Refugiado, la alegría no es completa

Dairo Goes, un colombiano de 26 años, reside en El Real de Santa María desde hace 16 años, y ahora ostenta la calidad de refugiado.

Se esfuerza en superarse y actualmente es estudiante universitario. Nos confiesa que tiene 16 años en Panamá y que él y su familia no regresarán a Colombia, porque aún impera la violencia en el área en que vivían y en Panamá hay tranquilidad.

Sin embargo, esa paz de que goza no es completa. Al igual que otros 139 compatriotas que llegaron huyendo de la violencia y la muerte, pide al Gobierno panameño que les otorgue la residencia permanente, pues casi son panameños, ya que llegaron muy pequeños al Darién.

Dairo es agricultor y se queja de que, pese a contar con un título de técnico agropecuario, nunca ha podido lograr un empleo decente en proyectos, organizaciones no gubernamentales o en entidades públicas, porque lo rechazan. La razón, por ser refugiado colombiano.

Otro problema frecuente que enfrentan los que huyeron de la violencia es la lentitud con que se emite el carné a los refugiados para poder circular en el país, fuera del acoso de que son objeto por parte de los agentes de la fuerza pública.

Son solo 139

El secretario ejecutivo de la Oficina de Movilidad Humana, del Vicariato de Darién, Jorge Ayala, explicó que llevan 14 años, junto a la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, brindando apoyo a este grupo de personas que permanecen en Darién por causas forzosas.

De los cientos de colombianos que llegaron desde 1996, solo hay 139 refugiados reconocidos y que en gran porcentaje son de las etnias emberá-wounaan, dispersos en las comunidades del Tuira, Vista Alegre, Alto Playona, Yaviza, El Real, Boca de Cupe y Jaqué.

Limitaciones

Ayala explica que los desplazados enfrentan muchas dificultades, debido a que nunca cambiarán su estatus de refugiados a residentes permanentes, porque la Ley 3 de 2008, que regula la migración en Panamá, no lo permite.

Pese a que el Convenio de las Naciones Unidas de 1951 señala que una persona refugiada después de un año debe ser reconocida como residente permanente e integrarse al país donde esté, en Panamá esto no es aplicable, porque la ley de migración no lo permite.

De momento, señaló, ninguno de los refugiados ha solicitado retornar a sus pueblos de origen, que se ubican en el Chocó, porque en esta zona no hay paramilitares ni frentes guerrilleros como tales, pero sí bandas, grupos de traficantes y movimientos subversivos que se han unido para atacar a los pueblos, por lo que ninguno de ellos regresará si no hay garantía de paz en su país de origen.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código