APORTE CULTURAL

El Valle de Antón cuenta sus historias

El pueblo reunió a sus octogenarios que, entre risas, bromas y verdades, narraron a los presentes cómo fueron los inicios de esta comunidad.
NATURALEZA. Un turista toma una fotografía de la montaña conocida como la India Dormida, otro de los iconos del paisaje vallero. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Rafael Quezada NATURALEZA. Un turista toma una fotografía de la montaña conocida como la India Dormida, otro de los iconos del paisaje vallero. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Rafael Quezada
NATURALEZA. Un turista toma una fotografía de la montaña conocida como la India Dormida, otro de los iconos del paisaje vallero. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Rafael Quezada

Transcurría el año 1900 cuando en casa de la familia Coronado, ubicada en El Valle de Antón, se reunieron el político Belisario Porras y Victoriano Lorenzo. El motivo: solicitarle al líder guerrillero que se uniera a las huestes liberales.

“Cuente conmigo hasta la muerte”, respondió Lorenzo ante tal petición, según manifestó José Pensador Greco Bernal, un vallero de 82 años.

Historias como estas les fueron transmitidas a 150 personas de la comunidad, entre maestros, agricultores, escritores, folcloristas y comerciantes, que asistieron a un hotel de la localidad para conocer los relatos de boca de los mayores.

Las leyendas son muchas y variadas.

EL HUESO PRESTADO

Greco Bernal arrancó las carcajadas de los presentes cuando les contó la historia del “hueso prestado” .

Se trata, dijo, de una pieza comestible de uso común entre la familia, la cual se amarraba con una cuerda colocada encima de un fogón de leña improvisado y que sumergían dentro de una olla, donde por la presión del agua caliente soltaba sus jugos, que le daban sabor a los caldos cuando no se tenía carne.

Este hueso, que por lo general era parte de una pierna de un animal, contenía cierta capa de grasa y era guardado muy bien por los lugareños.

“Era reciclable, porque se lavaba en el río y otro miembro de la familia lo podía utilizar”, señaló Grego Bernal ante el asombro de los asistentes.

Agregó que en aquellos tiempos la carne era escasa y que la poca que se conseguía se vendía por braza, o sea por el largo del brazo, y su precio era de 10 centavos, “una gran cantidad de plata en esos tiempos”.

TRUEQUE

Patria Coronado de Ábrego, otra octogenaria, señaló que en el pueblo existía la costumbre de practicar el trueque y que de esta manera los pequeños comerciantes intercambiaban especias y se proveían de sal y azúcar que llegaban del poblado de Aguadulce.

También se recordó que en su momento El Valle de Antón era un ejido dominado por cinco familias.

Uno de los terratenientes fue Jesucristo Coronado, quien falleció a avanzada edad el pasado mes de junio.

En medio del evento, en el que se dio a conocer parte de la historia de este valle, Melissa Chang, una joven que observaba atenta, destacó que todos los pueblos deberían trasmitir las vivencias de antaño a las nuevas generaciones, para que la cultura se refuerce y se sientan orgullosos del lugar donde provienen.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código