COHECHO Y CORRUPCIÓN

Bobby y los fariseos: Carlos E. González de la Lastra

Dos mil 800 años antes de Cristo se hizo la siguiente inscripción en Asiria “En estos últimos tiempos, nuestra tierra está degenerando. Hay señales de que el mundo está llegando rápidamente a su fin. El cohecho y la corrupción son comunes”. Bueno, bueno, los asirios resolvieron este problema cortándole la mano a los ladrones y corruptos.

Yo creo que los panameños podríamos aprobar una ley que establezca que a los corruptos declarados culpables se le corte la nariz. Como están las cosas la pregunta es, ¿cuántos ñatos CD veríamos? Estoy seguro de que los que peor estarían serían los tránsfugas, porque además de perder la nariz se les afectaría las glándulas del gusto y tendrían la lengua rozando las botas del “capo”.

Sigamos con casos curiosos de la historia. El domingo 26 de agosto de 1492, un avieso político e intrigante extraordinario fue elegido Papa, sobornando con 15 mil ducados a cada cardenal. Rodrigo Borja prometió obispados, abadías, cargos eclesiásticos, numerosos feudos y otras prebendas para los diputados y los familiares de los legisladores... perdón, perdón, no me refería a los diputados, sino a los cardenales electores. El papa Alejandro VI, (así se hizo llamar Rodrigo Borja) vivía en el Vaticano con la romana Vanozza Catanei, con la que tuvo varios hijos que participaban de los negocios del Vaticano.

En fin, la historia está llena de hechos extraños como el regreso de Colón a España tras su tercer viaje, encadenado y acusado de una gestión despótica en la colonia de Haití. Extraña acusación para el descubridor del Nuevo Mundo. Como todos saben, a otro italiano le dieron el nombre de la tierra que él descubrió. Ahora vivimos en América, en memoria de Américo Vespucio. Así pasa siempre, otros se llevan los honores de tus méritos.

Pero estimados lectores, no quiero que piensen que los italianos o los españoles, como los Borjas, eran gente mala, sin escrúpulos, dispuestos a llevarse por delante y amenazar a la gente cobrándole impuestos que ellos no pagaban. Sabían que siempre podía haber un pecadillo o algo que se podía usar, aunque fuera ilegal, y así meterle miedo a los pusilánimes.

Digo que no todos los italianos han sido gánsteres, porque ahí está la historia de San Felipe Neri, un santo italiano famoso por su buen humor y su eterna sonrisa porque pensaba en Dios. En cierta ocasión se le ensanchó el corazón al pensar que los italianos eran todos buenos y se le rompieron dos costillas. Claro, así es la historia; San Felipe Neri hoy es el patrono de los humoristas.

Como ven, estas historias tienen que ver con Panamá. El cohecho y la corrupción son tan viejos como la humanidad. Cuando alguien es malo, corrupto y comprador de voluntades hasta lo pueden hacer Papa.

Usted puede vivir un sueño, realizarlo y luego alguien más hábil le puede arrebatar sus iniciativas, quedando convertido en ídolo. Así paga la sociedad a quien bien le servimos.

Estas historias de corrupción y cohecho, de abuso de poder y compra de conciencias, de distorsionar la historia para robarse méritos que no tienen y encima verse como gente simpática, es lo que más me aterroriza del gobierno de Ricardo Martinelli.

Este tipo de gobierno siempre trata de destruir hombres singulares, que lo han dado todo por el país para que vivamos mejor. Yo me atrevo a afirmar que en el último cuarto del siglo XX, uno de los mejores panameños es Roberto Eisenmann. Esta afirmación la hago como consecuencia de experiencias personales que me han enseñado que todos los que luchamos por lo mejor para nuestro país pagamos con pequeñeces, malentendidos, pequeñas victorias con derrotas, y nuestra audacia por luchar contra la dictadura, con pérdidas económicas.

Conocí a Bobby Eisenmann desde que empecé mi vida profesional y participamos en muchas batallas por conseguir que este país viviese en democracia.

El diario La Prensa ha sido su obra cumbre. Bobby siempre supo que una sociedad solo se hace libre cuando los ciudadanos tienen información y pueden discutir sus ideas sin cortapisas ni miedos. Hoy Bobby vuelve a ser perseguido por un gobierno enfermo de poder y “destructor de las instituciones democráticas”.

Ante esas circunstancias, el camino de los buenos panameños es defenderlo.

Hoy este país es lo que es porque existió una generación dispuesta al sacrificio, que conocíamos que solo con la verdad se logra la libertad. El desarrollo económico del país es la consecuencia de los que sabíamos entonces y lo reafirmamos hoy, que solo con democracia, justicia y libertad se construye una sociedad con solidaridad.

Me da tristeza que hoy algunas instituciones empresariales que ayudó a crear Roberto Eisenmann mantengan un silencio cobarde o traten de justificar el ataque que este gobierno le hace para descalificarlo y acallar la voz de La Prensa.

Conozco y admiro a Bobby y siento que él debe estar pensando que “solo en soledad se siente la sed de la verdad”. Pero no estás solo. Si la nueva generación no entiende lo que le has dado a este país, seguimos tus amigos para recordárselo, y que una gran maldición caiga sobre los empresarios que hoy no salen a defenderte.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código