PUERTO ARMUELLES, CHIRIQUÍ

Obreros esperan próxima colectivización de 14 fincas

Quienes apoyan la creación de una empresa colectiva estiman que es la única forma de poder competir en el mercado.

Pobreza, hambre, migración, deserción escolar, resquebrajamiento familiar y desesperanza son algunas de las tribulaciones en que han estado sumidos los más de 2 mil 400 ex trabajadores bananeros de Barú y sus familias en el último quinquenio, cuando la crisis bananera en la otrora próspera región chiricana toco fondo.

Unos mil obreros partieron silenciosamente a zonas lejanas como el sur de Costa Rica, a los proyectos hidroeléctricos, a La Chorrera a sembrar piñas, a Bocas del Toro y David, para de alguna manera suplir las necesidades de sus familias. Muchos cambiaron a sus parejas y no volvieron más a las bananeras de Barú.

Desempleo ignorado

El distrito de Barú cuenta con 55 mil 775 habitantes según el último censo de 2010 y en el corregimiento de Rodolfo Aguilar viven 15 mil 544 personas. Se buscaron cifras de desempleo en este corregimiento, que es donde operaban las fincas bananeras, pero La Prensa constató que esa medición no se hizo o no aparece en el portal digital del Instituto Nacional de Estadística y Censo.

Queremos trabajo

En un recorrido por las fincas Blanco, Ceiba, Malagueto, Guayacán, Níspero, Corredor, Bogamaní, Javillo, Zapatero, Lechosa y Majagua, entre otras, el panorama en muchas de ellas es desolador. El guarumo, la maleza y las alimañas se han apoderado de centenares de viviendas, cuyos ocupantes las abandonaron en busca de mejores oportunidades.

Ahora cuando se habla de que la Autoridad Nacional de Tierras titulará y entregará una hectárea de tierra a los 2 mil 478 ex trabajadores bananeros, han surgido fuerzas discordantes que reflejan diversidad de intereses.

Un sector mayoritario apuesta a la entrega colectiva de las antiguas fincas fruteras para formar una empresa tipo joint venture con la empresa Pana Plátanos, del inversionista David Ochy, y con ello poder exportar la fruta hacia los mercados internacionales.

Para ello, el pasado 6 de junio se inscribió la Asociación de Trabajadores Agrícolas de Barú (Astabarú), con unos mil socios que están dispuestos a colectivizar la hectárea que les entregue el Estado para el fin arriba mencionado.

La minoría

Otros, más desconfiados y temerosos de nuevos malos manejos, como cuando existía la Cooperativa de Servicios Múltiples Puerto Armuelles R.L. (Coosemupar), exigen la entrega unitaria de tierras para proceder a trabajar su lote, alquilarlo o decidir lo que ellos quieran hacer con él.

Agapito Jiménez, quien laboró en Finca Zapatero, dijo que ha pasado tres años “muy apretado”. Tuvo que emigrar hacia Volcán, Bocas del Toro y La Chorrera, ocultando muchas veces que provenía de las fincas bananeras, pues si lo admitía públicamente de seguro le negarían un empleo por ser tachado de sindicalista y para muchos empresarios eso sería una amenaza

La soledad.

En ese ir y venir, su compañera de 20 años y madre de sus hijos, se cansó de la soledad y de la pobreza en su casita de madera, donde solo se ponía la paila una vez al día. “Ella se fue a la capital donde unos familiares, y al año siguiente de su partida, le comunicó que le dejaba y no regresaría más a ese lugar. Sus hijos, ya en edad productiva, también se fueron a buscar un trabajo.

“Qué le vamos a hacer”, exclamó, es parte de la crisis y sus consecuencias. Yo me regresé a Zapatero, porque escuché que hay una esperanza de trabajo en la producción de plátano. Yo estoy de acuerdo con la entrega colectiva de tierras, el Gobierno debe escuchar a los trabajadores”, expresó con voz cansada Jiménez.

Una oportunidad

Carlos Motta, presidente de la Cámara de Comercio de Barú, considera que se debe dar oportunidad a la empresa que se está formando en Níspero (Pana Plátanos + Astbarú), porque todos claman por una fuente que genere economía y que esa misma economía genere actividad informal en actividades de servicio.

Para Enzo Polo, expresidente de la Cámara de Comercio de Chiriquí, es inexplicable que ahora una comisión de Gobierno anuncie que otorgará títulos individuales a unos 2 mil 500 trabajadores, lo que a su juicio traerá el caos, porque nadie sabe dónde ni cómo va a quedar ubicado cada obrero.

Por otro lado, afirma que ningún empresario podría entrar a negociar, a la vez, con miles de personas con título individual. Sin embargo, Polo Cheva admira que Astbaru continúa trabajando y haciendo frente a la oposición del gobierno provincial.

El reparto

Hace tres semanas, el Gobierno anunció el pago de $19.5 millones al Banco Nacional de Panamá para cancelar la deuda que mantenía la finiquitada Coosemupar y así liberar las 14 antiguas fincas bananeras.

Ahora toca esperar la decisión de cada extrabajador. Si decide favorecer una empresa colectiva u opta por recibir su hectárea de tierra individualmente.

Ya un grupo de 300 personas acude de forma alterna a Finca Níspero, donde la mayoría de ellos, mujeres, trabaja formando semilleros de plátanos, mientras que otros están en los campos abriendo paso a la fértil tierra que oculta la maleza

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código