PATRIA DEMOCRÁTICA

Alianza y constituyente: Jorge Gamboa Arosemena

Dos temas de los que hemos escrito últimamente empiezan a calar en la ciudadanía, no porque los hayamos enunciado, sino porque los tiempos llegan y la crisis política panameña obliga. Ya buena parte de independientes y políticos partidistas de oposición ven claro que la coyuntura electoral de mayo próximo debe ser más que para ganarle a Martinelli o a su subordinado de hoy o algún otro.

Diversas voces opositoras esgrimen la tesis de que debemos ir unidos a las próximas elecciones, luego de la acción del presidente de la Corte Suprema de Justicia que sondeó a sectores del pueblo con el retorno a sus raíces, esas en que fue un abyecto censor de medios de comunicación de la dictadura norieguista. Unos dicen que panameñismo y PRD deben unirse, con alguno de los Juan Carlos a la cabeza. Otros, que deben hacerlo sin ellos, y con otros miembros de esos partidos en la nómina presidencial; que la unión es para evitar que el dictador se perpetúe; que hay que ir a una constituyente, una vez instalado el nuevo gobierno en julio de 2014, y opinan si debe ser originaria o paralela.

Hablar es bueno, pero es importante que se debata sobre cómo salir de esta dictadura, de este gobierno de imposiciones, no de leyes. Al hablar se resaltan conceptos clave, unidad y constituyente, que nos deben dar la hoja de ruta para salir de este atolladero.

Unidad porque hay conciencia de que los oficialistas están ya haciendo un fraude continuado, con cuñas gubernamentales tratan de lavar el cerebro de los incautos, con el uso de los recursos estatales para promover directa o indirectamente a sus candidatos; mediante jugarretas como las de Alejandro Moncada Luna y sus corifeos; con un fiscal electoral adocenado y, aunque el nuevo magistrado del Tribunal Electoral haya actuado apoyando a sus pares, desde mi óptica, hábilmente gana imagen para cuando tenga que actuar a favor de su mentor, lo haga. Ante una plataforma así, solo cabe la unidad, pero no de dos partidos que tienen sus inconsistencias, sino la de estos y buscar, al menos, un acercamiento con el Frente Amplio por la Democracia (FAD).

Pero la unidad más necesaria es con sectores independientes y entidades de la sociedad civil, con los que hay que definir programas y quiénes serán los que, con su prestigio, ya de partidos o independientes o líderes de la sociedad civil, impulsarán –como candidatos– el proyecto.

El otro concepto del binomio es la constituyente, y debe empezar a desarrollarse desde ya, y convocarla desde el primer día laborable del gobierno de esta unidad. La constituyente es el instrumento político idóneo para superar crisis como la que hoy se profundiza.

Estamos en mora desde el gobierno posinvasión, lo que ha degradado más la vida ciudadana, incluidos los valores éticos y morales. La constituyente tiene que ser originaria, si le quieren poner apellido, porque la llamada paralela es un mal remedo de eficacia, ya que debemos establecer un nuevo orden y la paralela permite que las manzanas podridas del antiguo orden permanezcan un tiempo en sus cargos, dañando los procesos que deben darse con sus prácticas malsanas.

La constituyente es un instrumento político, no jurídico, que solo requiere para su legitimación que el pueblo lo avale. Claro que los del poder constituido, esos que pelechan del actual sistema degradado, se oponen al poder constituyente que les barrerá sus privilegios y los embozalará para que no sigan creando distorsiones.

Recalco, podremos tener nueva Constitución a más tardar para inicios de 2016, con lo cual se puede llamar a otras elecciones, para elegir los cargos de la nueva república, en mayo de ese año e instalar a los elegidos el 1 de julio.

Dos años para ordenar Panamá y perfeccionar el camino hacia el bien común que el gobierno de transición empiece a desarrollar. Desde que se instale la constituyente se tomarían medidas contingentes para barrer las lacras del poder judicial y del Ministerio Público, así como de la Contraloría; se eliminarían privilegios a una infinidad de funcionarios, porque esto es una afrenta a la pobreza del 30% de la población, entre otras acciones inmediatas, que se definan en el plan de gobierno contingente.

La alianza constituyente debe ir con un independiente a la cabeza y muchos cargos de elección para controlar los apetitos de algunos políticos partidistas –no todos– que saldrán elegidos en mayo de 2014 y cuyo objetivo es pelechar.

Esta no puede tener un objetivo mediatizado para impedir que Martinelli se perpetúe, sino el fin altruista de darnos una patria democrática, en toda la extensión del concepto.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código