IRREGULARIDADES

La ARAP es un barco a la deriva: Reynaldo Pérez-Guardia

Cuando se decidió crear una autoridad que aglutinara las responsabilidades de administrar y regular la pesca, la acuicultura y el uso de los recursos marinos costeros, se hizo bajo el compromiso de aportar a la visión del desarrollo de una economía marítima de manera integral, más allá del aporte que la marina mercante, el sistema portuario y el propio Canal de Panamá le asignaban a esa dirección.

Integrar la pesca y la acuicultura tiene la más absoluta lógica, máxime si se toma en cuenta la disminución de las pesquerías y el surgimiento de nuevas técnicas que apoyan la maricultura y la acuicultura de agua dulce. Estas están llamadas a soportar la producción de peces en un equilibrio sano entre pesca extractiva y producción piscícola, en un nuevo marco de política regulatoria que mida lo económico, lo social y lo ambiental en un entorno de pesca responsable. Todo esto, fundamentado en un programa de investigación marina y acuícola, con el trabajo de biólogos, biólogos marinos, oceanógrafos, médicos veterinarios, ingenieros en pesquerías, técnicos en esa industria, ingenieros y técnicos acuícolas, expertos en sanidad acuícola y otras especialidades requeridas para la innovación tecnológica. Con un programa de inversiones en infraestructura que conllevaba la construcción de la nueva Estación Marina del Pacífico en Vacamonte; la Estación de Investigación de Especies Nativas en Jaqué, Darién y la Estación de Sanidad Acuícola en isla Galeta que atendería el desarrollo de la maricultura del Caribe panameño, con el cultivo del pez cobia, se quedaron en el camino debido a la falta del tiempo para realizarlas.

La Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP) se constituyó el 30 de septiembre de 2006 y apenas un año después se aprobó su presupuesto, de forma que tenía 18 meses para integrar dos instituciones de cultura diferente y reunir a personal altamente calificado proveniente de la Dirección de Recursos Marinos y la Dirección de Acuicultura. Faltó la formación de cultura y la mística de la ARAP, interrumpida por el cambio de autoridades que no comprendieron esa tarea y reemplazaron a gran parte del personal preparado.

La ARAP merece ser manejada con visión de futuro para salir del estancamiento y de la ignorancia en que la mantienen quienes pretenden velar por ella. Es cierto que el sector pesquero tiene un sitio natural en los ministerios de agricultura; pertenece al sector alimentario y así lo considera la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Pero también es cierto que Panamá había alcanzado ya un modelo institucional de acuerdo a las condiciones del país.

El sector pesquero local nunca estuvo cercano al ministerio de agricultura en ninguna época; más bien hizo un recorrido anexado a variadas instituciones. Cuando se sacó del Ministerio de Comercio, no quedó bajo el manejo del Ministerio de Desarrollo Agropecuario, sino de la Autoridad Marítima. Eso demuestra que la visión tradicional de las autoridades sobre la actividad pesquera no ha estado en la agricultura.

¿Por qué un puerto pesquero como el de Vacamonte permanece bajo la administración de la Autoridad de Puertos, cuando el producto de su actividad es el comercio e industrialización de los recursos pesqueros, así como el alojamiento, mantenimiento y reparación de la flota de barcos y no, el de simple servicio de carga y descarga de mercancías?

El hecho de contar con una entidad autónoma del sector pesquero refresca la dinámica y el entusiasmo de los pescadores artesanales y comerciales, de los industriales, ambientalistas, acuicultores, maricultores, camaronicultores, etc. que se sienten mejor atendidos.

Cualquier decisión contraria a esto solo traerá incertidumbre y desasosiego y retrasará la inversión en el desarrollo con conservación que reclama el sector pesquero.

Anexado al Mida solo será un apósito pegado a una institución que ha perdido su propia identidad. Corresponde a las autoridades presentes asumir su responsabilidad por la inoperancia e ineficacia de la ARAP, al extremo de conducirla hacia su propia desaparición.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código