GRAFITIS

El ingenio de los pintores y la Ciudad del Arte: Stella Mejía de Spadafora

Cuando oigo hablar de la “Ciudad del Arte”, me la imagino con escuelas en cada sector (especialmente en barrios como Calidonia, San Miguelito o El Chorrillo), que funcionan en edificios hermoseados, con parques alrededor y con personas que llevan pinturas, pinceles e instrumentos musicales a esos recintos, en los que buenos profesores los guiarán y enseñarán a expresar todo aquello que les nace de su experiencia de vida y de lo que tienen en la mente y en el corazón.

Uno de los años más agradables de mi vida transcurrió cuando estudiaba pintura en un viejo caserón situado en la avenida B, donde también se daban lecciones de ballet y de esgrima. Estudiaba con Juan Manuel Cedeño, Ciro Oduber y Alfredo Sinclair, este recién llegado de estudiar en Argentina. Mi grupo de compañeros era de lo más heterogéneo y había una gran camaradería entre todos. Montamos exposiciones bajo el nombre de “Los Independientes”.

Hoy día, se quiere censurar la forma de expresión a través del grafiti. Arrebatar al pueblo esa forma de expresión es aberrante. La pintura, con algunas excepciones, no es de la élite. Hay que reconocer que aquellos buses rojos que circulaban con dibujos populares nos revelaban que hay mucho ingenio ciudadano y aptitud para el arte. El pueblo tiene que expresarse de algún modo y, al hacerlo a través de la pintura, revela además su manera de pensar, de sentir y de interpretar los acontecimientos. En adición, ocupa su tiempo libre en algo significativo y que en muchos casos retrata la historia.

Dejen que los jóvenes plasmen sus pensamientos, sus sentimientos y sus habilidades en aquellos lugares simbólicos del país. El grafiti es considerado una expresión de arte en todo el mundo, prohibirlo en Panamá es imponerle una mordaza al ingenio.

Igual pienso de la música. La buena hay que llevarla a los sectores humildes, dándole oportunidad a muchos jóvenes de aprender un instrumento. ¡Qué agradable es transitar por una acera y que llegue a nuestros oídos el sonido de un violín, un cello, una flauta o cualquier otro instrumento musical! Por eso, hay que aplaudir a la Fundación Danilo Pérez que desarrolla una labor gigantesca al adentrarse al mundo de las barriadas pobres, dando la oportunidad a los niños para que se desarrollen en el apasionante mundo de la música, apartándolos de los contornos malsanos y violentos. De igual forma se creó la Orquesta Bolivariana de Venezuela que hoy recorre el mundo llenando de orgullo a ese país.

El arte tiene que llegar al pueblo, ubicando sus escuelas en lugares accesibles, cercanos a sus comunidades, contrario al concepto actual de la Ciudad del Arte, donde, dicho sea de paso, al reformar el actual edificio en el que quieren construir ese proyecto, destruyen parte del bosque centenario y echan abajo parte del nuevo edificio. No hay coherencia, pero sí despilfarro.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Jul 2018

Primer premio

5 9 6 0

CABC

Serie: 19 Folio: 9

2o premio

3358

3er premio

4744

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código