FALLIDA FUSIÓN

Aún hay jueces en Berlín: Olimpo Sáez M. / Lisímaco Jacinto López

Dice la fábula que cuando Federico el Grande, rey de Prusia y unificador de Alemania, construyó su palacio “Despreocupado” (Sans-souci), había a un costado de sus hermosos jardines un viejo molino de madera, ruidoso y sucio. A Federico II le pareció que este molino afeaba su nueva residencia y mandó a derribarlo.

El molinero, sin embargo, se opuso a la decisión del monarca y llevó su caso a la justicia, al tiempo que le decía al rey: “Sire, es gibt noch in Berlin”, es decir: “Señor, aún hay jueces en Berlín”. Cuando los jueces fallaron a favor del molinero Arnold, el monarca, respetuoso de la justicia, celebró que hasta él tuviera que acatar la decisión de los jueces.

Esta anécdota atribuida a Voltaire y citada por Gustav Radbruch en 1930, en su libro Introducción a la Ciencia del Derecho, es conocida y se utiliza en nuestras facultades de derecho para ilustrar explicaciones míticas sobre el sometimiento del poder a la ley y al derecho.

Nosotros, los miembros del Movimiento Molirena Vive, nos encontramos en la misma situación jurídica, luego de un camino de irregularidades, de violaciones reiteradas a los estatutos del partido Molirena y de la burla por parte del actual presidente de nuestra agrupación política contra el Código Electoral y las resoluciones de los señores magistrados.

El viernes 11 de octubre de 2011, antes de que se cumpliera el plazo señalado por el Código Electoral, el señor Arturo González B., secretario de asuntos jurídicos y asesor del presidente del partido Molirena –solitario, casi a hurtadillas– presentó el Acta de la Convención Nacional Extraordinaria del 2 de octubre.

En el acta, de forma descarada, se pretendía que los honorables magistrados del Tribunal Electoral reconocieran la terca fusión que quería Ricardo Martinelli, para lo que no se midieron en presionar de formas distintas a los convencionales que trabajan en el Gobierno nacional, a fin de que apoyaran una iniciativa inconsulta, que a las finales no era más que un chantaje presidencial para lograr la destrucción de los partidos políticos y alcanzar el control total sobre la vida nacional.

El partido Molirena, que se organizó en tiempos de la dictadura militar y que lleva 29 años de existencia militante por la democracia participativa, por las libertades públicas, no quería la fusión, no quería el suicidio, no quería su muerte legal, impuesta por una orden del presidente Martinelli,

Esta pretensión es una invasión a la libertad, a la existencia de los partidos políticos y una violación a la Constitución, al Código Electoral y a sus estatutos partidarios, pero además es un ataque a todo el espíritu internacional de fomentar y apoyar el pluralismo democrático mediante la existencia de los partidos políticos.

La necedad criminal de algunos directivos del partido Molirena de “matar” lo que ellos no crearon, crimen pagado con una vulgar transacción mercantil de compraventa, con algunos puestos de hambre en la planilla estatal y algunos negocios personales, ha recibido el rechazo no de los miembros del Molirena sino de una ciudadanía asustada por la hambruna de poder que le asiste al inquilino del Palacio de las Garzas.

Nosotros dos, miembros del Movimiento Molirena Vive, que luchamos contra esa fusión vendida, creemos, al igual que el campesino alemán, que todavía tenemos jueces que le hacen honor a la ley, que resisten a todas las presiones y que por esta razón el Partido Molirena sigue existiendo legalmente, en espera de mejores momentos para resolver la infortunada presidencia de un personaje que traiciona el legado familiar y la confianza que depositamos en él y que por respeto a nuestra membresía y a la ciudadanía, nos abstenemos de nombrar.

¡La historia no lo perdonará y tampoco la ciudadanía!

Confiamos en los honorables magistrados del Tribunal Electoral que mantuvieron los criterios plasmados en las resoluciones 64 y 71, que negaron el primer intento de fusión del 3 de julio del presente año en razón del irrespeto a la democracia interna que consagran el Código Electoral (Art. 88) y los Estatutos Molirena (artículos 32 y 61), porque se volvieron a cometer claras violaciones que hacían de este nuevo intento de fusión, del 2 de octubre, nulo de nulidad absoluta, por lo que lo declararon ilegal y archivaron el expediente.

¡Aún hay jueces en Panamá!, y gracias a ello, el Molirena vive!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código