DISMINUYE INTERÉS POR AGREMIARSE

El ocaso del sindicalismo

Las otroras luchas de reivindicación laboral han quedado, al parecer, relegadas con el paso del tiempo.

Con orígenes que se remontan a 1855, y con encomiables luchas a través de los años, el movimiento sindical panameño no aparenta hoy ni la sombra de su pasado.

Plagado de líderes sempiternos, una membresía desmotivada y pocas luchas efectivas de reinvindicación, el sindicalismo está más cerca de convertirse en un pequeño grupo de privilegiados que en el representante de la masa laboral, señalaron fuentes consultadas.

“Cada año más sindicatos desaparecen, y los que quedan están a favor de las empresas, para evitar confrontaciones”, reconoció Jaime Caballero, secretario general del Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs), en Chiriquí.

Caballero, quien lleva más de 10 años al frente del Suntracs regional, señaló que últimamente en esta área han desaparecido más de cinco sindicatos.

Entre ellos mencionó los de la Estrella Azul, de las bananeras, de la Cervecería Nacional, y dos más que no identificó, pero que dijo que “se mantienen en estado de coma”.

JUSTIFICACIÓN

La directora regional del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Social (Mitradel), Julieta Guerra, aclaró que algunos sindicatos ya no existen porque las empresas en donde operaban también desaparecieron, mencionando, a manera de ejemplo, el caso de los supermercados Romero y de la Cooperativa de Servicios Múltiples de Puerto Armuelles.

Precisó que en esta zona hay gremios de taxistas, de trabajadores del agro y empresariales, pero que es el Suntracs “el que más bulla hace, junto con otras asociaciones agrícolas e indígenas”.

Al respecto, Caballero manifestó que lo que sucede es que el Suntracs es un gremio unificado, al igual que el de la empresa CocaCola y el Sindicato de Trabajadores de Agropecuarios e Industriales Derivadas, conformado en su mayoría por indígenas.

Guerra explicó que a los existentes el Mitradel les da capacitación y actualización, y que precisamente en estos momentos hay un grupo de mujeres a quienes se les está actualizando sobre esta materia.

“No creo que estos grupos estén desapareciendo”, enfatizó la funcionaria.

APOYO Y DESCONTENTO

Para el presidente de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Chiriquí, Abdel Torres, los comerciantes en general permiten que los trabajadores se sindicalicen.

El sindicato, añadió Torres, es para que el obrero pueda velar por sus derechos y por la estabilidad de la empresa para la cual labora.

Dijo desconocer el porqué algunos obreros sienten que los empresarios no les permiten asociarse, toda vez que con hacerlo no están violentando ningún derecho establecido.

Aseguró que si un empleado siente que es abusado, tiene todos los mecanismos legales para que se queje ante las autoridades correspondientes, pues ese es un derecho que tiene y que debe hacerlo valer.

En cuanto a la desaparición de la otrora fuerza trabajadora, un obrero consultado, que prefirió omitir su nombre, adujo que el problema es que en algunas ocasiones los dirigentes se hacen rodear de un grupo minúsculo, que es el que obtiene prebendas, en detrimento de la mayoría.

Otros, agregó, negocian a escondidas las convenciones colectivas con las empresas, dándoles la espalda a los obreros, además de que hay quienes utilizan el movimiento como un trampolín para luego incursionar en el campo político.

En la provincia de Chiriquí, el primer movimiento de este tipo lo constituyó el Sindicato de Trabajadores Agrícolas de Puerto Armuelles, creado en 1934.

DE 31 SOLO QUEDAN 18 EN CHIRIQUÍ

Desde 1947 el Ministerio de Trabajo ha entregado 31 personerías jurídicas para la conformación de sindicatos en Chiriquí, de los cuales actualmente solo quedan activos 18. Dentro de estos se cuenta a la única federación existente en la provincia, la Federación Chiricana de Sindicatos, que agrupa al movimiento.

Dorixenia Pineda, del Instituto Panameño de Estudios Laborales (IPEL), explicó que existen agrupaciones que no han renovado su junta directiva porque la actividad económica en donde laboraban ya no existe, no funciona o simplemente cerró operaciones.

Dijo que los pocos que quedan se enfocan mucho en temas de salud ocupacional, derecho laboral y hasta de género. Pineda aseguró que en el IPEL se les capacita para que puedan subsistir como un ente necesario para que los trabajadores se sientan protegidos ante cualquier eventualidad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código