FACEBOOK LIVE: ¿Qué quieres saber del Cepadem? Ver aquí

CONCIENCIA CIUDADANA

Ayudemos a edificar el país que merecemos: Didacio L. Camargo Gómez

Hace mucho tiempo una persona de unos 70 años me comentaba lo siguiente: “Cuando estamos padeciendo alguna enfermedad invocamos a Dios, y cuando alguien intenta robarnos, recurrimos a un policía; sin embargo, cuando sanamos nos olvidamos de Dios, y cuando estamos seguros, apartamos al policía”.

Comparto totalmente este planteamiento, porque a diario somos testigos de la irracionalidad de una gran mayoría de conciudadanos que solo alzan su voz para criticar, ofender y hasta amenazar al que no está de acuerdo con su verdad. Y, recordemos, nadie es dueño de la verdad absoluta.

En Panamá no es raro escuchar noticias sobre uniformados caídos en el cumplimiento del deber, muchos de ellos abatidos con armas de fuego o punzocortantes que blandían delincuentes, o bien producto de accidentes vehiculares y aéreos, mientras se encontraban en ejercicio de sus funciones. Es decir, velando por la seguridad ciudadana.

Y, hasta la fecha, no he logrado escuchar a ninguna organización de derechos humanos pronunciarse a favor de estos valientes panameños, mucho menos de los familiares que hoy lloran a sus padres, hijos y hermanos. Lo que sí veo, leo y escucho, y con bastante constancia, es a esas agrupaciones que defienden a los delincuentes que purgan condenas en los centros penales, quienes por sus acciones planeadas y orquestadas asesinan o hieren a los policías y a las personas indefensas, o son autores de robos, hurtos, violaciones y ultrajes, que aparte del daño individual que provocan, logran deteriorar de tal modo el orden social, que afectan la calidad de vida de todo un país.

Me gustaría que una sola organización de derechos humanos o los llamados defensores del país –que siento que se representan a ellos y a nadie más– se preocupasen por los familiares de las víctimas, no por defender a los victimarios.

Pero, claro, defender a los primeros no da publicidad y mucho menos tiene efecto mediático; qué pena tener que seguir escuchando a estos personajes con su verborrea, intentando convencernos de que son paladines de la justicia y del orden, cuando sospechamos de qué están hechos y cuáles son sus verdaderos objetivos. No es que desconozca que dentro de las instituciones de seguridad se han dado hechos de corrupción y malos procedimientos que deben criticarse y, sus responsables, ser encausados por la vía judicial para que se sancionen, sobre todo, considerando que un policía representa a la garantía del orden en el país. Pero, por encima de esos agentes hay una institución que es parte de la vida en comunidad y que merece el respeto y la consideración ciudadana, porque trabaja por nosotros, para sostener un modelo social del que todos somos parte.

Creo en la democracia por la que muchos luchamos y otros hasta ofrendaron sus vidas; critico el libertinaje y censuro a aquellos que no desaprovechan cualquier oportunidad para sembrar odio, crear inestabilidad y provocar crisis sociales.

No olvidemos que podemos saber cómo se inicia un cierre de calles, lo que no sabemos es cómo puede acabar, y que la agresión que causemos a un policía –a un agente del orden que cumple con su deber– es una afrenta que nos hacemos a nosotros mismos; además de ser un daño potencialmente irreversible que le hacemos a ese mismo sistema democrático que aspiramos a mantener vigente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código