RETROCESO MORAL

Avanzar para atrás y sentirse felices: Miguel A. Espino Perigault

Hay un dicho popular que se refiere a los supuestos avances que hace la persona o la sociedad política en dirección al bienestar y la felicidad posibles; pero caminando hacia atrás. Un caminar que, según el lenguaje popular, es como el del cangrejo. Los tiempos que vivimos son engañosos porque en medio de extraordinarios avances en los campos de las ciencias y la tecnología la humanidad muestra señales de enfermedad, desorientación y signos de retroceso moral abismales, que no se quieren reconocer.

Basta referirnos a los derechos humanos, un tema cerca de la opinión pública y de los problemas cotidianos. Quienes se presentan como adalides de estos no se dan cuenta o no quieren darse cuenta de que caminan hacia atrás, como el cangrejo. No darse cuenta denota, por lo menos, ignorancia y falta de espíritu crítico, defectos fatales en un dirigente político o de la sociedad civil.

Sin entrar en muchas consideraciones, basta preguntarse ¿por qué los movimientos de derechos humanos, que se ocupan de loables objetivos relacionados con el bienestar negado a las personas, ignoran el más importante de los derechos, que es el de la vida? Es el caso del aborto y de la eutanasia y la esterilización, que se definen como modernos derechos humanos, siendo el primero un asesinato, el segundo un suicidio asistido y el tercero la privación de la vida humana, ejemplos, todos, de egoísmo supremo. El suicidio y el asesinato de niños indeseados, en general, eran prácticas comunes en las antiguas civilizaciones paganas, incluidas Grecia y Roma. Y eso que no tomamos en cuenta los sacrificios humanos de los hoy añorados “pueblos originarios”. ¿En dónde está el progreso de estos movimientos modernistas que nos encaminan hacia atrás miles de años?

¿Cómo nos hablan de avances los defensores del aborto y otras aberraciones que desprecian la vida humana por nacer e irrespetan, además, el desarrollo normal de niños y adolescentes en el seno de una familia basada en el matrimonio de un hombre y una mujer?

Todos estos aportes del cristianismo son despreciados como prácticas “retrógradas” por los agentes de la cultura de la muerte. Sin embargo, pretenden lanzarnos al pasado con prácticas que son la vergüenza de la inteligencia humana.

Estas consideraciones vienen a pelo porque los activistas de la cultura de la muerte ya nos tienen preparado un paquete nocivo a la moral y a las buenas costumbres enraizadas en la cultura cristiana. Se trata de proyectos de reformas constitucionales, con notables cambios retrógrados; leyes relacionadas con la familia, la salud sexual y reproductiva, y la esterilización de hombres y mujeres.

Esta amenaza es universal y se ha llevado a cabo e instrumentado en casi todos los países del tercer mundo para reducir la población y corromper las costumbres cristianas sobre la sexualidad y la familia tradicional fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer como célula básica de la sociedad; una institución anterior e independiente del Estado y del gobierno.

En este contubernio nocivo para la cultura cristiana participan movimientos políticos que se proclaman revolucionarios y antiimperialistas; pero no identifican cuál es el imperio a combatir y apoyan cambios hacia atrás. Mediante leyes de salud sexual y reproductiva, activistas políticos de los derechos humanos progresistas pretenden eliminar toda restricción ética y moral al ejercicio del sexo, desde la infancia.

Como este objetivo es inaceptable para cualquier madre o padre normales y en cualquier comunidad de cultura tradicional, los documentos y el discurso utilizan el engañoso lenguaje de género, con el cual confieren interpretaciones caprichosas a los documentos que utilizan y a los de las Naciones Unidas, en donde activistas de esa ideología participan como agentes del nuevo imperialismo de género.

Y digo esto porque, quienes se preocupan por conservar y fortalecer la verdadera civilización y la cultura de la vida deben levantar un muro cívico y moral de contención para evitar que los agentes al servicio del mal se salgan con la suya y nos arrojen al paganismo. Los políticos y dirigentes de la sociedad civil tienen la urgente tarea de evitar ese mal que amenaza a la nación. Panamá espera mucho de ellos, una vez más.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código