PATERNALISMO Y MACHISMO

En Kusapín muchos no se afanan por trabajar

El machismo cultural, signo predominante en la comunidad ngäbe buglé y también en la nuestra, sigue activo en diversos campos.

En un recorrido periodístico efectuado en el distrito comarcal de Kusapín, región Ño Kribo, sorprendió un cuadro familiar que se creía había desaparecido con la modernización del país.

En un rancho se encontró a Toribio Culubre (nombre ficticio), de unos 60 años, jefe del hogar, disfrutando de una siesta en una hamaca y de la música típica que escuchaba gracias a un radio de cuatro bandas.

Al indagarle por la familia nos respondió que “las mujeres andaban con los pelaos cobrando las becas”.

Dado que entre los ngäbes se practica la poligamia, nuevamente preguntamos cuántos hijos tenía. Para sorpresa reveló que eran más de 20 con distintas mujeres de la comunidad.

Pero la franqueza de su revelación sorprendió aún más. “Cada uno de mis hijos recibe beca universal, por lo que cada tres meses cobramos $1,200. Al año estamos hablando de $3 mil 600, más $50 que reciben las mujeres cada mes de la Red de Oportunidades”, precisó.

Según sus declaraciones, Toribio, acostado en su chinchorro, administraba al año casi $7 mil, ya que prácticamente era el semental de la comunidad.

Dado que el varón es el que decide en la familia, cuando las mujeres cobran todos estos subsidios estatales por más que el Estado les impone condiciones de que son ellas las encargadas de administrarlos, en la cultura ngäbe buglé es el varón a quien se les entrega.

Casos como el de Toribio pueden encontrarse en muchos caseríos y poblados indígenas, pues su costumbre ha sido así por siglos.

Androcentrismo

Para la socióloga Rosa Villar este es un ejemplo de la teoría androcentrista, que sostiene que toda la vida familiar y social gira en torno al varón. Si bien actualmente existe una preocupación genuina de los gobiernos de proveer a estas poblaciones vulnerables con diversos programas a través de diferentes instituciones públicas, el ejemplo de Toribio refleja que la realidad cultural no ha cambiado, incluso la interacción dentro de las familias.

Villar recomendó que estos programas pasen de nivel de asistencia a uno que le enseñe, que oriente a la mujer a un nivel de desarrollo en que realmente tenga acceso y control de los recursos

Es importante, precisó, que a las mujeres se les permita administrar sus propios ingresos, toda vez que este tipo de conductas no solo se da en los pueblos originarios, si no a nivel de la sociedad en general, donde se puede ver que muchas decisiones a lo interno de nuestros hogares giran en torno al varón.

Paternalismo

Para el dirigente ngäbe Pedro Ábrego, el Gobierno está creando un paternalismo entre las comunidades indígenas del país. No es mala idea de que existan programas sociales para mejorar la calidad de vida del pobre, pero aclaró que estos deben ser mejor planificados.

Según Ábrego, de esa forma las familias en las comunidades utilizarían mejor estos pequeños apoyos y no serían destinados a otros propósitos. El dirigente se refirió a que hay hermanos de etnia irresponsables que derrochan este dinero en las cantinas u otras actividades.

SIN planificación

Ábrego indicó que si bien el área comarcal fue reconocida por Ley 10 de 1997, no ha habido una política de desarrollo planificado para sus comunidades, lo cual motiva la emigración periódica en busca de trabajo, mucho menos hay una política agraria.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código