MAL PRECEDENTE

¿Cláusula arbitral para qué?: Carlos Estrada Morales

Recientemente el Tribunal Arbitral de la Cámara de Comercio de Panamá emitió un laudo arbitral fechado el 12 de julio de 2013, en el que condena a un tercero a pagar una indemnización por incumplimiento de contrato de arrendamiento a favor del arrendador.

Esta decisión, lejos de tener fundamento jurídico alguno en nuestro ordenamiento, constituye un precedente nefasto, pues en vez de valerse de disposiciones claras y terminales en el contrato de arrendamiento, normas del Decreto Ley 5 de 1999 y del Código Civil, invoca conceptos como “grupo económico” y presunciones para hacer responsables de las obligaciones contractuales a otra empresa, que no es parte de la relación arrendataria.

A pesar de la advertencia, desde un inicio del proceso arbitral, de que la empresa que detenta la franquicia nunca firmo la cláusula arbitral, y que en el contrato de arrendamiento, precisamente, se establecía que el arrendador no podía exigirle el cumplimiento de las obligaciones contractuales a la empresa franquiciadora, el Tribunal Arbitral rechazó esas alegaciones y siguió con el proceso.

En su decisión ese tribunal basa su laudo en que el arrendatario y la empresa franquiciadora “actuaron como verdaderas partes del contrato de arrendamiento, asumiendo sus obligaciones”. Todo esto lo concluye en contradicción clara de disposiciones suscritas por el arrendador y el arrendatario.

Como fundamento legal, el Tribunal alude a la Ley 45 de 31 de octubre de 2007, sobre normas de protección al consumidor y defensa de la competencia, en la que se establece que “para efectos de esta ley se considera un solo agente económico el conjunto de personas jurídicas de derecho privado, que estén controlados por un mismo grupo económico”.

Por lo anterior, el Tribunal Arbitral considera que la empresa arrendadora es un consumidor, al que debería aplicársele una norma protectora de sus derechos conculcados, lo que nos parece un verdadero disparate. En todo caso, nos preocupa que un precedente como el que resaltamos pueda ser aplicado a empresas franquiciadoras nacionales e internacionales, y que se haga responsable a estas compañías de obligaciones o responsabilidades adquiridas por las empresas franquiciadas, no solo en el ámbito mercantil, sino también en asuntos de orden civil, laboral o de otra naturaleza.

En nuestra conclusión, nos preguntamos, para qué sirve una cláusula arbitral, si el propio Tribunal se abroga la “potestad” de incluir en el proceso arbitral a quien considere y, posteriormente, lo condene a pagar obligaciones que nunca asumió ni mucho menos pactó. Por esto, le advertimos a las empresas relacionadas con contratistas y que tengan cláusula arbitral en la Cámara de Comercio de Panamá, que hagan las averiguaciones pertinentes, para que sean condenadas por este Tribunal.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código