REFORMAS

Colcha de retazos constitucionales: Ariosto Ardila Mendizábal

El título de este artículo esta basado en la frase “colcha de retazos”, expresada en el siglo pasado por uno de nuestros más distinguidos juristas para referirse a las continuas enmiendas, parches e importación de instituciones jurídicas que sufría uno de nuestros códigos nacionales.

He traído esta frase para referirme a la Constitución vigente en nuestro Estado, la que data de 1972, no obstante ello ha sufrido continuas reformas, a saber Acto Reformatorio de 1978, Acto Constitucional de 1983, Actos Legislativos No. 1 de 1993 y 2 de 1994 y el Acto legislativo No. 1 de 2004. Como vemos se le han cosido varios retazos a la tela constitucional.

Todos sabemos que la Constitución es la ley fundamental del Estado panameño y de cualquier otro, sabemos que el resto de las leyes deben estar en consonancia con ella y que ninguna ley puede o debe estar en su contra. ¿Pero qué sucede cuando la matriz de la cual salen esas leyes está enferma? Pues que se sigue sufriendo como en una enfermedad terminal lenta y dolorosa.

Desde hace mucho tiempo, nuestra Constitución Nacional no ha sido más que una mera hoja de papel, mal interpretada, tergiversada, violada, muchas veces para intentar justificar exabruptos jurídicos de la peor especie, con lo cual el ciudadano panameño es el gran perjudicado.

Recordemos, que queremos seguir siendo un país con un alto grado de crecimiento económico y eso no se va a dar si no tenemos reglas del juego claras y modernas, que permitan a los inversores panameños y extranjeros contar con mecanismos adecuados para hacer frente a las realidades de los mercados económicos nacionales e internacionales y, así, aumentar la inversión extranjera en la república de Panamá.

Un Estado moderno se fundamenta en sus instituciones democráticas y en el respeto a estas, y eso no se logrará con una Constitución llena de parches, aunque sea para armonizarla con la realidad nacional actual.

De igual forma, tener una Constitución hecha de retazos no garantiza por sí sola que se resuelvan los problemas que aquejan a Estados emergentes como el nuestro. La existencia de una Constitución va de la mano con las instituciones encargadas de aplicar y ejecutar sus mandatos y de los hombres que deben hacerlos cumplir; si no hay certeza de su cumplimiento y ejecución, simplemente se vive en un caos constitucional.

Nuestro país se encuentra inmerso en una vorágine de cambios, los económicos nos golpean y transforman y, sin lugar a dudas, no somos una isla; somos una nación inserta en un universo globalizado y aunque nos disguste, los vaivenes de los mercados internacionales nos afectan, así como la presión por parte de carteles económicos internacionales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

Si realmente se quiere tener un Estado moderno, entonces hay que dejar de coser y pegar retazos constitucionales, de lo contrario seremos un Estado sujeto a una camisa de fuerza, y cualquier intento de modernidad no será más que una mera ilusión.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código