PROEZA DEL 9 DE NOVIEMBRE DE 1903

Santiago de Veraguas honra a sus próceres

Juan Bautista Amador García convocó a los lugareños para adherirse a la gesta separatista de Panamá de Colombia.
Busto de Manuel Salvador Pinilla en el parque municipal de Santiago, antigua plaza mayor, donde los patriotas apoyaron la causa separatista. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Víctor Rodríguez. Busto de Manuel Salvador Pinilla en el parque municipal de Santiago, antigua plaza mayor, donde los patriotas apoyaron la causa separatista. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Víctor Rodríguez.
Busto de Manuel Salvador Pinilla en el parque municipal de Santiago, antigua plaza mayor, donde los patriotas apoyaron la causa separatista. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Víctor Rodríguez.

El reloj marcaba las 2:00 p.m. del 9 de noviembre de 1903 cuando en la plaza mayor de la ciudad de Santiago de Veraguas, Juan Bautista Amador García reunió a una gran cantidad de habitantes para declarar que este poblado se sumaba al nacimiento de la nueva República.

“Adelante... viva la República”, gritó Amador García, en el preciso momento en que los presentes lanzaban vítores por tan feliz acontecimiento.

A la convocatoria asistieron prominentes personajes de esta comunidad, entre los que se destacaron Manuel Salvador Pinilla, redactor del acta del “Grito de Santiago”, y Oscar Fábrega, quienes además constituyeron la “Junta patriótica” de la época.

De esta manera, la capital de la provincia de Veraguas se unía a la gesta separatista de Panamá de Colombia del 3 de noviembre de 1903.

HISTORIA

La historia del llamado “Grito de Santiago”, que hoy cumple 110 años, fue recogida en algunos escritos compilados por historiadores veragüenses, quienes relatan que en aquella época Amador García, sobrino del primer presidente, Manuel Amador Guerrero, fue el primer ciudadano santiagueño en recibir de parte de Ramón Valdés López el telegrama procedente desde la capital en donde se proclamaba la República y, por ende, se ordenaba la adhesión a esta gesta.

Según el libro Cincuentenario de la República, escrito por Ismael Ortega, tras esta proclamación el prefecto de la provincia, Aníbal García, resignó su mando ante los patriotas santiagueños y ordenó que se entregaran las armas que en sus manos había puesto el ejército de Colombia, para que el pueblo tomara control del cuartel de policía.

DESCUIDO

Para el sociólogo e historiador Víctor Jordán Anria, la actitud de estos insignes patriotas fue un acto de “valentía”, de la cual se carece en estos tiempos.

El también docente lamentó el hecho de que ahora es poco o casi nada lo que se habla en las escuelas veragüenses respecto a esta gesta patriótica.

Por su parte, Rodrigo Andrade, director regional del Ministerio de Educación, expuso que este año se ha hecho énfasis en que los estudiantes de las escuelas públicas no solo participen de los desfiles cívicos, sino que también lean y conozcan sobre las fechas históricas y los próceres que las protagonizaron.

En tanto, Roberto García, edil y vicepresidente del Consejo Municipal de Santiago, aseguró que todos los años se hace énfasis en destacar la figura de los próceres que se sumaron a la conformación de la República.

Para hoy sábado desde las 7:00 a.m. se iniciarán los actos oficiales para celebrar los 110 años de la gesta de adhesión del distrito de Santiago a la separación de Panamá de Colombia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código