FACULTADES

Actividades de los diputados: Carlos Guevara Mann

Imagine (del verbo “imaginar”, no del sustantivo Imaginarium), por un momento, que usted es diputado (o diputada) de la República. No cavilemos sobre la vía mediante la cual llegó usted a ostentar (¿del sustantivo “ostentación”?) tan meritoria posición.

Demos por descontado que nuestras elecciones a todos los cargos, dirigidas por el pundonoroso Tribunal Electoral, son modelos de rectitud, transparencia, pulcritud y virtud cívica, donde jamás hay lugar para la compra de votos, los cómputos chuecos ni el fraude electoral.

Si usted es diputada (o diputado) hay muchas actividades en las que puede participar. Si, por ejemplo, su motivación es mejorar su posición financiera, pasar de andar en taxi a movilizarse en una camioneta Lincoln Navigator o mudar su residencia de La Mireya de Las Garzas de Pacora a Costa del Este, usted puede vender su voto en el hemiciclo. Cada vez que se presente un proyecto de ley o un nombramiento de interés para grupos influyentes, usted puede poner a funcionar su caja registradora y llenarla hasta reventar.

También puede empeñarse en ejercer alguno de los cargos directivos de la Asamblea, presidir alguna de sus comisiones permanentes o ejercer la jefatura de su bancada, pues por el desempeño de esas delicadas funciones los miembros (¿y ´miembras´?) de la augusta cámara reciben atractivos estipendios adicionales.

Digamos que enriquecerse no es su principal (o única) aspiración. Que usted legítimamente desea ayudar a la población de su circuito, pero también considera que por el esfuerzo aplicado a la atención de tantas necesidades populares usted merece una modesta compensación. Después de todo, tener gente a su puerta desde las seis de la mañana hasta las 12 de la noche, de lunes a domingo, es bastante agotador.

Si ese es el caso, hay también buenas oportunidades para usted, pues el munificente Estado panameño tiene una multitud de “programas sociales” de los cuales pueden pellizcar los diputados para repartir, a su antojo, “apoyos” a sus electores, con poca o ninguna fiscalización de las entidades correspondientes.

A través de los abundantes subsidios existentes, usted puede, por ejemplo, comprarles el cajón a todos los muertos de su circuito, asegurando, claro está, que la adquisición se lleve a cabo en la funeraria de su predilección; asignar “becas” a los hijos de sus simpatizantes, descontando, por supuesto, un porcentaje a su favor; o construir letrinas en todas las barriadas de su circunscripción, garantizando, naturalmente, que la compra de los materiales necesarios para tan loable fin se efectúe en las ferreterías más estrechamente vinculadas a usted, sus familiares y amigos.

Si a usted, como a muchas personas, lo estimula el afán de figuración, puede dedicarse a presentar proyectos de ley sin sustancia o, mejor todavía, de raigambre populista. También puede intervenir diariamente en el período de incidencias para enviar saludos afectuosos a las abuelitas, niños-símbolo y reinas de los certámenes de su distrito.

Si es el caso que usted tiene una motivación superior, que trasciende los límites geográficos y mentales del corregimiento, hay en la función representativa oportunidades significativas para promover el bien común. Los diputados tienen la facultad de exigir cuentas a los servidores públicos, cuyo ejercicio puede colaborar sustancialmente a mejorar la calidad de la gestión pública. Al darles visibilidad a los problemas nacionales y ejercer presión sobre funcionarios indolentes, mediocres, negligentes o corruptos, los integrantes de la Asamblea contribuyen a la buena marcha de la administración pública.

Son, en nuestro medio, muchos los servidores que deben comparecer ante la cámara para responder preguntas como las siguientes: ¿Cuáles son los motivos de la acumulación de basura en las áreas urbanas? ¿Cómo afecta dicha acumulación la salud de la población, la calidad del ambiente y la promoción turística del país?

¿Qué criterios fundamentan la reducción de las áreas naturales protegidas? ¿Cuáles son los impactos de dicha reducción sobre la calidad de vida de la población?

¿Qué consideraciones intervienen en el otorgamiento de la residencia permanente a extranjeros? ¿Por qué se envía a un tercer país a un individuo requerido por un Estado amigo para enfrentar un proceso por delitos graves?

¿Cuál es el efecto de los programas sociales en la reducción de la pobreza y la indigencia? ¿Qué evaluaciones científicas se han aplicado a dichos programas para asegurar su efectividad y garantizar que atiendan a las poblaciones más vulnerables?

Estas son algunas de las tantas preguntas que usted, si fuese diputado (o diputada), podría hacer a miembros de la administración pública para promover la rendición de cuentas y el adecuado desempeño de sus funciones.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código