ELECCIONES

Arias con el 40 y los dos Juan con el 20: Anel González

La hora de la decisión del pueblo se acerca. En 2009, era evidente que la candidata del oficialismo Balbina Herrera no contaba con el plácet del presidente Martín Torrijos ni de sus contendores de la primaria interna. Esta ausencia de una presencia más activa de los dirigentes de su partido la presentó con una gran vulnerabilidad ante sus competidores que, por otro lado, no escatimaron horas de hurgamiento en su pasado, por ejemplo, el dossier que le preparó el actual encargado de comunicación presidencial.

Los resultados ya los conocemos. Las cosas son harto diferentes ahora. Al menos, a la luz pública, el presidente Ricardo Martinelli no parece desaprovechar ninguna oportunidad de mostrar respaldo al candidato de su partido, lo que hace con una gran sonrisa, sonoros golpes de pecho y con invitaciones a actos de inauguración de obras que más parecen emboscadas. Los resultados de las encuestas tampoco dicen algo diferente ni revelan novedades que ya el pueblo no sepa.

¿En dónde radica la fragilidad de los aspirantes a la silla presidencial? Son varias las posibles causas. La primera y la que pesa más es que ellos no tienen el aval de Martinelli. Y no solo eso. Cuentan con sus puntillosos y letales mensajes, seguramente ideados por un genio de la publicidad negativa, que no tiene el menor recato ni el más mínimo respeto hacia los electores, hacia los candidatos ni hacia sí mismo. ¡En un palabra, se gana bien sus bolos! A contrapelo, por el lado de los contendores, los gurús parecieran también pagados por el mismo Martinelli.

Sus cuñas estarían bien para una campaña programática en un escenario de los años 50. Su pasividad parece comprada, por lo que reflejan una timidez emocional notablemente condicionada por favores futuros y una escasez, de forma y contenido, con una gran dosis de reactividad. No muestran conocer los fundamentos de la motivación ni el papel que juega la teoría de los colores y de la percepción de intenciones e interés de los electores. ¡Yo les habría dado de alta!

La segunda es que tienen en su contra el efecto encuesta. Si mis amables lectores recuerdan, la contienda entre Moscoso y Torrijos en la campaña de 1999, hasta unos cuatro meses antes de las elecciones Torrijos marcaba unos puntos arriba de Moscoso. Al amanecer del tercer mes previo, las encuestas (no todas) evidenciaban una tendencia a la baja de Torrijos y a la alza en la curva de Moscoso. Ese aparente empate se disparó en los dos meses antes del día de las elecciones, continuando imparable en la última encuesta. Este efecto encuesta, le produjo un caudal importante de votos de los indecisos que Moscoso no esperaba. En la actual contienda, este efecto le está aportando a Mimito Arias, un atractivo de los indecisos y de los votantes de primera elección, que pronto lo llevará a superar el 40% de la intención de los votantes. Y cuando llegue allí, solo el milagro de la unidad podrá contrarrestar la contundencia del triunfo de Martinelli, en el próximo mayo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código