EL PLAN DEL GOBIERNO PARA REUBICARLOS SIGUE EN EL TINTERO

Yaviza, la vida sigue igual

Ubicado frente a la boca del río Chucunaque, no es la primera vez que este poblado sufre los embates de sus crecidas.

Los 2 mil 600 residentes del poblado de Yaviza, en el distrito de Pinogana, no han podido olvidar que hace un año, entre el 12 y 14 de diciembre, sufrieron las peores inundaciones provocadas por el desborde del río Chucunaque y sus afluentes.

Las crecidas, derivadas de las incesantes lluvias, destruyeron casas y plantaciones, y sus corrientes acabaron con animales de corral, caballos y ganado bovino.

Los moradores de Yaviza, El Salto, Lajas Blancas, Los Mogotes y Chiatí, entre otras comunidades, perdieron sus viviendas y sus bienes, pero lo serio del tema es que ha pasado un año del desastre y no hay nada concreto aún.

Nadie se irá

A pesar de esta desgracia de fin de año, los afectados tienen fuertes razones para preferir quedarse.

Diana Vargas, una de las moradoras que se ve afectada cada vez que el Chucunaque se rebela, dijo que en el momento de la riada la gente desesperada se quiere mudar, pero cuando todo pasa cambia de parecer y su interés desaparece.

“Pregúntele usted a una familia si se mudaría a una nueva comunidad o al proyecto que el Gobierno planea construir y le dirá que no abandonaría su casa, que le costó mucho dinero. ¿Perder todo lo que tengo? Ya estamos acostumbrados a esto”, acotó Vargas.

Beneficios del río

Aunque Yaviza goza de accesibilidad gracias a la carretera Panamericana, Vargas sostiene que los pueblos indios, negros e interioranos dependen de esta red hídrica para movilizar su producción agrícola, que luego recogen los camiones.

“Mudarse a otro lugar es perder este beneficio y añadir nuevos costos a las familias que tendrían que pagar para asegurar las cargas”.

Estancamiento

Jaime Enrique Loré, representante de Yaviza, reveló que aún no hay nada en concreto sobre la construcción de una barriada en un terrero alto, cerca del pueblo y del río Chucunaque, y mucho menos sobre la compra del terreno seleccionado, pero el Gobierno aduce “que el proyecto está caminando”.

En tanto, María Sugei, directora del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial en Darién, dijo que se ha estado ayudando a los damnificados y afectados en el mejoramiento de sus casas en Yaviza y que para la comarca Emberá Wounaan se tiene contemplado otro tipo de apoyo.

Venta de materiales

No obstante, Sugei está decepcionada con el hecho de que muchos beneficiarios que recibieron materiales de construcción del Miviot los han vendido, alegando que carecen de plata para contratar un albañil.

Frente a la casi común postura de los yavizanos, de quedarse a soportar otra inundación, hay otros que sí aspiran a gozar de una mejor calidad de vida.

Bethanio Chiquindama, cacique general de la comarca Emberá-Wounaan, informó que 600 familias indígenas serán beneficiadas con el proyecto habitacional que se levantará con créditos del Banco Interamericano de Desarrollo. Es muy probable, dijo, que esto comience en 2012.

Esperan al Mida

Pero si el proyecto habitacional ha quedado varado, la aportación de semillas por parte del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA) está peor. Después de 12 meses de pérdidas agropecuarias, la gente de Darién ha debido luchar por sus propios medios, porque las semillas prometidas se quedaron “a medio camino”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código