Sacan a 700 personas para evitar tragedia

Los técnicos en hidrología e ingeniería siguen buscando una alternativa para resolver los riesgos del embalse del río Palo Blanco, en el distrito de Barú.

Con lágrimas en los ojos, cientos de mujeres, niños y ancianos dejaron atrás sus casas, animales y enseres en los poblados de Balaspit, San Antonio, Majagua, Blanco Arriba y otras que están en riesgo por estar contiguas al cauce del río Palo Blanco, en el distrito de Barú.

En tanto, hidrólogos e ingenieros civiles analizan hacer derrames progresivos del agua represada en las montañas de la región, desde la semana pasada.

La gobernadora de Chiriquí, Aixa Santamaría, sobrevoló el área con personal del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), donde el río se embalsó como resultado de un gran derrumbe la semana pasada. Santamaría dijo que la situación es de riesgo y la prioridad es sacar a todas las personas de esas comunidades.

Albergues

La regente de la provincia aseguró que se habilitaron dos albergues temporales, uno en el gimnasio del corregimiento de Progreso y otro en el colegio secundario de Puerto Armuelles. Hasta el momento se sabe que han llegado unas 300 personas a estos hospedajes, donde se les ha provisto de comida caliente, ropa y agua.

Al cierre de la edición, el Sinaproc, la Cruz Roja, el Cuerpo de Bomberos, el Servicio Nacional de Fronteras y la Policía Nacional habían evacuado a unas 700 personas de los caseríos citados. Algunas de ellas prefirieron irse a casa de familiares en lugares seguros. “Aquí también se les brinda atención médica”, dijo Santamaría.

Monitoreo

En tanto, personal del Sinaproc realiza, cada hora, un monitoreo del dique del río con los especialistas en hidrología para tener información constante de la represa.

Abelardo Serrano, director encargado del Sinaproc, estima que el río podría verter las aguas de forma natural cuando logre su máximo nivel, pero también se analiza entrar vía terrestre, pese a la dificultad topográfica, para llevar a las personas y proceder a realizar vertimientos controlados.

Inquietud persiste

Oriel Orocú, residente en San Antonio, otrora finca bananera, abandonó sus cultivos y su casa a bordo de su motocicleta.

Relató que en esa comunidad vivían unas 250 personas y criticó que la evacuación se esté haciendo con lentitud, ya que el río se represó hace una semana.

Mientras, el director regional de Educación, Gertrudis Rodríguez, anunció la suspensión de clases en las escuelas de Los Planes, Tres Brazos, San Antonio y Blanco Arriba; la primera de ellas se inundó, al igual que la comunidad, por el embalse del río Palo Blanco.

Las demás corren el riesgo de ser arrasadas, de abrirse el embalse.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código