MANEJO RESPONSABLE

El sistema de pensiones de la CSS: Carlos David Abadía Abad

El sistema de pensiones de la CSS: Carlos David Abadía Abad El sistema de pensiones de la CSS: Carlos David Abadía Abad
El sistema de pensiones de la CSS: Carlos David Abadía Abad

Observen que este título se refiere al sistema de pensiones de la Caja de Seguro Social (CSS), no al Seguro Social, como un todo, porque el programa que tiene problemas financieros es el de pensiones y jubilaciones. Los otros, enfermedad y maternidad, riesgos profesionales y administración están saludables. Sus deficiencias son de otro tipo. Esto hay que tenerlo claro, para no culpar de ese déficit a los beneficiarios, pues una cosa no tiene nada que ver con otra.

En el año 2006 se realizaron reformas a la Ley Orgánica de la CSS y en lo referente al programa de pensiones (lo más trascendental). Además del aumento de cuota, tiempo mínimo de cotización y años para calcular el monto de pensiones, se creó el subsistema mixto, basado en el aporte de cada cotizante y con una “franja de solidaridad”, de hasta 500 dólares para los que entraran a partir de 2007. Los cotizantes menores a 35 años, que ya estaban aportando, tenían la opción voluntaria de migrar al subsistema mixto.

Con esto lo que se hizo fue blindar a esas generaciones del sistema ordinario, en el que los cotizantes pagaban las jubilaciones del momento. Un modelo que colapsó en Panamá y en otros países de Europa y el mundo, por la sencilla razón de que la proporción entre cotizantes y pensionados se estrechó al punto de que no se generan ahorros para los futuros pensionados. Paso a explicar, para que entendamos mejor esto. En 1941, cuando se creó el sistema de pensiones de la CSS teníamos 75 cotizantes por cada jubilado o pensionado, queda claro que había fondos suficientes para pagarle a ese pensionado y ahorrar para los futuros. En 1990 esa proporción era de 9 a 1, lo que llevó al presidente Guillermo Endara a realizar reformas. En 2006 la proporción era 5 a 1, y el gobierno de Martín Torrijos hizo otras reformas. Hoy esa proporción es de 3.5 a 1, y la razón del colapso es evidente. Algunos sectores señalan que se debe a la creación del subsistema mixto, algo que es una falacia. Primero, si se hubiese mantenido el sistema de siempre, la proporción de cotizantes y pensionados sería de 3.5 a 4.8 en estos momentos y estaríamos condenando a las actuales generaciones de igual modo. Por eso, en las líneas anteriores mencioné que blindamos a las presentes y futuras generaciones de una falsa “solidaridad”, pues esa solidaridad la tendríamos que pagar todos, mediante nuevos impuestos o aumento de los actuales. En otras palabras, le damos más dinero a unos en perjuicio de todos, hasta de esos mismos pensionados que tendrán que pagar más impuestos. Espero haber explicado el meollo del problema del sistema de pensiones, lo que nos obliga tomar decisiones responsables, serias, sin matiz politiquero ni paternalista–demagógico, pues lo único que se haría es condenar el futuro del país, sobre todo a toda esa población menor de 45 años.

Antes de plantear algunas ideas, les recuerdo que en las reformas de 2006, que dieron como resultado la Ley 51, se dejó muy claro y así se comunicó a la faz del país que se le daba un respiro a la CSS hasta 2018. Por una serie de factores en la última administración, ese tiempo se prolongará hasta 2024.

Hay cuatro parámetros fundamentales para reformar el sistema de pensiones, aquí o en cualquier país del mundo. Estos son: aumento de la edad, de la cuota, del tiempo de cotización y de los aportes del Estado. Lo ideal es reformar los cuatro, pero yo recomendaría no tocar la cuota, pues esto afecta al poder adquisitivo y aumenta el costo de la vida. A mi modo de ver sería la reforma que más afectaría al ciudadano. La edad y el tiempo de cotización son parámetros que si los aplicamos desde ahora, podrían mitigar el problema, pues faltan 10 años para el colapso total. Mi sugerencia en el aumento de edad es no tocar a los que le falten menos de tres años; subirle un año a los que le falten entre tres y siete; dos años a los que le falten entre 7 y 12 años, y tres años a los que le falten de 12 años en adelante.

En esta propuesta se mantiene la diferencia de jubilación entre hombres y mujeres, que ya casi no existe en el mundo. Quiero recordar que hoy, por un pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia, la persona puede seguir trabajando al pensionarse. En 2012 había 31 mil pensionados trabajando, y con sus aportes ayudan al subsistema definido, pues la cuota aportada va al fondo de pensiones.

No hacer estos cambios pone en peligro las inversiones futuras del gobierno (salud, educación, carreteras y otras) puesto que el déficit actuarial, que hoy supera 12 mil millones de dólares, irá en aumento a la par del crecimiento de pensionados que vivirán hasta finales de la década de 2060. Para cubrir ese déficit el Estado tendría que aportar, además de los 428 millones dólares que hoy le da a la CSS, 550 millones de dólares más, cifra que igual aumentará cada año. Si no actuamos todos de manera responsable ahora, condenaremos a nuestros hijos y nietos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código