CUENTAS CLARAS

La CSS, de tumbo en tumbo: Victoriano Rodríguez Santos

No salen de una para caer en otra. Aún se discute y la población no aprueba que la Caja de Seguro Social (CSS) pague 24 millones de dólares por el alquiler de 107 ambulancias. Inconcebible. No hay fórmula matemática que nos explique las ventajas de este alquiler millonario.

Ahora pretenden invertir, mejor dicho gastar, 87 mil dólares para implementar la ficha digital que concibió el gobierno de Ricardo Martinelli, quizás con el insano propósito de que los empleados de aquellas empresas históricamente morosas puedan ser atendidos en la CSS, pero al final sus pagos no entran como cuotas y se condonan deudas a empresas irresponsables y defraudadoras.

Al parecer, mentes maquiavélicas del gobierno anterior mantienen puestos hegemónicos en la CSS, así como en otras instituciones del Estado, donde algunos corruptos conocidos tienen jerarquía de jefes y, a la fecha, no han pasado por pruebas de antidoping o alcoholismo, otra forma de pasar agachados, pero haciendo desastres.

Históricamente, la CSS anda manga por hombro, de tumbo en tumbo. Han tratado de implementar sistemas informáticos que causan más retrasos que beneficios, tales como el Sipe, que los empleados critican y el público no soporta, pregúntese ¿cuántos millones costó y quiénes son los beneficiados?

Mientras faltaban medicamentos compraban televisores plasma, sin embargo, los ascensores estaban dañados, y los sanitarios carecían de higiene y hasta de papel. Las citas o exámenes médicos especializados se suministraban hasta para un año después, pero todo andaba bien para aquella administración.

Hoy la espiral se repite en similares o mayores proporciones, algunos pacientes hemos tenido que cooperar en algunas salas para comprar alcohol, gasas y papel toalla, entre otros artículos, porque no son abastecidos de forma adecuada y a tiempo.

Es importante conocer si la CSS tiene vehículos con placa particular o alquilados. De ser así, ¿a quienes están asignados?, ¿quiénes los usan y dónde pernoctan esos vehículos?

¿Desde cuándo están dañadas las ambulancias, qué tipo de daño tienen y las razones por las qué no han sido reparadas? ¿Por qué muchos de los vehículos de la CSS, principalmente los asignados a los directivos, utilizan vidrios ahumados? ¿Por qué se ven vehículos oficiales y de la CSS a muy tempranas horas de la mañana y en las tardes, pasadas las horas de labores, buscando o llevando personas a determinadas viviendas?

En cuanto al combustible: ¿Qué tipo de control hay sobre el uso de los vehículos y si utilizan el odómetro para el registro y despacho de combustible?

La población que paga sus cuotas a la CSS debe estar informada y ser tomada en cuenta respecto a las decisiones importantes de su primera casa de salud. La CSS es de los cotizantes.

¡Dios te salve, Panamá!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código