caso de los Bush en EU, los Bhutto en Pakistán, los Nehru-Gandhi en la India o más recientemente los Kenyatta en Kenia. Y finalmente, están los casos en que ciertas dinastías trascienden las fronteras de la dictadura y la democracia, cuando los hijos de los dictadores ganan elecciones. En Panamá lo conocemos bien, pero el último caso se dio en Corea del Sur. 

Hace poco menos de dos semanas, Park Geun-hye se convirtió en la primera mujer Presidente de la República de Corea (ROK). En un país donde las mujeres representan apenas el 3% de los altos puestos del gobierno y 16% de los escaños de la Asamblea Nacional, su llegada a la Casa Azul es, cuando menos, inusual. Pero Park no es cualquier mujer. Es la hija de Park Chung-hee, el dictador militar que gobernó la ROK desde 1961 hasta su asesinato en 1979. 

Park Chung-hee es una de las figuras más controvertidas de la historia surcoreana. De alguna manera, la controversia sigue líneas que en Latinoamérica conocemos bien. Para sus detractores, Park fue un tirano que encarceló -y torturó- a muchos oponentes e incluso prohibió la música rock y las minifaldas. Pero para la mayoría de los coreanos, que consistentemente lo eligen como el mejor Presidente de la historia del país, lo importante fue el rol crucial que jugó en el nacimiento y desarrollo de la dinámica economía de la ROK -la cuarta más grande Asia, y la 15ta. del mundo- y en la restauración de la dignidad del país. En otras palabras, el represivo dictador Park es el principal responsable de un 'milagro' que llevó a uno de los países más pobres del mundo a convertirse en uno de los 'tigres' del continente más importantes para la economía mundial. 

Hija de su padre

La princesa del rey Park lleva dentro suyo el mito de su padre. Su carrera política comenzó    en 1974 cuando su madre, Yuk Young-Soo, fue asesinada por un agente de Corea del Norte. Famosamente, Park siguió con su discurso cuando se llevaron a su mujer herida.

Park Geun-hye tenía apenas 22 años y estaba estudiando en Francia, pero tuvo que dejarlo todo para convertirse en la Primera Dama de la ROK. “La muerte de mi madre volteó mi existencia”, escribió en sus memorias. Solo cinco años después, su padre fue también asesinado por su jefe de inteligencia (y cuenta la leyenda que la joven Park, al enterarse de su muerte, su primera reacción fue preguntar si todo estaba bien en la frontera con Corea del Norte).

La Presidenta, por ende, no solo creció frente a todos los coreanos. También heredó el sentido de deber de su padre y, por encima de todo, sufrió, como toda una Kennedy, las pérdidas más grandes de su vida frente a su pueblo. “No tengo familia que cuidar”, dijo durante la campaña. “No tengo hijos que hereden mis pertenencias. Ustedes, el pueblo, son mi única familia, y su felicidad es el único motivo por el que estoy en la política”.

Tras 19 años alejada de la vida política, volvió en 1998, “para salvar al país”, cuando la ROK luchaba por salir de la crisis financiera asiática. Ganó un escaño en la Asamblea Nacional y ahí se mantuvo hasta el año pasado, forjándose una fama casi intachable a lo interno del Gran Partido Nacional (GNP, rebautizado ahora Saenuri). Durante sus dos períodos como presidenta del GNP (2004-2006 y 2011-2012), el partido nunca perdió una elección, lo que le valió el apodo de “reina de las elecciones”. Su última victoria, en las elecciones de diciembre, la ha hecho volver, 33 años después, a la Presidencia del país. Un lugar que ella, quizá más que ningún otro coreano, puede llamar casa.

Hijos de dictadores

A la Presidenta, naturalmente, no le faltan detractores. Los que la conocen, hablan de una actitud elitista, un miedo irracional a la traición y de poca tolerancia a la crítica. Más allá de eso, la gran mayoría de sus opositores utilizan el fantasma de su padre para criticarla. Algunos la llaman “princesa Geun-hye”, por su crianza y educación cuasi aristocrática. Otros la culpan por no alejarse lo suficiente del lado oscuro del legado del dictador. Durante la campaña, Park pidió disculpas por los abusos del régimen de su padre, pero evitó criticarlo a él directamente. “Dudo que el pueblo coreano quiera ver a una hija pisoteando la tumba de su padre”, aseguró.

Pero no fue suficiente. Uno de sus oponentes electorales, Moon Jae-in, llegó a decir que “ella y yo nacimos el mismo año, pero nuestras vidas han sido completamente distintas. Mientras yo vivía en la pobreza, ella vivía la vida de una princesa en la Casa Azul. Y mientras yo luchaba contra la dictadura, ella era una parte integral de la misma”. Entre sus oponentes, el chiste de moda es que ambas Coreas están gobernadas por hijos de dictadores.

La relación con ese otro hijo de dictador será uno de los mayores retos que la Presidenta tendrá que asumir. En medio de amenazas y una retórica cada vez más amenazadora, la DPRK anunció que se retirará mañana, 11 de marzo, del Armisticio de 1953 que acabó con la guerra de Corea. Además Pyongyang cortará toda comunicación con Seúl e ignorará el pacto de no-agresión entre ambos países. Muchos analistas coinciden en que Pyongyang intenta renegociar el armisticio para, entre otras cosas, obtener reconocimiento formal de parte de EU. Park, por su parte, ha dicho que no enviará ayuda a la DPRK hasta que cesen con su programa nuclear, pero que intentará reunirse con Kim Jong-un “si sirve para ayudar a las relaciones intercoreanas”.

En el ámbito internacional, la Presidencia de Park tendrá también que lidiar con China, que si bien ofrece grandes oportunidades económicas, también considera la alianza EU-ROK como un obstáculo a su dominio regional, sin mencionar que es el principal aliado de la DRPK a nivel internacional. Luego está Japón, con el que la ROK mantiene una relación problemática -principalmente por el trauma de las cuatro décadas (1905-1945) de ocupación japonesa- que vive uno de sus momentos más tensos de la actualidad por la disputa que ambos países mantienen por dos pequeñas islas y una treintena de rocas que los japoneses llaman Takeshima y los coreanos Dokdo. Finalmente, la ROK tendrá que navegar las complicadas aguas internacionales siendo, por primera vez, miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU.

El problema económico

Sin duda, el dolor de cabeza más grande de Park Geun-hye en la Casa Azul será la economía surcoreana. El nivel de deuda de los coreanos (hipotecas, préstamos, etc.) ha crecido casi al doble que el PIB (13% anual) y hoy es equivalente al 164% de la renta disponible. Además, el mercado de bienes raíces, donde se había invertido gran parte de la deuda, se ha paralizado. Por ahora no se teme un desplome del mercado, pero la ROK no puede utilizar más préstamos para estimular la demanda interna y, por ende, el crecimiento.

Mientras que los empleos no crecen, la desigualdad es cada vez mayor. Park ha prometido una “democratización económica” que incluiría una serie de políticas de gasto público y oportunidades para la juventud, pero es difícil imaginar cómo podrá cumplir esas promesas en la actual situación. El principal problema parecen ser los chaebol, o los grandes conglomerados familiares -Samsung y Hyundai, por ejemplo- que dominan la economía y perjudican a los negocios pequeños y medianos. Por otro lado, la economía surcoreana depende en gran parte de las exportaciones de los chaebol, por lo que su nivel de influencia y poder es, cuando menos, desproporcionado. Estos conglomerados fueron piezas clave en el plan económico de su padre -que los favoreció enormemente-, pero ahora parecen haberse convertido en un Frankenstein imposible de controlar.

A nivel doméstico, el camino para Park luce difícil de transitar. La palabra mágica en este sentido parece ser “corrupción”. Su reputación intachable en este aspecto será puesta a prueba en su manejo de algunos escándalos dejados por el presidente anterior, Lee Myung-bak. Y son precisamente los innumerables escándalos que se dan en Corea -que afectan prácticamente a todos los miembros de la clase política- los que le han impedido formar un Gabinete. La “reina de las elecciones” tendrá que dar lo mejor de sí para que el país que su padre forjó no se le salga de las manos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código