LATINOAMÉRICA

Los transgénicos avanzan

Brasil se ha constituido en un ejemplo que atrae a los últimos países donde aún no crecen semillas con el DNA manipulado por el ser humano.

América Latina es uno de los graneros mundiales de alimentos transgénicos, con millones de hectáreas dedicadas a variedades más productivas y resistentes, pese a que Venezuela, Perú y Ecuador mantienen la prohibición de esos cultivos, aunque en este último país las cosas están cambiando.

Desde que la primera soja modificada genéticamente se introdujo en Argentina en 1997, uno a uno los países de la región se han sumado al cultivo de semillas con su ADN alterado, a pesar de las objeciones de algunos grupos ecologistas.

Solo en Brasil, por ejemplo, se cultivan más de 30 millones de hectáreas, área equivalente a Italia, según dijo Francisco Aragao, experto de la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa), una entidad pública, que participó esta semana en Quito en una conferencia sobre el tema.

En ese país casi 90% de la soja, 85% del maíz y entre 30% y 40% del algodón son transgénicos, según Aragao, quien ha contribuido a desarrollar un frijol más resistente a las plagas.

En el mundo el año pasado 15.6 millones de productores, la mayoría pequeños, plantaron 160 millones de hectáreas de transgénicos, según Wayne Parrot, profesor de genética vegetal de la Universidad de Georgia, en Estados Unidos. En 31 países esos cultivos son legales y “en el doble” existen de forma ilícita, dijo.

Según Parrott, en Latinoamérica están proscritos en Venezuela, Perú y Ecuador, aunque, como en el resto del mundo, sus ciudadanos sí consumen alimentos modificados genéticamente, importados de otros países.

En Ecuador la prohibición aparece incluso en la Constitución, aprobada en 2008, pero su principal impulsor, el presidente Rafael Correa, dijo esta semana que esa disposición es “un error” y abrió la puerta a una posible enmienda.

Recientemente se divulgó un estudio realizado en Francia con ratas que dice demostrar que las que se alimentaron con maíz NK603, una variedad transgénica desarrollada por la multinacional estadounidense Monsanto, murieron antes que las que no lo ingirieron.

El primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, dijo la semana pasada que si se confirman esos resultados solicitará a la Unión Europea que prohíba ese maíz.

El estudio ha sido criticado porque “presenta deficiencias muy graves”.

Mientras continúa el debate, Brasil ha pasado de ser importador de maíz a exportador, gracias al cultivo de variedades más productivas, y ha elevado su producción de carne de pollo al alimentar a las aves con ese cereal, según Aragao. Es un ejemplo que atrae a los últimos países donde aún no crecen semillas con el DNA manipulado a su conveniencia por el ser humano.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Desacato del órgano legislativo Antai solicita a la Asamblea cumplir la ley

Yanibel Ábrego (Izq.) y Angélica Maytín
LA PRENSA/Archivo

Corte interamericana de derechos humanos Opinión sobre derechos LGBT es vinculante para Panamá

La Corte IDH concluyó que no encontró motivos para no reconocer el vínculo familiar entre las parejas del mismo sexo.
Tomado de Internet

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Ene 2018

Primer premio

8 4 0 1

BBCA

Serie: 4 Folio: 9

2o premio

7600

3er premio

4478

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código